gTt-VIH

  1. La noticia del día

Transmisión sexual del VHC en hombres gais y bisexuales con el VIH en situación de bajo riesgo de hepatitis C

El sexo anal sin protección sería el único factor de riesgo en un 20% de los hombres gais y bisexuales con el VIH diagnosticados de hepatitis C aguda en una clínica de salud sexual en Londres

La transmisión sexual de la hepatitis C podría ser mucho más frecuente de lo que se creía entre hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH). Un estudio cuyos resultados fueron presentados en la conferencia de la Asociación Británica del VIH (BHIVA, en sus siglas en inglés), celebrada recientemente en Liverpool (Reino Unido), ha hallado que alrededor de 1 de cada 5 hombres gais con el VIH que adquirieron una infección aguda por hepatitis C tuvieron como único factor de riesgo el sexo anal sin preservativo. Además, una tercera parte de los casos de hepatitis C aguda registrados se dieron en hombres gais sin el VIH. Todos estos datos ponen de manifiesto la importancia de revisar y actualizar los mensajes preventivos sobre la transmisión sexual de la hepatitis C.

Por lo general, el counselling en prevención del VHC en hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) tiende a centrarse en estrategias de reducción de riesgos en prácticas sexuales consideradas de alto riesgo –por su potencial para causar heridas o lesiones en el recto (como el fisting o el uso de juguetes sexuales) – realizadas en el contexto del ChemSex –consumo intencional de drogas para mantener relaciones sexuales entre varios hombres durante un periodo largo de tiempo–. El uso de drogas –inyectables o no inyectables– es también un factor de riesgo de VHC entre los hombres que practican ChemSex.

No obstante, en algunos centros hospitalarios, se han registrado nuevos casos de hepatitis C aguda en hombres que no practican ChemSex y que sólo tienen como factor de riesgo del VHC el sexo anal sin preservativo. De hecho, estudios recientes han mostrado que el VHC puede detectarse en niveles con capacidad infectiva en el semen, en las secreciones rectales y en las heces sin que haya presencia de sangre (véase La Noticia del Día 20/11/2015 y 15/12/2016). Esos hallazgos ponen en entredicho la idea de que el VHC solo se puede transmitir a través de la sangre.

Además, hasta ahora, la mayoría de casos de transmisión sexual del VHC se habían registrado en hombres gais y otros HSH con el VIH; sin embargo, se han comenzado a identificar casos de probable transmisión sexual del VHC también hombres gais y otros HSH sin el VIH (véase La Noticia del Día 19/06/2015), sobre todo entre usuarios de programas de profilaxis preexposición al VIH (PrEP) [véase La Noticia del Día 05/04/2017].

Entre las diversas hipótesis que tratan de explicar el incremento actual de casos de infección aguda en hombres gais y otros HSH sin el VIH, se incluye el hecho de que en el pasado la transmisión sexual del VHC podría haberse concentrado en redes de hombres con el VIH que practicaban sexo con personas del mismo estado serológico al VIH, una práctica conocida como serosorting. Desde hace unos años, una vez conocido el efecto preventivo del tratamiento del VIH y tras la disponibilidad de la PrEP, podría haberse incrementado el número de hombres gais y otros HSH sin el VIH que pudieran estar manteniendo relaciones sexuales sin preservativo. Si bien algunos de estos hombres podrían estar protegidos frente al VIH, ninguno de ellos lo estaría frente al VHC.

En este sentido, un grupo de médicos del Mortimer Market Centre, una clínica de salud sexual situada en el centro de Londres, notaron que algunos de sus pacientes diagnosticados de infección aguda o reciente por el VHC no encajaban con el perfil esperado. Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, los médicos revisaron las notas de caso de los 48 pacientes diagnosticados de hepatitis C aguda en su centro entre abril de 2015 y abril de 2016.

De los 48 casos, un 81% fueron hombres gais, bisexuales y otros HSH; un 6%, hombres heterosexuales; y un 13%, mujeres. Un 67% de los casos se dieron en personas con el VIH y un 33%, en personas sin el VIH.

Entre los hombres con el VIH que adquirieron hepatitis C aguda, el sexo anal sin preservativo fue la práctica de riesgo más habitual (75%). Muchos hombres gais y otros HSH con el VIH comunicaron otros factores de riesgo del VHC bien conocidos, como por ejemplo el uso de drogas inyectables (31%), practicar ChemSex (53%) y el uso de drogas por vía intranasal (53%). Solo un 3% de las personas con hepatitis C aguda declararon practicar fisting

Un número significativo (59%) de las personas con el VIH con hepatitis C aguda tuvieron alguna infección de transmisión sexual concomitante. En un 28% de los casos, se trató una ITS bacteriana en el recto, un factor de riesgo bien conocido de VHC.

La mayoría de los pacientes con el VIH tuvieron múltiples factores de riesgo de VHC; sin embargo, en un 19% de estos pacientes se identificó el sexo anal sin preservativo como el único factor de riesgo de hepatitis C.

Los factores de riesgo en personas sin el VIH fueron algo diferentes. En concreto, en ninguna de persona de ese grupo se identificó el sexo anal sin preservativo como único factor de riesgo de VHC; aunque un 44% comunicaron dicha práctica sexual junto con otros factores de riesgo. Los factores que determinarían la transmisión del VHC entre personas sin el VIH sería el uso de drogas inyectables (44%), practicar ChemSex (38%), y el uso de drogas por vía intranasal (38%). El fisting fue también en este caso una práctica sexual poco habitual (6%).

Otro aspecto llamativo, pero coherente con los resultados de otros estudios, es que una cuarta parte de las personas sin el VIH que adquirieron la hepatitis C aguda estaban tomando PrEP. En comparación con las personas con el VIH, la tasa de ITS concomitantes en el grupo de personas sin el VIH fue mucho más baja (59% versus 6%, respectivamente).

A la luz de estos hallazgos, los investigadores recomiendan realizar el cribado del VHC de forma regular en hombres gais y HSH sexualmente activos y reforzar en esta población el mensaje preventivo de que solo el sexo anal sin protección podría ser un factor de riesgo de VHC. Entre los hombres gais y otros HSH sin el VIH, se debería ofrecer el cribado del VHC sobre la base de sus factores de riesgo, teniendo en cuenta que en aquellos que toman PrEP, practican ChemSex o se inyectan drogas debería repetirse la prueba del VHC de manera regular.

Fuente: Hivandhepatitis / Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Midgley L, Filson SA, Pearson P, et al. Acute hepatitis C infection in lower risk MSM: an evolving picture. 23rd Annual Conference of the British HIV Association. Liverpool, April 4-7, 2017. Abstract O24.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Suscripción a los servicios informativos de gTt

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30