gTt-VIH

  1. Actualización en Tratamientos

Noticias sobre la Prevención del VIH: Europa. Boletín de diciembre de 2014

Edición de diciembre de 2014 del boletín mensual de NAM dirigido a todas las personas que trabajan en la prevención del VIH en Europa o están interesadas en este tema.

Dos ensayos europeos sobre PPrE registran una elevada eficacia

Dos estudios europeos sobre profilaxis preexposición (PPrE) han clausurado la parte de distribución aleatoria después de que los análisis provisionales revelaran que, en ambos casos, la eficacia de la PPrE fue tan alta que no resultaría ético negar la profilaxis a los participantes que no la tomaban. Los ensayos PROUD e IPERGAY seguirán en marcha, pero a partir de ahora todos los participantes tomarán Truvada (un comprimido que contiene una combinación de tenofovir y emtricitabina) como medida preventiva del VIH. 

Se prevé que los datos completos se presenten en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) el próximo mes de febrero, pero se espera que los resultados reflejen los mismos niveles elevados de eficacia ya observados en otros estudios sobre PPrE.

El ensayo PROUD en el Reino Unido ofreció a 545 hombres gais en situación de alto riesgo de infección por VIH un paquete de apoyo de sexo seguro y, a la mitad de ellos, les proporcionó de forma inmediata una dosis diaria de Truvada como profilaxis preexposición, y al resto se aplazó un año el inicio de la PPrE. El principal objetivo del estudio era comprobar si las conductas de riesgo de infección por VIH cambiaban si sabían que estaban tomando PPrE. Sin embargo, un análisis provisional de los datos realizado por el comité independiente de seguimiento de datos y seguridad (IDMB, en sus siglas en inglés) del estudio reveló que se habían registrado un número significativamente menor de infecciones por VIH entre las personas que recibían PPrE, por lo que se tomó la decisión de clausurar de forma precoz la fase de distribución aleatoria del estudio el pasado 16 de octubre.

Mientras tanto, en Francia y Canadá, el ensayo IPERGAY ha estado probando un novedoso régimen intermitente de PPrE en 400 hombres gais. A los participantes se les pidió que tomasen una dosis doble de PPrE el día antes del momento en que previeran que iban a practicar sexo y, posteriormente, una dosis en cada uno de los dos días posteriores a dicha relación sexual. Los voluntarios fueron distribuidos en dos grupos, para tomar Truvada o un placebo.

Impulsado en parte por el anuncio del ensayo PROUD, el IDMB de IPERGAY también realizó un análisis provisional de los datos y descubrió que la eficacia del régimen probado era tan elevada que resultaría poco ético seguir dando placebo a los participantes del ensayo. Por tanto, el 29 de octubre se anunció que se les ofrecería Truvada a todos los voluntarios.

Comentario: Es importante no anticipar las cifras finales de eficacia de estos estudios, que probablemente se presenten el próximo mes de febrero en la CROI, pero ya está claro que esto supone un paso significativo en la investigación en la PPrE. En ensayos previos, aunque quedó patente el alto nivel de eficacia de la profilaxis en el subconjunto de personas que realmente tomó el régimen PPrE, también ha quedado reflejado un bajo nivel de adherencia, lo que tuvo un impacto sobre la eficacia general. Estos estudios mencionados parecen ser los dos primeros en demostrar un elevado grado de eficacia global, al menos en hombres gais y, en consecuencia, la mayor parte de los participantes deben de haber mantenido un nivel elevado de adherencia. Esto refuerza aún más la idea de que la profilaxis preexposición podría constituir una medida práctica y eficaz de prevención para las personas que se encuentran en un riesgo elevado de infección por VIH y que se sienten motivadas para tomarla.

Esta noticia ha movido a que un grupo de organizaciones británicas en el ámbito de la prevención hicieran pública una declaración comunitaria abierta a adhesiones para exigir un acceso más rápido a la PPrE. En  http://www.prepaccess.org.uk/ puedes adherirte a la declaración.

•     En este enlace puedes leer más sobre el estudio PROUD

•     En este enlace puedes leer más sobre el estudio IPERGAY

Progreso en la investigación de vacunas contra el VIH: ¿nuevos ensayos con humanos en 2016?

