gTt-VIH

  1. La noticia del día

El uso de TAF e inhibidores de la integrasa se asocia con un mayor aumento de peso en mujeres con el VIH embarazadas

Si el tratamiento antirretroviral incluyera tenofovir disoproxilo fumarato el riesgo de un aumento de peso excesivo sería menor

Un estudio estadounidense publicado en Clinical Infectious Diseases ha concluido que las mujeres con el VIH tendrían una mayor probabilidad de presentar un aumento de peso excesivo durante el embarazo si su tratamiento antirretroviral incluye tenofovir alafenamida (TAF, en Descovy® y diversas coformulaciones) y un inhibidor de la integrasa. De forma contraria, tomar tenofovir disoproxilo fumarato (TDF, especialidad farmacéutica genérica [EFG], Viread®, en Truvada® y diversas coformulaciones) se asociaría a un menor riesgo de un aumento de peso excesivo durante el embarazo.

El aumento de peso es una característica normal del embarazo y para la mayoría de las mujeres no es perjudicial. Pero para una minoría de mujeres que experimentan un aumento de peso excesivo, aumenta el riesgo de complicaciones del embarazo, como la hipertensión arterial, la preeclampsia y la diabetes gestacional. A su vez, estas complicaciones maternas aumentan el riesgo de abortos y partos prematuros.

Para arrojar más luz sobre este asunto, los autores del presente estudio analizaron los cambios de peso durante el embarazo en función del tratamiento antirretroviral en un grupo de 303 mujeres con el VIH embarazadas atendidas en un hospital de Atlanta (EE UU) entre los años 2011 y 2019. Las participantes contaban con, al menos, 6 visitas prenatales y presentaron buenos niveles de adherencia al tratamiento antirretroviral durante su embarazo.

Las participantes eran predominantemente de etnia negra (el 80%) y la mediana de su edad era de 28 años en el momento del embarazo. En el 75% de los casos, el embarazo no era el primero. Antes del embarazo el 26% de las participantes tenía sobrepeso y el 40% obesidad.

El 47% de las participantes no inició tratamiento antirretroviral antes de quedarse embarazadas y la mitad no inició el seguimiento prenatal hasta después del primer trimestre de embarazo.

De las 303 participantes, un total de 38 tomaban un tratamiento que incluía TAF y un inhibidor de la integrasa, mientras que 51 tomaban un inhibidor de la integrasa sin TAF. Un total de 149, prácticamente la mitad, tomaban un tratamiento basado en TDF. La única diferencia en la selección del tratamiento observada en función de las características de la madre fue que las mujeres que iniciaron el tratamiento antirretroviral después de quedarse embarazadas tenían una menor probabilidad de recibir TDF (p <0,001).

El 40% de las participantes tenían carga viral indetectable en la primera visita de seguimiento del embarazo y el 81% tenían un recuento de CD4 superior a 200 células/mm3 (el 40% los tenían superiores a 500 células/mm3).

El aumento de peso durante el embarazo se conoce como aumento de peso gestacional. El aumento de peso gestacional excesivo se define según el índice de masa corporal (IMC): para una mujer con un IMC inferior a 25 (peso normal), se definiría como un aumento de peso superior a 16kg; para las mujeres con un IMC entre 25 y 30 (sobrepeso), como un aumento de peso de más de 11,5kg; y para las mujeres con un IMC superior a 30, como un aumento de peso de más de 9kg.

El 29% de las mujeres de la población del estudio experimentaron un aumento de peso gestacional excesivo. El aumento de peso excesivo se produjo con mayor frecuencia en las mujeres que tomaban tanto TAF como un inhibidor de la integrasa (53%) y con menor frecuencia en las mujeres que no tomaban un inhibidor de la integrasa (24%).

En cada nivel de masa corporal, desde el normal hasta el que implica obesidad, el aumento de peso gestacional fue mayor en las mujeres que tomaban TAF y un inhibidor de la integrasa, pero la diferencia fue más pronunciada en las mujeres ya clasificadas como obesas al inicio. El 71% de las mujeres de esta categoría de peso que tomaban TAF y un inhibidor de la integrasa experimentaron un aumento de peso excesivo, en comparación con el 35% que tomaba un inhibidor de la integrasa sin TAF y el 28% que no tomaba un inhibidor de la integrasa.

Las mujeres que tomaban TAF y un inhibidor de la integrasa tenían un 78% más de probabilidades de experimentar un aumento de peso excesivo en comparación con las mujeres que no tomaban ninguno de los dos fármacos (riesgo relativo [RR]: 1,78; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,18-2,68). Las mujeres que tomaban un inhibidor de la integrasa tenían un 30% más de probabilidades de experimentar un aumento de peso excesivo en comparación con las mujeres que no tomaban un inhibidor de la integrasa, pero esta diferencia de riesgo no fue estadísticamente significativa.

Las mujeres que tomaban TDF presentaron un riesgo un 36% menor de aumento de peso excesivo (RR: 0,64; IC95%: 0,41-0,99; p< 0,05). Aunque no se observaron diferencias entre los regímenes en cuanto al desarrollo de diabetes gestacional, los trastornos hipertensivos del embarazo, incluyendo la preeclampsia y la eclampsia, fueron más frecuentes en las mujeres expuestas a un inhibidor de la integrasa durante el embarazo (20% frente al 7%, p< 0,001).

El tratamiento antirretroviral materno no se asoció con ninguna diferencia en las complicaciones neonatales.

Los autores del estudio manifiestan que sus hallazgos refuerzan la necesidad de monitorizar adecuadamente la diabetes gestacional y la hipertensión durante el embarazo de las mujeres con el VIH y de proporcionarles consejo asistido adecuado sobre dieta, nutrición y ejercicio con el objetivo de controlar el aumento de peso.

Es necesario seguir investigando la relación entre los tratamientos antirretrovirales y el aumento de peso para establecer unas recomendaciones claras al respecto, de manera que se optimice la salud maternal y la fetal.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencias: Joseph NT et al. The effect of antiretroviral therapy for the treatment of HIV-1 in pregnancy on gestational weight gain. Clinical Infectious Diseases, published online 3 December 2021. DOI: https://doi.org/10.1093/cid/ciab994

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!