gTt-VIH

  1. La noticia del día

Las personas con VIH que se sienten bien atendidas por su médico son más proclives a no saltarse las citas médicas

Un estudio estadounidense evalúa la actitud del profesional sanitario en relación con la implicación del paciente en su atención

Según los resultados de una investigación estadounidense publicados en la edición electrónica de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, los pacientes con VIH que consideran que sus médicos los conocen personalmente tienen más probabilidades de no saltarse las citas médicas. Además, el estudio también ha hallado que los pacientes acuden más a las citas si sus médicos los tratan con dignidad y respecto, los escuchan con atención y les dan explicaciones que puedan entender con facilidad.

Los investigadores que han llevado a cabo esta investigación desean que sus hallazgos contribuyan a que los médicos de VIH mejoren la retención de los pacientes en las unidades de atención especializadas. Se trata de un asunto de especial preocupación en EE UU, donde solo el 59% de las personas con VIH asisten de forma habitual a los controles médicos. El abandono de la atención se asocia con un mayor riesgo de enfermedad y muerte. Por otra parte, existe la preocupación de que una baja retención del paciente en la atención sanitaria socave los beneficios del tratamiento antirretroviral sobre la prevención de la transmisión del VIH.

Con el fin de arrojar algo más de luz sobre este asunto, un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EE UU) quiso evaluar si la calidad de la relación médico-paciente podría desempeñar un papel importante en la retención de los pacientes con VIH en la atención sanitaria. Para ello, diseñaron un estudio en el que inscribieron a 1.363 personas que habían acudido a los controles médicos entre 2004 y 2009. Cada participante respondió un cuestionario informatizado de valoración sobre la calidad de la comunicación y la relación con su médico del VIH en cinco áreas clave: ser tratado con dignidad y respecto; ser implicado en la toma de decisiones médicas; sentirse escuchado; recibir siempre información proporcionada de una forma inteligible; y sentir que te conocen personalmente.

Los investigadores barajaron la hipótesis de que los médicos y los profesionales sanitarios mejor valorados probablemente se relacionarían con niveles más elevados de cumplimiento con las citas médicas rutinarias.

"Hemos tratado de identificar objetivos clave potenciales para futuras intervenciones centradas en los médicos que permitan mejorar la interacción con los pacientes, promover su retención y ayudar a que estos consigan mejores resultados clínicos en la atención del VIH", explican los autores.

La mayoría de los participantes (65%) eran hombres, de etnia no blanca (85%) y con una media de edad de 46 años. Dos terceras partes de los participantes estaban tomando terapia antirretroviral y un 49% tenían una carga viral indetectable.

En general, los participantes acudieron aproximadamente a dos terceras partes de sus citas médicas. Las características demográficas y clínicas asociadas con ir a las citas con el médico fueron sexo masculino (p= 0,05), raza caucásica, no consumir drogas o alcohol, estar tomando tratamiento antirretroviral, tener carga viral indetectable y un recuento elevado de células CD4 (p <0,001 para todos los factores).

Los resultados muestran que los participantes valoraron muy bien a sus profesionales sanitarios en las cinco áreas; entre un 85% y un 94% de los pacientes proporcionaron las calificaciones más elevadas posibles.

Los investigadores ajustaron sus resultados para tener en cuenta factores que se sabe pueden afectar al cumplimiento con las citas médicas, como por ejemplo, la edad, el sexo, la etnia y el uso de drogas y alcohol. Este modelo ajustado reveló que las personas que creían que sus médicos en realidad las conocían personalmente acudían un 6% más de veces a las citas que aquellos pacientes que no compartían este nivel de creencia.

Los participantes que dieron las puntuaciones más altas a sus médicos en las áreas de ser tratado con dignidad y respeto (p= 0,015); recibir siempre información proporcionada de una forma inteligible (p= 0,073); y sentirse escuchado (p= 0,008) tuvieron, respectivamente, un 7%, 7% y 6% más de probabilidades de asistir a sus citas que las personas que evaluaron peor los anteriores dominios.

Sin embargo, un alto índice de participación en la toma de decisiones médicas no se asoció con niveles significativamente más elevados de acudir a las citas (un 4% de diferencia con los participantes que dieron una puntuación peor).

Este hallazgo sorprendió a los investigadores, quienes indicaron: "Estudios anteriores sobre preferencias en la toma de decisiones médicas han mostrado que, en comparación con los pacientes que quieren compartir las decisiones con sus médicos, los pacientes que prefieren tomar decisiones por sí mismos tienen menos probabilidades de estar tomando tratamiento antirretroviral o de tener carga viral indetectable, y los pacientes que prefieren que sean sus médicos quienes tomen las decisiones son menos proclives a mantener una buena adherencia al tratamiento”.

A continuación, el equipo de investigadores incluyó todas las variables de comunicación y de relación en un único modelo, ajustado por factores demográficos y uso de sustancias, que reveló que el sentirse conocido de forma personal por el médico fue el único factor asociado con tasas significativamente más elevadas de asistencia a la citas médicas.

“Sentirse conocido de forma personal se podría considerar como una medida de respeto por parte de los médicos, los cuales reconocerían el valor incondicional de los pacientes como personas”, sugieren los autores. “Este respecto hacia los pacientes como personas se puede manifestar a través de determinados comportamientos de los profesionales sanitarios, tales como respetar su derecho a la autonomía, escuchar con atención sus opiniones y explicar las cosas adaptadas a los diferentes niveles de compresión de los pacientes”.

En sus conclusiones, los investigadores señalan: "Nuestro estudio sugiere que el cumplimiento con las citas médicas podría mejorarse mediante la optimización de la calidad de las relaciones, de manera que los pacientes se sientan reconocidos y respetados como personas por parte de sus médicos". Y añaden: "Las habilidades comunicativas del médico, como escuchar y explicar con atención, podrían suponer una diferencia a la hora de retener a los pacientes en la atención sanitaria... en última instancia, las intervenciones basadas en la evidencia para mejorar la comunicación de los médicos podrían personalizarse para dirigirlas a aquellas habilidades de las que hay constancia de que tienen una relación con los comportamientos y los resultados observados en los pacientes".

Fuente: Aidsmap.
Referencia: Flickinger TE, et al. Higher quality communication and relationships are associated with improved patient engagement in HIV care. J Acquir Immune Defic Syndr, online edition, DOI: 10.1097/QAI0b013e318295b86a, 2013.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Transmisión sexual del VIH - Guía para entender las pruebas de detección y el riesgo en las prácticas sexuales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30