En un estudio realizado con personas voluntarias en Sudáfrica que recibieron el mismo régimen de vacunación probado en el ensayo tailandés RV144 (el único que hasta la fecha ha demostrado alguna eficacia en la prevención del VIH) se observó que las respuestas inducidas en Sudáfrica fueron algo mejores que las registradas en el estudio original. El próximo mes de enero se iniciará también en Sudáfrica un nuevo estudio (el HVTN100) en el que se probará una nueva versión de las vacunas adaptadas específicamente a los subtipos del VIH más habituales en dicho país (en lugar del habitual en Tailandia). En caso de observarse una respuesta inmunitaria más potente, está prevista la realización de un estudio de eficacia de gran tamaño en 2016.

Al estudiar las respuestas inmunitarias de los participantes en el estudio tailandés que recibieron una dosis de refuerzo del régimen de vacunación probado en RV144 ocho años después de la inoculación original, se observó que las respuestas de anticuerpos fueron capaces de ‘neutralizar’ (es decir, evitar que infectaran las células) únicamente a aquellas cepas del VIH que no habían desarrollado resistencias frente a la acción del sistema inmunitario. Sin embargo, se observaron indicios prometedores de que la inoculación de refuerzo había ‘empujando’ el sistema inmunitario de algunas personas en la dirección de desarrollar los denominados anticuerpos ampliamente neutralizantes, capaces de neutralizar la mayor parte de las cepas de VIH.

Otro estudio con humanos, más pequeño, que podría ponerse marcha en 2016 sería uno en el que se administraría una vacuna que contiene antígenos (proteínas señales) del VIH dentro de otro virus que actúa como vector, en este caso el citomegalovirus (CMV). Esta vacuna no sólo actúa previniendo la infección por VIH, sino también conteniendo las infecciones de modo que resulten inofensivas y, en muchos casos, desapareciesen completamente del organismo. El 60% de un grupo de monos a los que se les administró esta vacuna y que posteriormente fueron infectados por el virus de la inmunodeficiencia símica (VIS, la versión en monos del VIH) se mantienen sin infección tres años más tarde. Este año se comprobará si la administración de esta vacuna a animales ya infectados por el VIS podría funcionar como un tratamiento que les permitiría mantenerse en buen estado de salud sin necesidad de tomar terapia antirretroviral. En caso afirmativo, los ensayos con humanos podrían empezar en 2016.

Comentario: El ritmo lento que tiene la investigación en vacunas contra el VIH en ocasiones lleva a dudar de que algún día vaya a poder conseguirse una. El motivo de este lento progreso es que el VIH –un virus que ha conseguido aprovechar la respuesta inmunitaria normal para su propia reproducción– constituye un enemigo mucho más sutil que otros virus implacables pero relativamente toscos como el ébola. El desarrollo de una vacuna frente al VIH implica ampliar los límites del conocimiento científico y es una tarea comparable por su complejidad a un proyecto espacial de importancia. De todos modos, es importante constatar que en este campo se siguen produciendo avances, tanto a través de la mejora de estrategias ya conocidas (por ejemplo, la empleada en el RV144) como a través de descubrimientos inesperados como el de la vacuna del CMV.

ONUSIDA: Podemos poner fin a la epidemia de VIH, pero solo si damos tratamiento a casi a todas las personas

El Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre VIH/sida (ONUSIDA) ha hecho público un ambicioso plan 'de aplicación acelerada' para poner fin virtualmente a la epidemia de VIH en 2030. Esta estrategia, presentada por primera vez este verano, precisa de que el 90% de la población mundial con VIH esté diagnosticada, el 90% de las personas diagnosticadas (81% del total) esté en tratamiento y el 90% de las personas en tratamiento (72,9% del total) mantengan una carga viral indetectable. ONUSIDA afirma que, sin un programa así de ambicioso, el número de personas con VIH en el mundo seguirá creciendo de forma inexorable, simplemente porque habrá más personas viviendo con el virus. Sólo si el tratamiento alcanza niveles prácticamente de saturación, el efecto sobre la carga viral (y, en consecuencia, la reducción de la capacidad de infección) podrá tener un efecto significativo sobre la salud pública, afirma ONUSIDA.

