gTt-VIH

  1. La noticia del día

La pérdida de densidad mineral ósea asociada a Truvada® como PrEP sería pequeña incluso en las personas más adherentes

Un nuevo análisis del estudio iPrEX OLE halla como único factor asociado a esta disminución tener un buen nivel de adherencia a la herramienta preventiva

Según los resultados de un nuevo análisis del estudio iPrEx OLE, el uso de Truvada® (tenofovir disoproxil fumarato (TDF)/emtricitabina) como profilaxis preexposición frente al VIH (PrEP) tendría un impacto menor sobre la densidad mineral ósea (DMO) que el observado en estudios previos. Las mayores pérdidas de la densidad mineral ósea se asociaron con una mayor adherencia a la herramienta preventiva. Los resultados de este estudio fueron publicados en la edición online del mes de junio de la revista AIDS Research and Human Retroviruses.

El uso de tenofovir-TDF se ha sido asociado con una pérdida de la densidad mineral ósea en personas con el VIH que incluyen dicho fármaco en su pauta antirretroviral. Durante el desarrollo clínico de tenofovir-TDF/emtricitabina como PrEP se pudo observar pérdida de densidad mineral ósea entre las personas que lo tomaron. Sin embargo, hasta el momento, ningún estudio ha hallado una asociación entre dicho fármaco y un mayor riesgo de fractura ósea entre personas sin el VIH.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, investigadores de la Universidad de California (EE UU) realizaron un análisis de los datos de un subestudio metabólico y óseo del estudio iPrEx OLE (la extensión del estudio iPrEx).

Para ello contaron con los datos de 290 mujeres trans y hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) procedentes de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Chiang Mai (Tailandia), Lima (Perú), Río de Janeiro (Brasil), San Francisco y Chicago (EE UU). El reclutamiento para participar en el subestudio tuvo lugar entre junio de 2011 y junio de 2012.

La edad mediana de los participantes fue 31 años, el 9% eran mujeres trans, el 40% eran de etnia latina, el 18% de etnia asiática, el 15% de etnia negra y el 27% de etnia blanca.

Entre el final del estudio iPrEX y su continuación transcurrieron aproximadamente unas 79 semanas. Durante este periodo, el uso de Truvada® como PrEP no fue aprobada en ningún país, por lo que es muy probable que durante el intervalo entre una fase y otra del estudio los participantes no tomaran la herramienta preventiva.

Al inicio de la fase de extensión del estudio y, posteriormente, cada 24 semanas hasta la última visita de este subestudio en diciembre de 2013, a los participantes se les realizó una densitometría ósea mediante escáneres DEXA (o DXA, según las siglas en inglés de absorciometría dual de rayos X) para determinar la densidad mineral ósea en la columna y cadera. Hubo al menos una exploración DEXA de seguimiento en 254 participantes (87% del total). Además, durante el estudio se calculó la adherencia a la PrEP a través de muestras de sangre seca.

En el estudio se definió baja densidad mineral ósea como tener una puntuación Z –obtenida por una densitometría ósea– inferior a -2,0 en la columna y cadera. Al inicio del estudio, la mediana de la puntuación Z fue -0,7 en columna y de 0,2 en la cadera. En ese momento, el 9% de los participantes tenía puntuaciones inferiores a -2,0 en ambas localizaciones.

A lo largo del ensayo, el 3% de las personas obtuvieron puntuaciones Z inferiores a -2,0 donde todas ellas presentaban niveles metabolizados de tenofovir-TDF. Según los niveles de medicamento se cree que el 57% de estos participantes tomaba al menos 4 dosis de Truvada® a la semana . A partir de la semana 24 los participantes no experimentaron disminuciones en la densidad mineral ósea. Ninguno de los participantes sufrió una fractura ósea como consecuencia de una menor densidad mineral ósea.

Estratificando a los participantes según su nivel estimado de adherencia al fármaco, los investigadores observaron una asociación dependiente de la dosis en la disminución de la densidad mineral ósea en la columna, lo que significa que mayores dosis del fármaco semanalmente se relacionaron con una mayor disminución de la densidad mineral ósea . También se observó una disminución de la densidad mineral ósea en la cadera dependiente de la dosis a las 24 semanas; sin embargo, al final del estudio, no se observó una asociación estadísticamente significativa entre la adherencia a la PrEP y la disminución de la densidad mineral ósea en la cadera.

Tras ajustar los resultados por posibles factores de confusión, los autores del estudio encontraron que un mayor nivel de adherencia a la PrEP fue el único factor asociado a la disminución de la densidad mineral ósea en la columna, asociación que no difirió entre las mujeres trans y los hombres gais, bisexuales y otros HSH. En cuanto a la pérdida de la densidad mineral ósea en cadera, la toma de entre 4 y 6 dosis semanales de Truvada® en comparación con la ausencia del fármaco detectable se asoció con una disminución estadísticamente significativa.

La disminución promedio de la densidad mineral ósea en la columna vertebral fue de -1,15% entre los que probablemente tomaban el fármaco a diario; de -0,53% entre aquellos que tomaban de 4 a 6 dosis a la semana; -0,46% en aquellos que usaban la PrEP de 2 a 3 veces por semana; y de -0,26% entre aquellos que la tomaban menos de dos veces semanalmente. Aquellos que probablemente no tomaron PrEP vieron un aumento promedio de 0,72% en la densidad mineral ósea de la columna vertebral. En la cadera, las respectivas disminuciones de la densidad mineral ósea en cada uno de los niveles de adherencia fueron de -0,50%, -0,75%, -0,7%, -0,43% y -0,03% entre los que probablemente tomaban PrEP diariamente, de cuatro a seis veces por semana, de dos a tres veces por semana, menos de dos veces por semana y ninguna dosis, respectivamente.

Según los autores del estudio, el nivel de pérdida de la densidad mineral ósea en los participantes altamente adherentes (aquellos que toman PrEP diariamente) fue tranquilizador ya que es similar o inferior al observado en estudios anteriores. También señalan que para aquellas personas que planean hacer un uso diario prolongado de la PrEP con un alto riesgo de fractura, podrían considerarse estrategias de PrEP alternativas como la basada en tenofovir alafenamida/emtricitabina una vez esté disponible dado su mejor perfil óseo (véase La Noticia del Día 24/03/2017 ).

Fuente: POZ/ Elaboración propia ( gTt-VIH )
Referencia: Spinelli MA; Glidden DV, Anderson PL; et al. Impact of Estimated Pre-Exposure Prophylaxis (PrEP) Adherence Patterns on Bone Mineral Density in a Large PrEP Demonstration Project. Aids Research and Human Retroviruses. Junio 2019 .

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Efectos Secundarios

Transmisión sexual del VIH - Guía para entender las pruebas de detección y el riesgo en las prácticas sexuales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30