gTt-VIH

  1. La noticia del día

EACS 2021: Se siguen perdiendo oportunidades de diagnóstico del VIH en la atención sanitaria en Europa

Hasta la mitad de las guías clínicas de enfermedades cuya presencia podría asociarse a una infección por el VIH no recomiendan la realización de la prueba diagnóstica de este virus

El correcto diagnóstico del VIH en Europa se está viendo entorpecido por la existencia en los distintos países de unas directrices médicas que no incluyen la recomendación de realizar pruebas diagnósticas de dicho virus incluso en el caso de personas que padecen enfermedades definitorias de sida u otras enfermedades que podrían estar relacionadas con el VIH, según se ha dado a conocer en la XVIII Conferencia Europea del Sida (EACS 2021).

ONUSIDA ha fijado los objetivos intermedios 95-95-95 en el año 2025 (véase La Noticia del Día 10/12/20) en su estrategia para poner fin a la epidemia del VIH en el año 2030 como una amenaza para la salud global.. Esto supone que, para esa fecha, el 95% de las personas con el VIH estén diagnosticadas, que el 95% de las personas diagnosticadas reciban tratamiento antirretroviral y que el 95% de las personas en tratamiento tengan una carga viral indetectable. El cumplimiento de este primer 95 implica que los programas de cribado puedan llegar a aquellas personas que tradicionalmente no se consideran en situación de riesgo del VIH, a pesar de lo cual pueden tener la infección.

Una de las estrategias para llevarlo a cabo es mediante la realización de pruebas a personas con "condiciones indicadoras". Así, a lo largo de los últimos 10 años, las directrices europeas han recomendado que los médicos no especialistas en VIH ofrezcan la posibilidad de realizar esta prueba a aquellas personas que:

  • Presenten una enfermedad definitoria de sida (como cáncer de cuello de útero, tuberculosis o neumonía por Pneumocystis carinii).
  • Presenten una enfermedad asociada a una mayor prevalencia de VIH no diagnosticado (como infecciones de transmisión sexual, fiebre inexplicable o disminución inexplicable del recuento de plaquetas [trombocitopenia]).
  • Presenten una enfermedad en el que una posible infección subyacente por el VIH tenga implicaciones significativas en el tratamiento de la misma (como un cáncer o un trasplante que requiera terapia inmunosupresora).

A pesar de ello, la aplicación de estas recomendaciones por parte de los profesionales sanitarios de otras especialidades sigue siendo limitada. Esto podría deberse a que dichos profesionales pueden tener otras prioridades al no ser tan conscientes como los especialistas en enfermedades infecciosas de las consecuencias clínicas que conlleva la pérdida de oportunidades de realizar las pruebas y de las consecuencias del diagnóstico tardío del VIH.

Existen ejemplos de proyectos locales que han arrojado unos resultados positivos a través de intervenciones educativas y formativas, la simplificación de los procedimientos de realización de las pruebas (como el consentimiento excluyente [opt-out], por ejemplo), la participación de profesionales médicos no especializados en el VIH en la investigación operacional o la colaboración con los servicios de VIH a la hora de proporcionar apoyo en el manejo de los resultados indeterminados o reactivos en las pruebas.

No obstante, sigue existiendo un importante obstáculo para mejorar las tasas de diagnóstico en Europa, el elevado número de directrices médicas que no mencionan las pruebas del VIH o no las recomiendan. En el transcurso de la EACS 2021, la doctora Carlijn Jordans, de la Universidad Erasmus (Países Bajos), presentó los resultados de su revisión de 786 directrices nacionales que cubrían 63 enfermedades indicadoras del VIH en 13 países europeos, siete de Europa occidental (Países Bajos, Reino Unido, Bélgica, Italia, Suiza, Alemania y Grecia) y seis de Europa oriental (Lituania, Polonia, Rumanía, Rusia, Ucrania y Bielorrusia).

En sus conclusiones, la doctora puso de relieve que solo el 65% de las directrices hacían alguna mención a la prueba del VIH y solo el 44% realmente la recomendaban. Incluso en el caso de directrices que afectaban a enfermedades definitorias de sida, solo el 50% recomendaban la realización de una prueba del VIH. También reveló que en las directrices de los países de Europa oriental fue más probable encontrar la recomendación de la prueba que en las de los países de Europa occidental.

Las directrices de algunas de las enfermedades indicadoras tenían una cobertura especialmente pobre de la prueba del VIH. Entre las enfermedades definitorias del sida, se encontraban el cáncer de cuello de útero (15% de las directrices), neumonía recurrente (18%), citomegalovirus (25%) y candidiasis (33%). Entre el resto de las enfermedades estuvieron la neumonía adquirida en la comunidad (8%), la neuropatía periférica (8%), el cáncer de pulmón (9%) y la displasia cervical (10%). Atendiendo a la especialidad, las directrices que más recomendaban la realización de prueba del VIH fueron las de hematología, salud sexual y dermatología.

Los resultados se suman a los de una revisión sistemática realizada este mismo año en la que se buscaban todos los informes disponibles sobre la aceptación de las pruebas del VIH en siete enfermedades indicadoras en países de ingresos altos. La aceptación de las pruebas fue mayor entre las personas con tuberculosis (72%), pero menor en las que tenían hepatitis C (49%), hepatitis B (45%), linfoma (35%) o cáncer (o pre-cáncer) de cuello uterino (12%). En ese estudio no se pudo encontrar ningún dato referente a las pruebas del VIH en el contexto de la neuropatía periférica, o del cáncer o precáncer de vulva. Sin embargo, sí se encontró que entre las personas que se realizaban las pruebas, el porcentaje de positivos al VIH solía ser lo suficientemente elevada como para justificar su realización: el 5% de las personas con tuberculosis, el 4% de las que tenían hepatitis vírica y el 1% de las que tenían linfoma.

Fuente: Aidsmap/Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencias:Jordans CCE et al. A European review of HIV testing recommendations in national specialty guidelines for the management of HIV indicator conditions. 18th European AIDS Conference, London, abstract OS3/1, 2021.

Bogers SJ et al. Current evidence on the adoption of indicator condition guided testing for HIV in western countries: A systematic review and meta-analysis. eClinical Medicine 35: 100877, 2021 (open access).

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Consultas sobre tratamientos del VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!