ONUSIDA ha proporcionado pruebas de que estos objetivos aparentemente ambiciosos son alcanzables. Algunos países, tanto ricos como pobres en recursos, ya están acercándose a este nivel de cobertura, con un abanico que va desde Ruanda, donde la incidencia (la tasa de nuevas infecciones) ha descendido a una fracción de su valor anterior, hasta Australia y el Reino Unido, donde actualmente el 62% de todas las personas con VIH están tomando tratamiento y tienen una carga viral inferior a 50 copias/mL, según dos informes distintos. Por su parte, el 68% de los hombres gais en el Reino Unido tienen una carga viral indetectable, una cifra que se aproximaba al objetivo de ONUSIDA.

Como revela el reciente informe realizado por Public Health England (PHE), el factor que está impidiendo que se alcance el objetivo de ONUSIDA es que sigue siendo insuficiente el número de personas en situación de riesgo del VIH que acuden a realizarse la prueba, incluyendo la realización regular y frecuente de la prueba. El principal problema en el Reino Unido consiste en que las personas heterosexuales pertenecientes a poblaciones con una elevada prevalencia del VIH (principalmente personas de origen negro africano) aún se realizan pruebas con menos frecuencia y se diagnostican más tarde que los hombres gais, las personas trabajadoras sexuales, las personas usuarias de drogas inyectables y otros grupos de población en situación de vulnerabilidad. La organización PHE señala que esto se debe en parte a que las personas heterosexuales son mucho menos propensas a acudir a clínicas especializadas en salud sexual que realizan las pruebas del VIH más fiables. Por el contrario, tienden más a acudir a consultas de atención primaria y PHE admite que no tiene modo de determinar cuántas pruebas de VIH se realizan en la atención primaria, ni con qué frecuencia. 

Comentario: Este documento de campaña ha sustituido la amplia visión general de la epidemia mundial que normalmente ONUSIDA hace público el Día Mundial del Sida. Se trata de un argumento convincente que aborda lo que en primera instancia parece imposible de alcanzar en muchos sitios. Sin embargo, también admite que sólo el 60% del efecto necesario provendrá de la provisión generalizado del tratamiento y la supresión de la carga viral. El resto tendrá que conseguirse mediante la mejora de las medidas preventivas. También admite que, en algunas partes del mundo (como en Rusia y Europa del este), la probabilidad de alcanzar el objetivo es baja, debido fundamentalmente a que las personas que más necesitan tratamiento contra el VIH son aquellas que sufren una mayor discriminación en el sistema sanitario.

¿Qué podría evitar que el tratamiento funcione como prevención?

Como se ha mencionado en la noticia anterior, el conseguir que el máximo número posible de personas con VIH accedan al tratamiento podría representar la mayor contribución en la reducción de las tasas de infección por el virus (incidencia) a nivel mundial. Aunque esto ya parece que está sucediendo en algunas partes y en determinadas poblaciones, en otras la tasa de incidencia de VIH está estabilizada o incrementándose (como sucede entre los hombres gais en Europa occidental, las personas heterosexuales en Europa del Este o la población de origen afroamericano en EE UU).

Sin embargo, en otras zonas se pueden apreciar signos de progreso. En una zona rural de Sudáfrica, la incidencia de VIH ha descendido en concordancia con la introducción del tratamiento antirretroviral. El aumentar la proporción de personas con VIH que toman tratamiento hasta llegar al 40% se ha traducido en un descenso de la incidencia de VIH en una proporción similar, incluso teniendo en cuenta que sólo se está tratando a las personas con recuentos de CD4 inferiores a 350 células/mm3. Actualmente está en marcha un estudio en una zona adyacente para comprobar si proporcionar tratamiento a todas las personas diagnosticadas permitirá reducir aún más la incidencia.

