gTt-VIH

  1. La noticia del día

Elevada prevalencia de consumo de drogas de uso recreativo en España en hombres sin el VIH

En los hombres gais, el consumo de estas sustancias tiene, en su mayoría, una finalidad sexual

Los hombres sin el VIH presentan una elevada prevalencia de uso de drogas en entornos recreativos y/o sexuales. Además, el consumo de drogas relacionadas con el fenómeno del Chemsex es más frecuente en hombres gais y se asocia a conductas y prácticas sexuales de riesgo facilitadoras de la transmisión del VIH. Estas son las principales conclusiones a la que llega un estudio español –llevado a cabo de manera conjunta entre expertos sanitarios y profesionales del ámbito comunitario–, cuyos resultados han sido publicados el pasado mes de abril en la Revista Multidisciplinar del Sida de la Sociedad Española Interdisciplinaria sobre el Sida (SEISIDA).

El Chemsex podría definirse como el uso intencionado de drogas para mantener relaciones sexuales por un período largo de tiempo (desde varias horas hasta varios días). Esta práctica se ha asociado a determinados riesgos, como, por ejemplo, consumos desadaptativos o problemáticos de sustancias, problemas de salud mental y un incremento del riesgo del VIH y otras ITS (véase La Noticia del Día 08/06/18).

Estudios previos han mostrado que en hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH), el uso de drogas es más prevalente en los infectados por el VIH que en los seronegativos al VIH. Sin embargo, hay todavía poca infor­mación sobre el consumo de drogas en contextos recreativos y/o sexuales en hombres gais, bisexuales y otros HSH sin el VIH en España.

Con el fin de arrojar algo más de luz sobre esta cuestión, un equipo de investigadores de diferentes hospitales de Madrid junto con la asociación Madrid Positivo, llevaron a cabo un estudio observacional y transversal. Entre los objetivos que se plantearon se incluían la evaluación de la frecuencia del uso de drogas recreativas y de drogas asociadas al Chemsex en hombres sin el VIH, así como sus patrones de consumo, las conductas sexuales de alto riesgo, los efectos adversos en el sistema nervioso central (SNC) y la autopercepción de las consecuencias asociadas al consumo.

Para ello contaron con 666 hombres que fueron reclutados a través de una Unidad Móvil ubicada a pie de calle donde se realizaba la prueba rápida del VIH como parte de las actividades de prevención programadas para el “Orgullo Gay Madrid 2016”.

Previamente a la realización del test del VIH, se les invitó a partici­par en una encuesta de carácter anónimo, voluntaria y confidencial que incluía información relacionada con las conductas sexuales, prácticas sexuales de alto riesgo, antecedentes de ITS, consumo de drogas de uso recreativo, características del consumo y percepción de ries­gos y repercusiones asociadas.

Del total de participantes, el 60% se identificó como gay, el 30% como heterosexual y el 10% restante como bisexual, la mediana de edad fue 32 años y la mayoría eran españoles (65%).

En los últimos 6 meses, el 76% de los encuestados mantuvo relaciones sexua­les con más de una persona y el 22%, con más de 10 personas diferentes. En relación con sus parejas, el 40% tenía pareja estable; el 46% con pareja estable nunca utilizaba preservativo con ella; el 48% desco­nocía el estado serológico de su pareja, y el 39% tenía relaciones fuera de su pareja.

Tras el análisis se halló que el 57% de los participantes había consumido drogas en el último año. Las drogas de uso recreativo más utilizadas fueron el cannabis (55%), poppers (37%) y la cocaína (31%). El 25,9% reportó consumir alguna droga recreativa durante las relaciones sexuales siendo mayor la prevalencia en el grupo de hombres gais en comparación a los hombres heterosexuales y bisexuales (p <0.001).

Del mismo modo, la frecuencia del uso de drogas relacionadas con el Chemsex fue estadísticamente superior en los hombres gais encuestados donde 45 (11,5%) refirieron su uso, en compara­ción con los 14 hombres heterosexuales (7%) y 5 bisexuales (7,5%) (p= 0.008). Del total de hombres que utilizaron drogas relacionadas con el Chemsex, el 76,3% eran hombres gais.

Los hombres gais presentaron un mayor número de conductas se­xuales de riesgo, más parejas sexuales ocasionales, más relaciones sexuales fuera de la pareja estable, mayor número de ITS previas (sífilis y gonorrea) y una menor frecuencia autorreferida del uso del preservativo, en comparación con los hombres heterosexuales y bisexuales.

En otro análisis de frecuencias se observó que los individuos que usaron drogas relacionadas con el Chemsex tuvieron una frecuencia significativamente mayor de haber re­cibido profilaxis postexposición (PEP) y profilaxis preexposición (PrEP) al VIH, un mayor policonsumo, ma­yor frecuencia de algún un episodio previo de ITS (clamidia, sífilis o gonorrea), mayor número de parejas sexuales, más prácticas sexuales de riesgo sin preservativo en los últimos 6 meses, mayor uso de fármacos para prolongar la duración del sexo (sildenafilo) y un ma­yor uso de alcohol que aquellos que no usaban dro­gas relacionadas con Chemsex.

Respecto a los síntomas asociados con el consumo de sustancias, se observó que aquellos que utilizaban drogas asociadas a Chemsex, presentaron ma­yor frecuencia de ideas suicidas, sobredosis, crisis de ansiedad/pánico, cansancio y fatiga posterior al consumo, paranoias, alteraciones del sueño o in­somnio posterior al consumo y percepción de consumo problemático en comparación con aquellos que consumie­ron otro tipo de drogas.

La percepción subjetiva de considerar como pro­blemático el consumo de drogas fue baja y menor al 5%; sin embargo, el 10,6% de los que consumía al­guna droga desconocía si su consumo era problemá­tico o no. Al 37,5% de los que consumía alguna droga les gustaría dejar de consumirlo y el 27,5% no lo sabía o no estaba seguro; el 80,4% consideraba que podría de­jar de hacerlo sin ayuda profesional, y el 9.8% ya había acudido a un profesional sanitario o psicólogo en drogodependencias.

Los resultados del presente estudio ponen de manifiesto el gran desconocimiento existente acerca de la relevancia, las consecuencias y las potenciales implicaciones del consumo de drogas relacionadas con el Chemsex sobre el SNC. Los mismos investigadores señalan la necesidad de desarrollar planes de intervención de reducción de daños dentro de paquetes de prevención integral con el fin de evitar nuevas infecciones por el VIH, así como de ITS y evi­tar las consecuencias personales y sociales del abu­so de drogas recreativas.

Fuente: Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Valencia J, Gutiérrez J, Troya J, et al. Consumo de drogas recreativas y sexualizadas en varones seronegativos: datos desde un screening comunitario de VIH. Revista Multidisciplinar del Sida Vol. 6. Núm. 13. Abril 2018.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Suscripción a los servicios informativos de gTt

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30