gTt-VIH

  1. La noticia del día

EASL 2017: Un estudio de revisión no halla relación entre los nuevos tratamientos de la hepatitis C y el cáncer hepático

Estudios previos habían apuntado en esa dirección. Solo uno de los estudios presentados en el presente encuentro halló dicha relación

Según una revisión sistemática de estudios presentada en el Encuentro Anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL 2017), celebrado la semana pasada en Ámsterdam (Países Bajos), las personas con infección por el virus de la hepatitis C (VHC) tratadas con los nuevos antivirales de acción directa (DAA, en sus siglas en inglés) no presentarían un mayor riesgo de experimentar cáncer hepático que aquellas tratadas con terapias basadas con interferón. La relación que sí hallaron estudios anteriores (véase La Noticia del Día 19/04/2016) se debería, a la luz de estos resultados, a diferencias en la edad o el estadio de la enfermedad hepática entre los grupos comparados. Aun así, un estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital Clínic de Barcelona también presentado en el encuentro concluyó que tratarse con DAA incrementaría el riesgo de sufrir cáncer hepático o de experimentar una recurrencia si ya había sido tratado previamente.

La revisión sistemática presentada en el encuentro, llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Sídney, Australia), incluyó a más de 40 estudios que aportaban datos sobre desarrollo o recurrencia de cáncer hepático tras el tratamiento con DAA.

De más de 4.000 estudios que pasaron la criba inicial, los investigadores descartaron aquellos con datos incompletos relativos a los objetivos de la revisión, lo que dejó finalmente 26 estudios que evaluaban la aparición por primera vez de cáncer hepático y 15 que se centraban en la recurrencia de dicha enfermedad. Los estudios sumaron casi 14.000 participantes.

Las personas tratadas con DAA diferían notablemente de aquellas tratadas con terapias basadas en interferón.

En un primer análisis conjunto de los datos sin ajustar los resultados, la tasa de experimentar un primer episodio de cáncer hepático fue de 3,09 casos por cada 100 persona-años en personas tratadas con DAA y de 1,14 casos por cada 100 persona-años en aquellas tratadas con interferón. En cuanto a casos de recurrencia, las tasas fueron de 12,14 y 9,21 casos por cada 100 persona-años en personas con DAA e interferón, respectivamente.

Entre las personas que desarrollaron cáncer hepático por primera vez, aquellas tratadas con DAA eran mayores que las tratadas con interferón (edad promedio de 60 y 52 años, respectivamente). La diferencia de edad fue, en cambio, similar entre quienes experimentaron recurrencia del cáncer hepático (64 y 66 años, respectivamente).

Las personas con DAA también tenían la enfermedad hepática en estadios más avanzados que aquellas tratadas con interferón. Así, mientras todos los tratados con interferón tenían cirrosis compensada en estadio A según la escala de Child-Pugh, el 30% de los tratados con DAA tenían cirrosis hepática en estadios B o C según dicha escala (más graves).

Además, los períodos de seguimiento eran menores entre las personas con DAA, lo que se traduciría en un mayor tiempo de seguimiento en riesgo alto dentro del grupo (el riesgo de desarrollar cáncer hepático sería máximo al terminar el tratamiento y después disminuiría, algo que se explicaría por la posible existencia de pequeños tumores no detectada en la última exploración antes de la que llevó al diagnóstico). Es lo que se conoce como el “efecto cohorte”.

Tras tener en cuenta todos los posibles factores de confusión descritos, los investigadores hallaron que, en comparación con aquellas tratadas con interferón, las personas tratadas con DAA tendrían un riesgo inferior en un 25% de desarrollar cáncer hepático por primera vez (riesgo relativo [RR]: 0,75; p> 0,05) e inferior en un 38% (RR: 0,62; p> 0,05) de experimentar recurrencia de dicho cáncer. Aunque ninguna de las diferencias observadas fue significativa, lo destacado del estudio es que hallaría una tendencia hacia un efecto protector de los DAA frente al cáncer y no lo contrario.

Con ello, los investigadores concluyeron que las diferencias observadas por otros estudios se deberían al “efecto cohorte” antes descrito o a diferencias de edad entre los grupos comparados.