Uno de los motivos por los que el tratamiento no está impidiendo la propagación del VIH es que, en las poblaciones donde existe una elevada incidencia y la mayor parte de las personas diagnosticadas toman tratamiento, la mayor parte de las transmisiones implican a personas que no están diagnosticadas y, en consecuencia, es más probable que se hayan infectado de forma reciente. Muchas de ellas tendrán una carga viral elevada y su capacidad de infección será alta. Un modelo matemático evidenció que, en una población donde más del 50% de las infecciones implican a personas que han adquirido recientemente el VIH, la proporción de todas las personas con VIH con una carga viral indetectable tendría que aumentar hasta un 70% antes de poder observar una reducción en las tasas de incidencia.

Otro motivo es que las personas simplemente no se realizan la prueba con suficiente frecuencia (o no se la realizan en absoluto). En el Reino Unido, sólo el 40% de los hombres gais se somete a una prueba del VIH una vez al año o más. Según un modelo matemático, si el 90% se realizara una prueba anual, el número de nuevas infecciones podría descender desde las 4.000 actuales hasta quedar en 1.000.

Se están realizando varios ensayos de distribución aleatoria controlados de gran tamaño en el África meridional y oriental, en los que participan hasta dos millones de personas, para comprobar si ofrecer el tratamiento antirretroviral a todas las personas diagnosticadas permitirá reducir la incidencia de VIH en la comunidad.

Comentario: Como se detalla en el informe completo del simposio sobre Investigación en Prevención del VIH (HIV R4P), los expertos también valoraron el efecto de otros factores como la resistencia a fármacos y el estigma del VIH, que hace que para las personas con el virus resulte difícil hablar sobre su estado serológico. Los ensayos africanos ofrecerán pruebas de lo que podría suceder realmente si se aplica un programa intensivo de prevención y tratamiento del VIH, tal como recomienda ONUSIDA. Estos ensayos de gran tamaño presentarán sus resultados entre 2017 y 2019.

Europa está “quedándose regazada” en su respuesta a la epidemia de VIH

En un encuentro organizado por la Sociedad Clínica Europea del Sida (EACS, en sus siglas en inglés), celebrado con antelación a un encuentro de alto nivel de ministros de la Unión Europea (UE), se afirmó que la cobertura y la orientación de los programas de prevención, prueba y tratamiento del VIH resultaban inadecuados para hacer frente a un aumento general de los diagnósticos y el incremento de la prevalencia de VIH en poblaciones específicas.

Los diagnósticos de VIH se han incrementado en la región europea establecida por la Organización Mundial de la Salud [OMS] (que incluye a la UE más Rusia, Asia Central y otros países fuera de la UE) en un 80% desde 2004 y en Europa del Este (en esencia, la antigua Unión Soviética) la tasa de diagnósticos por cada 100.000 personas se ha multiplicado por más de dos desde ese año. Los nuevos diagnósticos implican principalmente a personas heterosexuales, lo que es un indicio de que el VIH se está propagando entre la población general. Por su parte, en Europa Occidental, el número de diagnósticos de VIH se siguen incrementando entre la población de hombres gais, observándose un aumento del 33% en los países de la UE desde 2004.

Aunque en los países europeos más avanzados en este sentido, entre el 50 y el 62% de todas las personas con VIH toman terapia antirretroviral, en Europa del Este esta tasa apenas llega al 20-25%, aunque algunos países centroeuropeos como Rumanía han alcanzado unos resultados comparables a los occidentales.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés) hizo público un informe a finales de noviembre en el que afirmaba: “A pesar de los significativos esfuerzos dedicados a la prevención y control del VIH, la tasa de nuevos diagnósticos no ha descendido en la UE/AEE (Área Económica Europea) y ha aumentado de forma sustancial en la última década en la Región Europea”. Mark Sprenger, del ECDC, declaró en el encuentro que era necesario contar con un liderazgo político firme, así como un compromiso de financiación a gran escala. La prevención tiene que estar orientada a las poblaciones clave en situación de vulnerabilidad, a las que se les deberían ofrecer programas de reducción de daños en lugar de criminalizarlas. Europa también necesita aumentar más la realización de pruebas en entornos comunitarios y reducir la realización de prueba en entornos médicos, además de aumentar la cobertura del tratamiento antirretroviral en Europa del Este y a las personas inmigrantes en situación irregular en toda Europa.

