gTt-VIH

  1. La noticia del día

EACS 2015: Tenofovir alafenamida se muestra eficaz y seguro a nivel renal y óseo

Se presentan los resultados de dos estudios que han evaluado su uso como parte de Genvoya®, una combinación a dosis fija que incluye la nueva versión de tenofovir

Durante la XV Conferencia Europea del Sida, organizada por la Sociedad Clínica Europea del Sida (EACS, en sus siglas inglés) y celebrada la semana pasada en Barcelona (España), se hicieron públicos nuevos datos sobre la seguridad y la eficacia de tenofovir alafenamida (TAF), la nueva formulación de tenofovir disoproxil fumarato (TDF, Viread®; también en Truvada®, Atripla®, Eviplera® y Stribild®)

TAF es un profármaco que libera el principio activo a las células infectadas por VIH de forma más eficaz que TDF, lo que permite alcanzar unos mayores niveles de concentración intracelular con menores niveles de concentración plasmática. Este hecho hace que disminuya la exposición renal y ósea al fármaco, lo que reduciría de forma notable el impacto renal y óseo observado en personas con VIH que toman tratamientos basados en TDF.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE UU) presentaron datos de un análisis que comparó frente a frente Stribild® (elvitegravir, cobicistat, emtricitabina y TDF) con el nuevo Genvoya® (elvitegravir, cobicistat, emtricitabina y TAF). Para ello utilizaron los resultados de dos estudios de distribución aleatoria de fase 3 (GS-US-292-0104 and GS-US-292-0111) que juntos inscribieron un total de 1.733 personas sin VIH sin experiencia en el uso de tratamiento antirretrovirales y con una función renal dentro de la normalidad. Aproximadamente el 85% eran hombres, cerca de un 40% eran blancos, y con una mediana de edad de 34 años. El recuento mediano basal de células CD4 fue de alrededor de 400 células/mm3 y casi una cuarta parte tenía una carga viral alta (superior a 100.000 copias/mL).

Los resultados muestran que los buenos resultados de eficacia observados a la semana 48 con ambas formulaciones –92% entre los que recibieron Genvoya® y 90% entre las personas que tomaron Stribild® (véase La Noticia del Día 02/03/2015)– se mantuvieron a la semana 96 –87% y 85%, respectivamente–.

A la semana 96, se registró fracaso virológico con farmacorresistencia documentada en un 1,2% de las personas que recibieron TAF y en un 0,9% de las que tomaron TDF. No se registraron diferencias en la respuesta virológica en cuanto a edad, sexo, origen étnico, región geográfica, carga viral y recuento de CD4 basales.

En general, el tratamiento fue seguro y bien tolerado observándose tasas similares de efectos secundarios generales y efectos adversos graves, aunque, como era de esperar, TAF tuvo menos efectos nocivos a nivel renal y óseo que TDF. Las tasas de interrupción del tratamiento como consecuencia de los efectos secundarios fueron bajos en ambos grupos de tratamiento –1,2% entre los que tomaron Genvoya® y 2,3% entre los que recibieron Stribild®–. Los efectos secundarios más habituales fueron cefalea, diarrea y náuseas.

Los análisis de laboratorio de la función renal y de la función tubular revelaron un mejor perfil de TAF. No se registró ningún caso de tubulopatía renal entre las personas que tomaron TAF frente a dos casos que se documentaron entre los pacientes que recibieron TDF.

Por lo que respecta a la toxicidad ósea. Las personas que tomaron TAF experimentaron a las 96 semanas una disminución media significativamente menor de la densidad mineral ósea a nivel de la espina lumbar (-0,96 frente a -2,79) y la cadera (-0,67 frente a -3,28).

Los análisis de laboratorio también mostraron que los aumentos del colesterol total, el LDL y el HDL fueron significativamente superiores entre las personas que tomaron TAF, aunque cociente colesterol total / colesterol HDL (un cálculo por el que se puede determinar el riesgo de enfermedad cardiovascular) permaneció estable. La tasa de personas que necesitaron iniciar fármacos hipolipemiantes fue similar en ambos brazos –3,8% entre las personas que recibieron Genvoya® y 4,4% entre las que tomaron Stribild®–.

En sus conclusiones, los investigadores afirman que tras dos años de tratamiento, TAF en combinación con elvitegravir/cobicistat/emtricitabina proporcionó un elevada tasa de supresión virológica (87%) y se mostró no inferior a Stribild® en pacientes naive con VIH. Y añade: “Genvoya® continúa teniendo un perfil de seguridad a nivel óseo y renal estadísticamente superior al de Stribild®”.

También en el marco del XV Congreso Europeo del Sida se presentaron los hallazgos de un subestudio de otro ensayo realizado con tenofovir alafenamida (estudio GS-US-292-0109) en el que pacientes con carga viral indetectable –menos de 50 copias/mL durante, como mínimo, un año– que estaban tomando un régimen que contenía TDF se distribuyeron de forma aleatoria para continuar tomando la misma pauta o cambiar a Genvoya®.

