gTt-VIH

  1. La noticia del día

Los jóvenes gais, bisexuales y otros HSH podrían utilizar menos el preservativo que las generaciones precedentes

El hallazgo podría explicarse por el uso de nuevas estrategias de prevención como la PrEP o el tratamiento como prevención

La comparación de tres cohortes de hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) reclutadas en tres momentos diferentes (2007, 2010 y 2015) ha hallado que a medida que los hombres jóvenes se hacen adultos aumentan el número de relaciones sexuales anales y disminuyen las prácticas sexuales sin preservativo. Sin embargo, en la cohorte reclutada en 2015, se observa que los jóvenes a los 17 años realizan menos sexo sin preservativo y, a medida que se hacen adultos, aumenta la proporción de aquellos que mantienen relaciones sexuales sin el uso del condón. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio longitudinal publicado recientemente en la revista The Archives of Sexual Behavior.

Los hombres gais, bisexuales y otros HSH son el grupo poblacional en el cual se concentran más de la mitad de los nuevos diagnósticos de infección por el VIH. Entre 2001 y 2011, los jóvenes de 13 a 24 años representaron el grupo de edad con un mayor aumento de las nuevas infecciones. En 2015, las tasas de nuevos diagnósticos para este grupo de edad se estabilizaron, sin embargo, siguieron aumentando entre los hombres de 25 a 34 años registrándose un aumento del 23% desde el 2010 al 2015.

En los últimos años han surgido nuevas estrategias biomédicas para la prevención del VIH como la profilaxis preexposición frente al VIH (PrEP) o el tratamiento como prevención (TasP, por sus siglas en inglés) así como importantes avances sociales donde se incluye un mayor reconocimiento de las relaciones entre personas del mismo sexo. Todo ello ha podido tener un impacto en la frecuencia del uso del preservativo.

Estudios de corte longitudinal realizados previamente sobre el uso del preservativo a lo largo del tiempo entre los hombres gais, bisexuales y otros HSH han mostrado resultados variados. Uno de los estudios halló que los hombres más jóvenes al inicio del estudio tenían más probabilidades de tener niveles más elevados de relaciones sexuales desprotegidas con el tiempo; en otro no se observaron cambios significativos en el uso del preservativo a lo largo del tiempo, y otro de ellos informó que los individuos fueron inconsistentes con el uso del preservativo durante los años de seguimiento. Todos estos estudios siguieron a los participantes por periodos inferiores a dos años por lo que no ofrecen información durante largos periodos de tiempo.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, un equipo de investigadores de Chicago (EE UU) llevó a cabo un estudio. Para ello contaron con los datos de RADAR, un estudio longitudinal que evalúa el riesgo de adquirir el VIH entre los hombres gais, bisexuales y HSH de Chicago. Dicho estudio está formado por tres cohortes con participantes de edades de entre 16 y 26 años que se reclutaron en 2007 (n=117), en 2010 (n=450) y en 2015 (n=589).

El estudio, actualmente en curso, recopila datos en intervalos de 6 a 18 meses. Cada vez que se recogen datos, los investigadores recopilan información demográfica e información sobre las prácticas sexuales con sus tres parejas sexuales más recientes en los últimos seis meses.

Al inicio del estudio la edad promedio de los participantes era 19 años y la edad promedio durante la recogida de datos más reciente fue de 21 años. Del total, el 38% eran de origen afroamericano, el 26% de origen latino, el 25% de etnia blanca y el 11% restante de origen asiático, isleños del pacífico, americanos u otras procedencias. La gran mayoría (69%) se definió como gay, el 23% como bisexual y el 8% restante como otros hombres que tienen sexo con hombres.

Tras el análisis de los datos se observó un patrón de comportamiento consistente a medida que los participantes transitaban de la adolescencia tardía a la edad adulta. En general, aumentaron el número promedio de prácticas sexuales anales en aproximadamente un acto adicional por cada año de edad, aunque este resultado no fue estadísticamente significativo. Al mismo tiempo, la proporción de prácticas sexuales sin preservativo disminuyó de manera significativa, especialmente con parejas ocasionales.

En promedio, a la edad de 17 años los participantes tenían 10,2 prácticas sexuales anales donde en el 57% de ellas (5,8 prácticas sexuales) no se utilizaba preservativo . A la edad de 26 años el número de prácticas sexuales anales fue de 19,5 prácticas donde el 30% de ellas fue sin el uso del preservativo (5,9 prácticas sexuales).

Si bien la proporción de prácticas sexuales sin preservativo disminuyó en casi la mitad, el número absoluto de prácticas sexuales sin el uso del preservativo fue comparable a lo largo del tiempo. Mientras que los hombres más jóvenes tenían un menor número de prácticas sexuales anales, las mismas tenían más probabilidades de realizarse sin el uso del preservativo. Sin embargo, a medida que se hacían adultos, tenían más probabilidades de usar el preservativo, pero al mismo tiempo tenían más relaciones sexuales, por lo que el riesgo sexual no necesariamente disminuía a lo largo del tiempo.

En términos de cambios históricos, en la cohorte de 2015 se observó una proporción significativamente menor de prácticas sexuales desprotegidas a los 17 años, pero un crecimiento significativamente mayor en el número de prácticas sexuales sin preservativo a lo largo del tiempo en comparación con la cohorte de 2010. En dicha cohorte hubo en promedio 5,8 prácticas sexuales sin preservativo a los 17 años, 6,4 actos a los 23 años y 5,86 prácticas sexuales desprotegidas a los 26 años. En comparación, la cohorte 2015 tuvo 3,24 prácticas sexuales sin preservativo a los 17 años, aumentando a 8,71 a los 23 años. De continuar así, a la edad de 26 años se esperaría un promedio de 12 prácticas sin preservativo. Por lo tanto, con el tiempo, la cohorte más reciente tendría menos probabilidades de usar preservativo en comparación con cohortes anteriores.

Según los investigadores, el aumento de las prácticas sexuales desprotegidas en la cohorte más reciente podría indicar la necesidad de renovar las campañas de prevención.

Los resultados del presente estudio muestras diferencias importantes en el uso del preservativo a lo largo del tiempo entre los hombres gais, bisexuales y otros HSH jóvenes a medida que se hacen adultos. Sin embargo, el estudio no incluyó información sobre el uso de otras estrategias de prevención como la PrEP o el tratamiento como prevención por lo que en lugar de estar expuestos a un mayor riesgo de adquirir el VIH podrían estar utilizando otras estrategias de prevención.

Fuente: Aidsmap/ Elaboración propia ( gTt-VIH )
Referencia: Swann G et al. Historical and Developmental Changes in Condom Use Among Young Men Who Have Sex with Men Using a Multiple-Cohort, Accelerated Longitudinal Design. Archives of Sexual Behavior 48: 1099-1110, 2019.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Transmisión sexual del VIH - Guía para entender las pruebas de detección y el riesgo en las prácticas sexuales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30