Comentario: Europa, como región, sufre debido a la enorme disparidad en cuanto al estado de sus epidemias de VIH entre la zona occidental y la oriental. Sin embargo, en esta situación tampoco ha sido de ayuda el débil liderazgo político y la falta de coordinación entre los políticos, especialmente en lo que respecta a idear programas preventivos del VIH capaces de atravesar las porosas fronteras de la UE o, en el caso de Europa del Este, hacer cambiar las arraigadas posiciones proclives a la criminalización y la abstinencia como modos de abordar el VIH.

Un fármaco de PPrE inyectable podría funcionar mejor en hombres que en mujeres

Una formulación inyectable de acción prolongada del antirretroviral rilpivirina (Edurant, también en Eviplera/Complera) podría funcionar como profilaxis preexposición (PPrE), según se afirmó en una presentación realizada en el transcurso de la conferencia Investigación en Prevención del VIH (HIV R4P), celebrada en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) el pasado otoño. Sin embargo, los investigadores se sorprendieron al descubrir que el fármaco alcanzó unas concentraciones más elevadas en el recto que en la vagina o el tejido del cuello del útero.

Las muestras de tejido rectal tomadas en personas que recibieron el fármaco fueron resistentes a la infección transcurridos más de dos meses desde una inyección aislada. Esto supone que una única inyección mensual podría proporcionar protección frente a la transmisión del VIH por vía anal. Sin embargo, este no fue el caso de los tejidos vaginales ni del cuello del útero, que no mostraron ningún tipo de protección frente a la infección. Este descubrimiento resultó sorprendente, ya que cabría haber esperado algún grado de protección. De todos modos, es posible que el fármaco solo pueda alcanzar niveles protectores en esos tejidos después de repetidas inyecciones.

En otro estudio, unos ratones que recibieron el fármaco solo quedaron protegidos frente al VIH durante una semana o dos. La mayor parte se infectaron al ser expuestos al virus tres semanas después de una inyección.

Los resultados del estudio de otro fármaco formulado como una inyección de larga duración (cabotegravir) descubrieron justo lo contrario: los niveles en los tejidos de la vagina y el cuello del útero eran realmente mayores que en el recto. Aquí el hallazgo inesperado fue que el fármaco se eliminaba tres veces más rápido en hombres que en mujeres.

La lenta tasa de eliminación de estos fármacos (en algunas personas, se observaron niveles detectables de cabotegravir entre 6 y 9 meses después de una única inoculación) también conlleva un problema: cómo manejar el periodo de tiempo en el que una persona tiene unos niveles detectables, pero insuficientes, de fármaco en el organismo. Si esa persona se ve expuesta al VIH, no solo podría infectarse, sino que los niveles remanentes de fármaco podrían favorecer el desarrollo de resistencias. En la conferencia se expuso un caso en el que sucedió esto mismo: Una mujer que participaba en un ensayo de seguridad de rilpivirina inyectable (supuestamente en personas voluntarias en situación de bajo riesgo) dio positivo al VIH 84 días después de una única inyección y su virus desarrolló resistencias a la familia de fármacos a la que pertenece rilpivirina.

En 2015 se prevé el inicio de ensayos clínicos de fase 2 de ambos fármacos.

Comentario: Ya existen fármacos inyectables de acción prolongada que se están utilizando como anticonceptivos y antipsicóticos y existe un gran interés por su potencial tanto en la PPrE como en el tratamiento del VIH, especialmente en entornos donde las personas tienen problemas para mantener una adherencia diaria. Estos estudios no descartan dicha idea, pero nos recuerdan que los fármacos prometedores no siempre tienen los resultados esperados en los ensayos clínicos. Aunque uno (o ambos) de los fármacos mencionados demuestren ser eficaces y seguros, podrían transcurrir de 4 a 5 años antes de que estén disponibles en el mercado. Por otro lado, el caso de la resistencia deja patente que existen problemas prácticos que solucionar respecto a su uso seguro.

