gTt-VIH

  1. La noticia del día

CROI 2022: Eficacia similar del tratamiento inyectable frente al VIH cuando se administra cada mes o cada dos meses

No obstante, la administración cada dos meses de este tratamiento antirretroviral de liberación prolongada se asocia con un mayor riesgo de fracaso virológico

Un estudio presentado en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), celebrada recientemente en modo virtual por la pandemia de la COVID-19, ha concluido que la administración del tratamiento antirretroviral de liberación prolongada y administración inyectable cabotegravir/rilpivirina (Vocabria®/Rekambys®) cada dos meses frentre a una vez al mes mantendría la supresión virológica, pero aumentaría el riesgo de fracaso virológico de forma significativa.

El tratamiento inyectable basado en cabotegravir/rilpivirina constituye el primer régimen antirretroviral completo que no precisa de una administración diaria. Está formado por dos inyecciones que se administran de forma separada una en cada nalga por una enfermera. Esta terapia está indicada como tratamiento de mantenimiento para personas en estado de supresión virológica sin historial de fracasos virológicos ni mutaciones de resistencia conocidas frente a cabotegravir o rilpivirina.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) autorizó la terapia para su administración mensual o bimestral, aunque finalmente solo se está comercializando la versión para ser administrada bimestralmente (con una dosis más elevada). Este hecho no ocurre en EE UU –donde ambas dosificaciones están disponibles– ya que primero se autorizó la pauta de administración mensual y posteriormente la bimestral.

Para comparar ambas pautas de administración se puso en marcha el estudio ATLAS-2M, que obtuvo buenos resultados para la pauta de administración bimestral tras 2 años de tratamiento (véase La Noticia del Día 19/03/2021).

En la presente edición de la CROI se presentaron los resultados tras algo más de 3 años de tratamiento (concretamente 152 semanas). En ese momento, según un análisis por intención de tratar, el 86% de las personas con tratamiento mensual y el 87% de aquellas con tratamiento bimestral tenían carga viral indetectable. El 1% de las personas que recibían las inyecciones cada mes y el 3% de aquellas a las que se administraba de dos meses tenían carga viral detectable. Se registraron más abandonos del estudio en el grupo de administración mensual que en el grupo con pauta cada dos meses y se debieron principalmente a la frecuencia con que debían acudir a las visitas de seguimiento o a problemas con la tolerabilidad de las inyecciones.

Algo más del 2% de las personas con pauta de administración cada dos meses y menos del 1% de aquellas con pauta mensual experimentaron fracaso virológico (definido como dos determinaciones consecutivas de la carga viral por encima de las 200 copias/mL). El riesgo de experimentar fracaso virológico tras 3 años de seguimiento fue de 1 de cada 40 en el grupo de administración cada dos meses y de 1 de cada 200 en el grupo con administración mensual.

En ambos grupos la mayor parte de fracasos virológicos tuvieron lugar durante las primeras 48 semanas. Globalmente, el 60% de las personas que experimentaron dichos fracasos tenían 2 o más factores de riesgo de experimentarlos tales como mutaciones de resistencia a rilpivirina preexistentes, VIH del subtipo A6/A1 o un índice de masa corporal superior a 30 Kg/m3. Doce de los trece casos retomaron su control virológico al cambiar a un nuevo tratamiento.

Ambas pautas de administración fueron seguras y bien toleradas. Solo el 2% de los participantes experimentaron efectos adversos graves. Los principales efectos secundarios fueron las reacciones en el punto de inyección, que tuvieron una mediana de 3 días de duración y cuya incidencia disminuyó a partir del primer año de tratamiento.

Las preferencias de los participantes se decantaron por el tratamiento inyectable cada dos meses frente a la opción del tratamiento oral como a la del tratamiento inyectable de administración mensual.

Los resultados del presente estudio muestran que la opción de administración cada dos meses de cabotegravir/rilpivirina es segura y eficaz, pero que –dadas las diferencias observadas en términos de fracaso virológico– parece importante que se asegure que los médicos tengan la opción de prescribir tanto la pauta de administración mensual como la de cada dos meses. Sobre todo, cuando concurren algunos factores de riesgo de fracaso virológico, como los enumerados anteriormente, y que podrían hacer decantarse por la pauta de administración mensual-.

Fuente:Aidsmap / Elaboración propia (gTt).

Referencia:Overton ET et al. Long-acting cabotegravir + rilpivirine every 2 months: ATLAS-2M week 152 results. Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, abstract 479, 2022.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Glosario de términos

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!