La población general del estudio incluyó a 1.436 pacientes con VIH con una función renal, a nivel basal, relativamente normal (tasa mediana de filtración glomerular estimada de 106 mL/min) de los que un 9% tenía proteinuria.  Los resultados dl estudio completo fueron presentado en julio de este año durante VIII Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH (IAS 2015), celebrada en la ciudad de Vancouver (Canadá) [véase La Noticia del Día 22/07/2015].

El presente subanálisis se centró en 601 participantes que cambiaron a Genvoya® desde una régimen que contenía TDF, emtricitabina y atazanavir (Reyataz®) potenciado por ritonavir (Norvir®) o cobicistat (Tybost®). El 86% de los participantes eran hombres, y cerca de un 65% eran blancos. La mediana de edad fue de 41 años y el recuento mediando de células CD4 fue de aproximadamente 650 células/mm3.

A las 48 semanas, un 97% de los pacientes que cambiaron a Genvoya® y un 92% de los que permanecieron en su régimen basado en atazanavir mantuvieron su carga viral indetectable. Ninguno de los pacientes experimento fracaso virológico. Los investigadores observan que las diferencias en las tasas de respuesta fueron debidas a la falta de datos como consecuencia, principalmente, de la retirada de consentimiento.

El tratamiento se mostró, en general, seguro y bien tolerado Las tasas de la mayoría de efectos secundarios fueron similares en los dos brazos del estudios y, tal como se esperaba, las elevaciones de la bilirrubina fueron más habituales entre las personas que recibieron atazanavir (55% frente a <1%).
Las mediciones de proteinuria y proteinuria tubular mejoraron de forma significativa entre las personas que cambiaron a Genvoya®. No obstante, los investigadores señalan que cobicistat inhibe la excreción de la creatinina sérica, lo que puede provocar una elevación de sus niveles que, en realidad, no refleja un deterioro de la función renal.

De acuerdo con los resultados de los escáneres DEXA (o DXA, según las siglas en inglés de absorciometría dual de rayos X), la densidad mineral ósea en cadera y espina dorsal mejoró de forma significativa entre los pacientes que cambiaron a Genvoya®, una diferencia que pudo observarse a la semana 24. A la semana 48, la densidad mineral ósea aumentó un +2,18% en la columna y un +11,74% en la cadera entre las personas que tomaron Genvoya® mientras que se redujo en un -0,54% en la columna y un -0,54% en la cadera entre los participantes que siguieron tomando su pauta basada en atazanavir. La proporción de personas que cumplieron los criterios clínicos de osteopenia u osteoporosis en la columna y en la cadera disminuyeron en el grupo de personas que tomó Genvoya® y aumentó o permaneció estable entre los que tomaron atazanavir.

Los niveles de lípidos se incrementaron más en el régimen que contenían TAF, pero, de forma similar al otro estudio, el cociente colesterol total / colesterol HDL no cambió de forma significativa. En el grupo de personas que tomaron Genvoya® más individuos tuvieron que iniciar la toma de fármacos hipolipemiantes (8,7% frente a 5,0%).

Sobre la base de todos estos resultados, la compañía que ha desarrollado TAF, Gilead Sciences, ha solicitados a las agencias reguladoras la autorización de comercialización de elvitegravir/cobicistat/emtricitabina/TAF. Recientemente el  Comité de Medicamentos para Uso Humano (CHMP, en sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) ha emitido una opinión favorable para la autorización de la comercialización de Genvoya® (coformulación de elvitegravir/cobicistat, emtricitabina y TAF) por lo que la opinión definitiva se espera que se produzca en los próximos meses (véase La Noticia del Día 28/09/2015).

Fuente: HivandHepatitis / Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencias: Wohl D, Oka S, Clumeck N, et al. A Randomized, Double-Blind Comparison of Tenofovir Alafenamide (TAF) vs. Tenofovir Disoproxil Fumarate (TDF), Each Coformulated with Elvitegravir, Cobicistat and Emtricitabine (E/C/F) for Initial HIV-1 Treatment: Week 96 Results. 15th European AIDS Conference. Barcelona, October 21-24, 2015. Abstract LBBPD1/1.

Rijnders B, Stephan C, Lazzarin A, et al. Switching from Ritonavir or Cobicistat Boosted Atazanavir (ATV) Plus Emtricitabine (FTC)/Tenofovir Disoproxil Fumarate (TDF) to a Tenofovir Alafenamide (TAF)-based Single Tablet Regimen (STR): Week 48 Data in Virologically Suppressed Adults. 15th European AIDS Conference. Barcelona, October 21-24, 2015. Abstract PS10/3.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Glosario de términos

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30