Otros titulares recientes

Respuesta positiva a un ensayo en el que se dieron vales regalo para incentivar una carga viral indetectable

Un estudio realizado en EE UU y presentado en la reciente conferencia Investigación en la Prevención del VIH (HIV R4P) ha revelado que hubo una respuesta generalmente positiva en una selección de participantes y personal clínico en un ensayo en el que se dieron gratificaciones en especie de 70 dólares como incentivo para que las personas con VIH mantuvieran una carga viral indetectable. No obstante, también se observó que solo algo menos de la mitad de los pacientes entrevistados tenían una comprensión precisa de qué era la carga viral, que este aspecto no mejoró en el transcurso del estudio y que tener un entendimiento preciso de estos conceptos estuvo relacionado con una mayor probabilidad de supresión viral, al menos en los pacientes entrevistados. Este subestudio cualitativo, que examinó la actitud respecto a los vales regalo, no puede predecir si este enfoque aumentó la proporción de personas con una carga viral indetectable en todo el grupo: los resultados finales se publicarán el próximo año.

VIH en el Reino Unido: 76% diagnosticados, 90% en tratamiento, 90% indetectables

El informe anual epidemiológico del Reino Unido evidencia que el país ya proporciona tratamiento al 90% de las personas que acuden a los servicios clínicos y que el 90% de las que están en tratamiento tienen una carga viral indetectable. Sin embargo, el Reino Unido aún tiene un largo camino por delante para garantizar que las personas con VIH sepan que tienen el virus: solo el 76% de las personas infectadas de VIH han sido diagnosticadas. El problema resulta especialmente agudo en el caso de las comunidades de origen negro africano, ya que en esta población sólo el 62% de los hombres heterosexuales y el 69% de las mujeres heterosexuales que viven con VIH han recibido un diagnóstico.

El uso de Truvada como PPrE aumenta en EE UU, especialmente entre los hombres

El número de personas que utilizan Truvada como profilaxis preexposición (PPrE) en EE UU está incrementándose y una proporción creciente de estos usuarios son hombres, según un análisis de los datos procedentes de aproximadamente la mitad de las farmacias de ese país que ha sido presentado el pasado mes en la Conferencia de Glasgow sobre Terapia Farmacológica del VIH. El último análisis disponible reveló que se prescribió Truvada como PPrE a 1.057 personas en los primeros tres trimestres de 2013, a lo que hay que sumar otras 880 a lo largo del último trimestre de ese año y el primero de 2014. En conjunto, el análisis contabilizó 3.253 usuarios únicos de PPrE en total desde enero de 2012.

Australia ofrece los mejores resultados en la cascada de tratamiento del VIH: 62% de personas con VIH tienen una carga viral indetectable

Australia y los países del norte de Europa lo están haciendo mucho mejor que Norteamérica a la hora de mantener a las personas con VIH en la atención médica y conseguir que su carga viral sea indetectable, según un sondeo exhaustivo de las ‘cascadas de tratamiento’ en países con ingresos elevados presentado en la Conferencia de Glasgow sobre Terapia Farmacológica del VIH. La proporción de todas las personas que viven con VIH que tienen una carga viral indetectable varió entre el 62% en Australia hasta apenas un 25% en EE UU. Las cifras disponibles en los países de Europa occidental variaron entre el 52% en Francia y el 59% en Dinamarca. El informe anual del Reino Unido (véase más arriba) ofrece unos datos similares a los de Australia, con un 62%.

Las prácticas seguras de inyección se promoverían mejor poniendo énfasis en el placer, no en el riesgo

Las intervenciones de reducción de daños a menudo fracasan a la hora de conseguir la implicación de las personas usuarias de drogas intravenosas ya que ponen demasiado énfasis en la infección y el riesgo, según declaró Magdalena Harris, de la Facultad de Higiene y Medicina Tropical de Londres en la reciente conferencia HIT Hot Topics, celebrada en Liverpool (Reino Unido). Las personas entrevistadas por dicha experta con frecuencia adoptaron prácticas de inyección seguras, pero estuvieron más motivadas por el deseo de tener una experiencia rápida y placentera que por la preocupación por los virus de transmisión sanguínea. “Las intervenciones de reducción de daños tienen que prestar más atención a los aspectos placenteros y pragmáticos del consumo de drogas”, declaró.

