gTt-VIH

  1. La noticia del día

Nuevos datos siguen apuntando a que el VIH no favorece la infección por SARS-CoV-2 ni aumenta la gravedad de la COVID-19

Tampoco hay evidencias sólidas de que el tratamiento antirretroviral ejerza un papel preventivo

Tras unos meses de pandemia por el SARS-CoV-2, causante de la COVID-19 (acrónimo en inglés de enfermedad por coronavirus 2019), las personas con el VIH siguen preguntándose si tener dicho virus aumenta la probabilidad de adquirir el SARS-CoV-2 o si, en caso de contraerlo, la patología será de mayor gravedad que si no tuviesen el VIH.

Los datos disponibles hasta la fecha no indican que las personas con el VIH estén infectándose por el SARS-CoV-2 en altos porcentajes y la mayoría de las que se infectan no experimentan COVID-19 grave. Este hecho ha llevado incluso a algunos investigadores a incluir medicamentos antirretrovirales en estrategias de profilaxis preexposición al SARS-CoV-2 (véase La Noticia del Día 21/04/2020 ).

En el otro lado de la balanza se encuentran algunos datos publicados en China a inicios de la epidemia, donde se apuntaba a que las personas inmunodeprimidas tendrían una mayor probabilidad de experimentar formas graves de la COVID-19. En todo caso cabe destacar que, gracias al tratamiento antirretroviral, la mayoría de personas con el VIH no se encuentran en estado de inmunosupresión e incluso en muchos casos tienen unos niveles de CD4 equiparables a los de personas sin el VIH.

Casi la mitad de las personas con el VIH son mayores de 50 años y muchas de ellas padecen comorbilidades en mayor medida que personas sin el VIH de edades similares, lo que, en principio, apuntaría a que hay, porcentualmente, más población susceptible a padecer formas graves de la COVID-19 entre la población VIH positiva que en la población general.

Los primeros resultados de un estudio realizado en Barcelona (Cataluña, España) apuntaron a que la infección por el VIH no aumentaría el riesgo de progresión grave de la COVID-19 , aunque cabe tener precaución al interpretar los datos, pues la serie era de solo cinco casos y estas personas tenían edades inferiores a 50 años (véase La Noticia del Día 20/04/2020 ).

De forma más reciente, investigadores estadounidenses hallaron que de los 5.700 pacientes hospitalizados en el área de Nueva York (EE UU) solo 47 tenían el VIH. Datos más anecdóticos de una clínica del VIH de la misma zona mostraron que las 77 personas con el VIH que dieron positivo al test del SARS-CoV-2 no requirieron hospitalización .

En San Francisco (EE UU) se publicaron datos de un hospital general. El 2,9% de las 1.233 personas que habían diagnosticado de infección por SARS-CoV-2 tenían el VIH y ninguna de ellas desarrolló COVID-19 grave .

Los datos, aunque positivos, son escasos y todavía faltan los de personas con el VIH en exclusión que pueden no estar tomando tratamiento y padeciendo inmunosupresión. Para evitar que la pandemia se cebe especialmente en estas personas es importante que las autoridades mantengan en funcionamiento todos aquellos dispositivos sociales y sanitarios encargados de proporcionar atención a estas personas .

En cuanto al posible efecto preventivo del tratamiento antirretroviral los datos son todavía más escasos. Siendo cierto que estudios in vitro han evidenciado cierta eficacia de algunos antirretrovirales frente al SARS-CoV-2, los diversos datos clínicos ya publicados no han obtenido conclusiones positivas y los ensayos clínicos en funcionamiento aún no han publicado resultados (véase La Noticia del Día 23/03/2020) .

También podría ser cierto –aunque se trate de una idea muy especulativa de base únicamente teórica– que cierta inmunosupresión leve (como la que tienen muchas personas con el VIH) podría evitar la hiperreactividad inmunitaria, que es la gran causante de complicaciones de la COVID-19 a través de la conocida como “tormenta de citoquinas. De confirmarse, podría ser que la evolución más benigna de la COVID-19 observada en personas con el VIH no se debería al tratamiento antirretroviral sino a la inmunosupresión leve. En todo caso ello no aplicaría a personas que no se encuentran en tratamiento antirretroviral, ya que en estos casos la inmunosupresión suele ser grave y los riesgos aumentarían sin lugar a dudas .

En conclusión, los datos sobre el SARS-CoV-2 y la COVID-19 en personas con el VIH son aún muy escasos y es difícil todavía adoptar una postura muy definida al respecto. Lo que sí parece bastante claro es que el VIH no parece ser un factor de riesgo ni para la adquisición del SARS-CoV-2 ni para que la COVID-19 evolucione con una mayor gravedad.

Fuente: POZ / Elaboración propia ( gTt-VIH ).
Referencia: Richardson S, et al. Presenting Characteristics, Comorbidities, and Outcomes Among 5700 Patients Hospitalized With COVID-19 in the New York City Area. JAMA. 2020 Apr 22. doi: 10.1001/jama.2020.6775. [Epub ahead of print].

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta






Transmisión sexual del VIH - Guía para entender las pruebas de detección y el riesgo en las prácticas sexuales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30