Entre los otros estudios que trataron este tema en el encuentro destacó el de los investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, que siguieron hallando un mayor riesgo de padecer recurrencia del cáncer hepático entre las personas tratadas con DAA. Así, tras un período de seguimiento de 12 meses, el 31% de las personas tratadas con DAA experimentó recurrencia de cáncer hepático y casi un tercio de los tratados frente al cáncer hepático experimentó progresión del cáncer dentro de los primeros seis meses.

Sin embargo, este estudio fue el único que apuntó en esta dirección. Así, un estudio realizado en Francia concluyó que entre personas con VHC y cirrosis compensada, el único factor de riesgo identificado con relación al desarrollo de cáncer hepático en tratados con DAA fue no obtener respuesta virológica sostenida a las 12 semanas (RVS12, sinónimo de curación).

Un estudio escocés halló que el desarrollo de cáncer hepático tras obtener RVS12 se relacionaría con factores de riesgo preexistentes pero no con el uso de DAA y no encontró diferencias entre los tratados con DAA y aquellos tratados con interferón.

Finalmente, dos estudios más –realizados en China e Italia- no hallaron diferencias en la incidencia de cáncer hepático entre los tratados con DAA y entre aquellos tratados con interferón y un último estudio japonés halló que los tratados con DAA tenían una menor incidencia de cáncer hepático.

Por último, un estudio realizado en la Universidad de Estrasburgo (Francia) evaluó los mecanismos moleculares implicados en el desarrollo del cáncer hepático y evidenció que los cambios transcripcionales y epigenéticos que tienen lugar por causa de la infección por VHC solo se revierten de forma parcial tras el tratamiento con DAA, por lo que cierto riesgo de sufrir cáncer hepático persiste a pesar de la curación. Por ello, los investigadores recomiendan un seguimiento hepático a largo plazo de las personas con VHC a pesar de que logren curarse de la infección.

Fuente: Infohep / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencias: Waziry R et al. (Dore G presenting) No evidence for higher risk of hepatocellular carcinoma occurrence or recurrence following direct-acting antiviralHCV therapy: a systematic review, meta-analyses, and meta-regression. International Liver Congress, abstract PS-160, 2017.

Reig M et al. Tumour recurrence after Interferon-free treatment forhepatitis C in patients with previously treated hepatocellular carcinoma discloses a more aggressive pattern and faster tumour growth. International Liver Congress, abstract PS-031, 2017.

Reig M et al. Liver cancer emergence associated with antiviral treatment: an immune surveillance failure? Seminars in Liver Disease 01:84, 2017.

Jühling F et al. (Baumert TF presenting) Hepatitis C virus-induced epigenetic and transcriptional changes persist post cure. International Liver Congress, abstract PS-033, 2017.

Audureau E et al. Identifying residual risk of hepatocellular carcinoma following hepatitis C virus eradication in compensated cirrhosis: decision-tree and random forest models developed in the French multicenter prospective ANRS CO12 CirVir cohort. International Liver Congress, abstract PS-034, 2017.
Innes H et al. Sustained virologic response by ledipasvir/sofosbuvir reduces the incidence of hepatocellular carcinoma in Japanese patients with HCV genotype 1 infection. International Liver Congress, abstract PS-035, 2017.

Korenaga M et al. Sustained virologic response by ledipasvir/sofosbuvir reduces the incidence of hepatocellular carcinoma in Japanese patients with HCV genotype 1 infection – comparison with simeprevir with peginterferon plus ribavirin. International Liver Congress, abstract PS-036, 2017.

Ji D et al. (Lau G presenting) No increase in the occurrence rate of hepatocellular carcinoma in Chinese treated by direct-acting antivirals compared to Interferon after eradication of hepatitis C virus: a long-term follow-up. International Liver Congress, abstract PS-037, 2017.

Calvaruso V et al. Occurrence of hepatocellular carcinoma in patients with hepatitis C virus related liver disease treated with direct-acting antivirals. International Liver Congress, abstract PS-038, 2017.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Qué debo saber sobre las nuevas opciones de tratamiento contra la hepatitis C?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!