gTt-VIH

  1. La noticia del día

EASL 2016: Recurrencia de cáncer hepático en personas que toman tratamiento contra la hepatitis C

Aunque se descarta que los medicamentos antivirales de acción directa sean responsables en sí mismos, los expertos advierten de la necesidad de seguir valorando los riesgos y beneficios individuales de su uso

Logo EASL 2016Se ha comprobado que un número sorprendentemente elevado de personas con hepatitis C y cirrosis desarrollan un carcinoma hepatocelular a las pocas semanas de iniciar el tratamiento con los antivirales de acción directa (DAA). Los expertos no consideran que esto esté relacionado con los propios fármacos, sino que podría deberse a que el tratamiento conlleva una reducción de la carga viral y, consiguientemente, de la inflamación del hígado debido a una menor actividad inmunitaria. Esta menor inflamación ayuda a limitar la progresión de la hepatitis, pero parece estar relacionada con la reducción de la capacidad para controlar el cáncer. Los inesperados resultados de dos estudios presentados en el Congreso Internacional del Hígado (EASL 2016), celebrado recientemente en la ciudad de Barcelona, aconsejan que las personas con hepatitis C reciban un seguimiento estrecho cuando empiecen el tratamiento con los fármacos de acción directa.

Los dos estudios revelan que las personas con un historial de carcinoma hepatocelular son las que corren el mayor riesgo de desarrollar un tumor al iniciar el tratamiento, pero también se han detectado casos en personas sin antecedentes de este tipo.

El primer estudio se trató de una cohorte italiana retrospectiva en la que participaron 344 personas (mediana de edad: 63 años) con hepatitis C y cirrosis que fueron tratadas con dos DAA, excepto un 17% que recibió una combinación de un DAA y ribavirina, y recibieron seguimiento durante 24 semanas. Antes de entrar en el estudio se realizaron pruebas para descartar que tuvieran carcinoma hepatocelular.

Durante el periodo de seguimiento, en total 26 de las 344 personas (7,6%) desarrollaron ese tipo de cáncer, incluyendo 17 de las 59 personas (28,8%) que ya habían sido tratadas de un carcinoma hepatocelular con anterioridad, mientras que hubo 9 personas (de las 285 restantes, un 3,2%) que no presentaban ningún historial previo de este carcinoma. La tasa de hepatocarcinoma registrada a los seis meses fue muy superior a la tasa anual de 2-3% esperable en este tipo de cáncer.

La tasa de respuesta viral sostenida a la semana 12 (RVS12) fue similar (en torno al 89%) en el caso de las personas que desarrollaron el carcinoma y las que no.

Se observó que la posibilidad de desarrollar el cáncer durante el periodo de seguimiento fue mayor en el caso de las personas con cirrosis avanzada, un mayor grado de rigidez hepática o un menor número de plaquetas al inicio del estudio.

En el segundo estudio, realizado por investigadores españoles, que contó con 58 pacientes, todos los participantes habían sufrido un carcinoma hepatocelular con anterioridad y todos, excepto tres, se encontraban en estado de cirrosis en el momento de comenzar la terapia. Tras una mediana de seguimiento de 5,7 meses, 3 personas fallecieron y 16 (el 27,6%) presentaron una recurrencia del carcinoma (mediana de tiempo hasta la recurrencia: 3,5 meses).

En la conferencia se  advirtió de la importancia de valorar bien los beneficios y las desventajas del tratamiento con antivirales de acción directa, especialmente en el caso de personas con hepatitis C que presentan un historial de carcinoma hepatocelular, ya que aunque es cierto que este tratamiento puede aumentar el riesgo de sufrir una recurrencia del cáncer, también hay que tener en cuenta que eliminar la infección por VHC también entraña beneficios de salud para estas personas, incluyendo una mayor posibilidad de tratar el carcinoma si llega a desarrollarse o reaparecer.

Los autores de este estudio señalan que estos datos reflejan una tasa elevada y un patrón de recurrencia de los tumores coincidiendo con el aclaramiento del VHC y, aunque el número de personas en la cohorte es muy pequeña, debería ser considerado como una nota de advertencia. También se señala que estos estudios son retrospectivos, por lo que es posible que haya algún tipo de sesgo y, además, no se dispone de un seguimiento a largo plazo.

A raíz de estos datos, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha ampliado el alcance de su revisión de los seis antivirales de acción directa aprobados en la Unión Europea para el tratamiento de la hepatitis C crónica (daclatasvir [Daklinza®], dasabuvir [Exviera®], sofosbuvir/ledipasvir [Harvoni®], simeprevir [Olysio®], sofosbuvir [Sovaldi®] y ombitasvir/Paritaprevir/ritonavir [Viekirax®]) para incluir el riesgo de una recurrencia precoz de cáncer hepático. Esta revisión se había iniciado debido a que se observaron casos de reactivación de la hepatitis B en personas coinfectadas por VHC que tomaron el tratamiento antiviral de acción directa.

Fuente: Medscape/Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencias: Buonfiglioli F, Conti F, Andreone P, et al. Development of Hepatocellular Carcinoma in HCV Cirrhotic Patients Treated With Direct Acting Antivirals. International Liver Congress: 51th Annual Meeting of the European Association for the Study of the Liver (EASL). Barcelona, April 23-27, 2016. Abstract: LBP506.

Reig M, Mariño, Perelló C, et al. Unexpected early tumor recurrence in patients with hepatitis C virus -related hepatocellular carcinoma undergoing interferon-free therapy: a note of caution. Journal of Hepatology. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.jhep.2016.04.008

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Consultas sobre tratamientos del VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!