gTt-VIH

  1. La noticia del día

AIDS 2020: Un amplio estudio estadounidense no halla que el VIH aumente el riesgo de adquirir el SARS-CoV-2

Las personas con el VIH tampoco tendrían un mayor riesgo de padecer un curso grave de la COVID-19

Un estudio presentado en la 23 Conferencia Internacional sobre el Sida (AIDS 2020) –celebrada recientemente de forma virtual por la pandemia de la COVID-19 (acrónimo en inglés de enfermedad por coronavirus 2019) – ha concluido que las personas con el VIH no tendrían una mayor probabilidad de adquirir la infección por el SARS-CoV-2 (virus causante de la COVID-19) y que, en el caso de adquirirla, no tendrían una mayor probabilidad de desarrollar COVID-19 grave. El estudio ha sido llevado a cabo con datos de la cohorte más grande de personas con el VIH de EE UU, la perteneciente al Estudio de Cohorte sobre Envejecimiento de Veteranos.

Hasta la fecha, los diversos estudios llevados a cabo no han observado una mayor mortalidad por COVID-19 en personas con el VIH respecto a la población general, pero sí que se ha apuntado cierta mayor gravedad de la sintomatología (véase La Noticia del Día 14/07/2020 y La Noticia del Día 06/07/2020). Otros estudios han llegado a apuntar cierto efecto beneficioso de algunos antirretrovirales (véase La Noticia del Día 01/07/2020), pero las evidencias todavía no son, en todo caso, incontestables.

Con el objetivo de lograr datos más consistentes al respecto, los investigadores del Estudio de Cohorte sobre Envejecimiento de Veteranos analizaron los resultados de las pruebas diagnósticas del SARS-CoV-2 realizadas a 30.891 participantes con el VIH y a 76.745 sin el VIH.

La tasa de resultados positivos al test de SARS-CoV-2 fue similar entre los dos grupos comparados: del 9,7% en los participantes con el VIH y del 10,1% entre aquellos no infectados (diferencia estadísticamente no significativa). En ambos grupos se observó un pico epidémico a mediados de abril, periodo en el que la incidencia de resultados positivos alcanzó el 25%.

Al analizar las características de los 253 casos de COVID-19 en personas con el VIH y los 504 casos en personas sin el VIH, se observó que la práctica totalidad eran hombres (dato no especialmente significativo, pues dicha cohorte es mayoritariamente masculina) y que la franja de edad más afectada era la comprendida entre los 60 y los 69 años de edad.

Los participantes negros –que representan algo más de la mitad de la cohorte– presentaron una probabilidad de adquirir la infección por el SARS-CoV-2 un 70% superior a los blancos, mientras que entre los latinoamericanos dicha probabilidad era superior en un 40% a la observada en blancos. Dichas diferencias fueron independientes del estado serológico al VIH.

Tanto entre personas con el VIH como en aquellas sin dicha infección, las personas fumadoras o aquellas con consumo problemático de alcohol presentaron una menor probabilidad de dar positivo al test del SARS-CoV-2. Ello podría deberse a cierta conciencia de formar parte de un grupo de riesgo que podría haber aumentado la toma de precauciones.

Entre los participantes con el VIH, el 80% tomaban tratamiento antirretroviral. El hecho de estar o no en tratamiento antirretroviral no influyó en el porcentaje de resultados positivos al test de SARS-CoV-2, como tampoco lo hicieron los medicamentos concretos utilizados en el tratamiento antirretroviral.

Tanto los participantes con el VIH que dieron negativo al test de SARS-CoV-2 como aquellos que obtuvieron un resultado positivo presentaron una probabilidad similar de tener niveles de CD4 por encima de 500 células/mm3 (del 46% y el 45%, respectivamente) o de encontrarse en inmunosupresión y tener dichos niveles por debajo de 200 células/mm3 (del 11% y el 9%, respectivamente).

Los resultados relativos a la COVID-19 fueron independientes del estado serológico al VIH. El 34% de las personas con el VIH y el 35% de aquellas sin este virus que padecieron COVID-19 precisaron de su ingreso en un hospital. El 14% y el 15% de dichos grupos, respectivamente, fueron admitidos en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y el 6% y el 8% de ambos grupos, respectivamente, precisaron de ventilación mecánica invasiva. Las tasas de mortalidad fueron del 10% entre las personas VIH positivas con COVID-19 y del 11% entre las personas sin el VIH con COVID-19.

La relativamente alta tasa de resultados positivos observada en el presente estudio evidencia su naturaleza observacional y la priorización de la realización de pruebas a aquellos casos con mayor probabilidad de infección por causa de la elevada demanda y limitada disponibilidad de pruebas diagnósticas por causa de la situación epidémica.

Los resultados del presente estudio apuntan a una irrelevancia del estado serológico al VIH tanto con relación al riesgo de adquirir el SARS-CoV-2 como respecto al riesgo de desarrollar COVID-19 grave una vez adquirido. No obstante, la naturaleza observacional del estudio da pie a la concurrencia de diversos factores de confusión que podrían haber afectado a los resultados. En todo caso, el hecho de que otros estudios realizados previamente hayan apuntado en esta dirección hace que la conclusión de que la infección por el VIH no condicionaría ni el riesgo de infección por SARS-CoV-2 ni una progresión más grave de la COVID-19 va siendo cada vez más consistente.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencias: Park LS et al. COVID-19 in the largest US HIV cohort. 23rd International AIDS Conference, abstract LBPEC23, 2020.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Servicio de Consultas sobre Hepatitis Virales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!