gTt-VIH

  1. La noticia del día

EACS 2021: Buena eficacia del tratamiento inyectable con cabotegravir y rilpivirina en personas obesas con el VIH

El uso de agujas más largas permitiría que se alcanzasen mayores concentraciones de cabotegravir en personas con un alto índice de masa corporal

Un estudio presentado en la XVIII Conferencia Europea sobre el Sida (EACS 2021), celebrada recientemente en formato mixto –online y en Londres (Reino Unido)– por la COVID-19, ha concluido que la combinación de los fármacos inyectables cabotegravir y rilpivirina (Vocabria® y Rekambys®) de liberación prolongada y administración inyectable funcionaría bien en el tratamiento de la infección por el VIH en personas con obesidad. Por otro lado, los investigadores destacaron que el uso de agujas más largas conllevaría mayores niveles de fármaco en personas con un índice de masa corporal (IMC) elevado. Este hallazgo debería ser tenido en cuenta y/o seguir siendo investigado por si pudiera acabar teniendo algún significado clínico importante a medio o largo plazo, ya que durante el desarrollo clínico se registró un mayor porcentaje de participantes con carga viral detectable entre las personas con obesidad que entre aquellas sin obesidad.

Cabotegravir y rilpivirina es la primera terapia inyectable de administración no diaria (concretamente mensual o bimestral) aprobada en el tratamiento de personas con el VIH, en terapia antirretroviral estable, con carga viral indetectable y sin historial de desarrollo de resistencias y/o fracaso virológico relacionados con antirretrovirales de la familia de los inhibidores de la integrasa o de la de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN) [véase La Noticia del Día 11/01/2021].

Dado que algunos fármacos pueden metabolizarse y distribuirse de forma diferente en personas con obesidad, los autores del presente estudio decidieron estudiar si esta circunstancia podría darse en el contexto de la terapia inyectable con cabotegravir y rilpivirina. Para ello, llevaron a cabo un subanálisis de tres ensayos clínicos en los que compararon los resultados de eficacia del tratamiento en función del peso corporal de los participantes en el momento de la inclusión.

El estudio contó con la participación de 213 personas en tratamiento con cabotegravir/rilpivirina con obesidad (IMC de 30,0 Kg/m2 o superior) -154 de las cuales recibían inyecciones mensuales y 59 las recibían bimestrales- y 1.032 personas en tratamiento con cabotegravir/rilpivirina sin obesidad (IMC inferior a 30,0 Kg/m2) -764 de las cuales recibían inyecciones mensuales y 268 las recibían bimestrales-. Las personas con obesidad presentaron una mayor probabilidad de ser mujeres y de etnia negra. La mediana de la edad –de alrededor de 40 años–- fue similar en ambos grupos.

A la semana 48 de tratamiento, las tasas de supresión virológica eran similares entre los grupos con o sin obesidad. Así, tenían carga viral indetectable el 92,2% de las personas con obesidad e inyecciones mensuales de cabotegravir/rilpivirina; el 91,5% de las personas con obesidad e inyecciones bimestrales de cabotegravir/rilpivirina; el 92,7% de las personas sin obesidad e inyecciones mensuales de cabotegravir/rilpivirina y el 94,0% de las personas sin obesidad e inyecciones bimestrales de cabotegravir/rilpivirina.

No obstante, las personas con obesidad presentaron una mayor probabilidad de tener carga viral detectable (del 4,5% entre las personas con administración mensual y del 6,8% entre aquellas con administración bimestral) que la observada entre aquellas sin obesidad (del 1,2% y el 0,4% en los grupos con administración mensual o bimestral, respectivamente). Ello también se tradujo en la mayor probabilidad de interrupción del tratamiento por falta de eficacia observada en los grupos con obesidad.

Las concentraciones mínimas de los fármacos se mantuvieron en niveles eficaces de forma independiente del IMC. La mediana de los niveles de cabotegravir, no obstante, presentó una tendencia no significativa a ser menor en personas obesas al inicio del tratamiento.

Los investigadores hallaron que el uso de agujas de 5.08 centímetros para la inyección de cabotegravir se tradujo en mayores concentraciones mínimas del fármaco en personas obesas, lo que podría estar indicando que el uso de dichas agujas en personas con IMC superior a 30,0 Kg/m2 sería una buena recomendación para optimizar la eficacia del fármaco en estas personas.

En términos de seguridad y tolerabilidad, estas fueron buenas en todos los grupos comparados y el perfil fue similar de forma independiente al IMC.

Los resultados del presente estudio evidencian que cabotegravir/rilpivirina inyectable mensual o bimestralmente es una buena opción terapéutica de forma independiente al IMC. Para tratar de mejorar cierta mayor, aunque pequeña, probabilidad de fracaso virológico en personas obesas, el uso de agujas de 2 pulgadas sería, según lo expuesto en la presente investigación, una buena recomendación.

Fuente:POZ / Elaboración propia (gTt).

Referencia: Elliot E, Polli J, Patel P, et al. Efficacy and safety outcomes by BMI category over 48 weeks in phase 3/3b cabotegravir and rilpivirine long-acting trials. 18th European AIDS Conference, London, abstract BPD1/8.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Consultas sobre tratamientos del VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!