Noticias de otras fuentes elegidas por el editor

Los hombres en San Francisco abandonan los preservativos en favor del comprimido preventivo del VIH de Gilead
(De SF Business Insider)

La buena noticia: Un comprimido fabricado por la empresa Gilead Sciences Inc. evita la infección por VIH entre las personas en situación de alto riesgo de infección por este virus. La mala noticia: Los hombres que toman el fármaco para evitar el VIH parecen estar aumentando el número de relaciones sexuales sin preservativo, lo que hace que aumente su riesgo de adquirir otras infecciones de transmisión sexual. En un subconjunto de 90 hombres de los 500 a los que se les prescribió la PPrE por la Fundación Kaiser Permanente, se observó un descenso del 45% en el uso autodeclarado del preservativo.

Generaciones de VIH
(De Huffington Post)

“Los hombres gais jóvenes no son autocomplacientes. La autocomplacencia no está impulsando la epidemia. Para las generaciones posteriores al sida, el VIH es una constante en nuestras vidas y nunca está ausente cuando practicamos sexo o buscamos sexo o pensamos en sexo. Tenemos una relación con la epidemia distinta a la que tenían las personas que vinieron antes. Y para los hombres gais jóvenes hoy en día, su mundo puede parecer diferente, sus opciones sobre sexo, preservativos y PPrE pueden parecer diferentes y su activismo puede parecer diferente. Pero hablar de autocomplacencia es una interpretación profundamente errónea de la experiencia de los hombres gais jóvenes”.

¿Se está debilitando realmente el VIH?
(De Treatment Action Group)

Hace algo más de nueve años surgió otro artículo que fue divulgado de forma generalizada en el que se afirmaba que el VIH se había vuelto menos virulento. Aunque es desagradable tener que ser el aguafiestas en estos escenarios aparentemente optimistas, el artículo había medido la capacidad del VIH para replicarse utilizando una prueba de laboratorio y otros datos publicados en su momento pusieron en duda si dicha prueba podía predecir realmente diferencias en las tasas de progresión de la enfermedad. Ahora parece que estamos viviendo un déjà vu, ya que se ha producido una vorágine de noticias en los medios de comunicación en las que se afirmaba que el VIH está evolucionando a una “forma más leve”. Y, de nuevo, el estudio que ha desencadenado esta cobertura mediática se basa principalmente en pruebas de laboratorio para medir la capacidad de replicación del VIH, a pesar del hecho de que una publicación anterior (en la que participaron varios de los mismos autores) informaba de que los resultados de esta prueba no permiten predecir la tasa de descenso de las células CD4 con el tiempo.

El mayor aumento mundial de VIH y sida se ha registrado en Oriente Medio
(De Middle East Eye)

Las tasas de nuevas infecciones por VIH y fallecimientos relacionados con el sida están aumentando con más rapidez en Oriente Medio y el Norte de África que en cualquier otro lugar del mundo. Hay unas 230.000 personas con VIH en los 21 países que forman parte de la región que ONUSIDA denomina Oriente Medio y Norte de África. A pesar de que sigue constituyendo una prevalencia muy baja (0,1%), en 2013 en la región se perdieron 15.000 vidas debido a la enfermedad, un aumento del 66% respecto a 2005. Además, a pesar de que las nuevas infecciones han descendido globalmente en un 38% desde 2001, en la región se produjo un incremento a lo largo de ese mismo periodo.

Las directrices de circuncisión se dirigen a adolescentes
(De New York Times)

Los médicos deberían empezar a advertir a los chicos adolescentes sexualmente activos que no están circuncidados de que dicha intervención puede reducir su riesgo de infectarse por VIH y otras infecciones de transmisión sexual por las relaciones con sus parejas femeninas, según proponen las autoridades sanitarias federales de EE UU. También se propone una recomendación similar en el caso de hombres adultos heterosexuales que no están circuncidados y a los futuros padres y madres que tomarán la decisión de circuncidar a su hijo en caso de ser varón, según las recomendaciones realizadas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH).

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30