gTt-VIH

  1. La noticia del día

CROI 2022: El acceso al tratamiento frente al VHC ha permitido reducir en un 50% los nuevos diagnósticos de hepatitis C

El descenso sería más pronunciado en los países que tenían una incidencia del VHC más elevada antes de la introducción de los antivirales de acción directa

Un estudio presentado en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), que se celebró la semana pasada de modo virtual por la pandemia de la COVID-19, ha revelado que la disponibilidad de los antivirales de acción directa (AAD) ha permitido reducir en un 50% los nuevos casos de infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en las personas coinfectadas por el VIH en determinados entornos con ingresos elevados. La disminución es más importante en los países con una elevada incidencia de VHC en personas con el VIH antes de que los AAD estuvieran ampliamente disponibles.

Los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la eliminación de la hepatitis C en 2030 incluían el objetivo de reducir los nuevos casos en un 30% para 2020. Ahora la OMS ha establecido nuevos objetivos absolutos para eliminar el VHC, alentando a los países para que intenten alcanzar la meta de registrar menos de 5 nuevos casos por cada 100.000 personas y menos de 2 nuevos casos por cada 100 personas usuarias de drogas inyectables.

Anteriores estudios realizados en Australia, Francia, Países Bajos y otros países (véanse La Noticia del Día 20/04/21 ,20/07/21, 25/10/21 y 10/01/22) han sugerido que la disponibilidad de antivirales de acción directa está empezando a reducir la incidencia de la hepatitis C en algunas poblaciones, al reducir el número de personas que la padecen.

Para ofrecer más evidencia sobre esta cuestión, un equipo de investigadores de la Colaboración Internacional para la Eliminación de la Hepatitis C en Cohortes del VIH (InCHEHC, en sus siglas en inglés) realizó un estudio con el objetivo de evaluar los avances hacia el objetivo de eliminación de la hepatitis C en personas coinfectadas por el VIH e investigar el impacto de los AAD en la incidencia de la hepatitis C.

Se agruparon los datos de 105.402 personas procedentes de 10 cohortes en Francia, España, Suiza, Países Bajos y Australia.

Entre 2010 y 2019, 45.943 personas de estos estudios de cohorte resultaron elegibles para su inclusión en el análisis al disponer de una prueba inicial de anticuerpos frente a la hepatitis C y una prueba de seguimiento. Un total de 2.051 personas adquirieron la hepatitis C durante el periodo de seguimiento.

La incidencia de casos de hepatitis C se determinó a través de un resultado positivo en la prueba de anticuerpos o de ARN del VHC y el momento de la infección se estableció a mitad de camino entre la prueba negativa anterior y la prueba positiva.

En los casos en que los participantes dieron positivo en la prueba de ARN del VHC, pero al mismo tiempo registraron un resultado negativo en la de anticuerpos, se consideró que la infección se había producido

menos de seis semanas antes (infección primaria).

El 72% de las personas de la cohorte eran hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (GBHSH) y únicamente el 0,4% eran personas usuarias de drogas inyectables.

La incidencia del VHC se mantuvo relativamente estable entre 2010 y 2015, pero disminuyó un 50% entre 2015 y 2019, pasando de 0,91 casos por 100 persona-años a 0,46 por 100 persona-años de seguimiento.La reducción de la incidencia fue más pronunciada en Australia y Países Bajos, los dos países con la incidencia más alta antes de la introducción de los antivirales de acción directa frente al VHC. La incidencia se redujo de modo moderado en Francia y Suiza y se mantuvo estable en España.

El impacto de la disponibilidad de los antivirales de acción directa frente al VHC se evaluó comparando tres periodos: antes de estar disponibles, cuando existía una disponibilidad restringida y cuando estuvieron ampliamente disponibles. La incidencia se mantuvo estable entre el primer y el segundo periodo (0,97 por 100 persona-años y 0,98 por 100 persona-años) antes de descender a 0,48 por 100 persona-años en el periodo en que estuvieron ampliamente disponibles. La disminución brusca en la incidencia de VHC se produjo a medida que el acceso a los antivirales de acción directa era mayor.

Los resultados del estudio revelan que el descenso global de la incidencia observado en 2019 ha superado el objetivo provisional de la OMS de una reducción del 30% para 2020 y ha igualado el nuevo objetivo absoluto de 5 casos por cada 100.000 personas. Sin embargo, existen grandes diferencias entre los países.

Como conclusión, los investigadores señalan que los hallazgos de su estudio confirman que los antivirales de acción directa tienen un efecto preventivo de la transmisión del VHC, pero eso únicamente es así en el caso de estar ampliamente disponibles. Al mismo tiempo, subrayan la necesidad de monitorizar si el efecto preventivo se mantiene en el tiempo.

Fuente:Aismap / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia:Van Santen D et al. Effect of direct-acting antivirals on HCV incidence among people living with HIV. Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, abstract 73, 2022.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!