gTt-VIH

  1. La noticia del día

ONUSIDA aprovecha el Día Mundial del Sida para anunciar nuevos y ambiciosos objetivos para el año 2025

La agencia mundial hace un llamamiento a los países para promover una mejora de la atención del VIH con servicios centrados en las personas y especial atención a las poblaciones más vulnerables

En un contexto muy influido por la pandemia del coronavirus, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) aprovechó el pasado 1 de diciembre, Día Internacional del Sida, para hacer un llamamiento a que los países intensifiquen su respuesta frente al VIH, proponiendo nuevos y ambiciosos –pero realizables– objetivos para 2025. Los objetivos se centran en aumentar la cobertura de los servicios de atención al VIH y a la salud reproductiva y sexual, junto con la eliminación de las leyes y políticas punitivas, y la reducción del estigma y la discriminación. Estos servicios de atención deben estar centrados en las personas, especialmente las más vulnerables y las que sufren problemas de marginación (mujeres y niñas jóvenes, adolescentes, personas que ejercen el trabajo sexual, hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombre, personas transgénero o personas usuarias de drogas inyectables). ONUSIDA considera que, de cumplirse tales objetivos, el mundo volverá a estar en condiciones de poner fin al VIH como amenaza para la salud pública para 2030.

Hace seis años, la agencia mundial señaló que esa meta de 2030 se podría alcanzar si los países alcanzasen los objetivos 90-90-90 para el año 2020, es decir, que el 90% de las personas con el VIH estuviesen diagnosticadas; que el 90% de las personas diagnosticadas recibiesen tratamiento antirretroviral; y que el 90% de las personas en tratamiento tuviesen una carga viral indetectable. A pesar de que la respuesta al VIH/sida no estaba bien encaminada para cumplir dichos objetivos fijados por ONUSIDA, la rápida propagación del coronavirus ha supuesto un contratiempo adicional. De hecho, la estimación del impacto a largo plazo de la pandemia de la COVID-19 en la respuesta al VIH revela que se podrían producir entre 123.000 y 293.000 nuevas infecciones de VIH y entre 69.000 y 148.000 muertes adicionales relacionadas con el sida entre 2020 y 2022 (véase La Noticia del Día 21-05-20).

Apenas 13 países han alcanzado (o superado) los objetivos 90-90-90 para 2020, entre ellos algunos países del África subsahariana, como Botsuana y Esuatini (país conocido anteriormente como Suazilandia). ONUSIDA ha aprovechado estas experiencias positivas para convertirlas en un conjunto de objetivos para 2025 que, además de las metas tradicionales ya mencionadas, pretenden conseguir importantes cambios socioculturales.

Los nuevos objetivos de prestación de servicios de atención al VIH tienen por objeto lograr una cobertura del 95% para cada subpoblación de personas que viven con el VIH y/o que corren un mayor riesgo de adquirirlo. Al adoptar un enfoque centrado en la persona y prestar atención a los puntos conflictivos, los países estarán en mejores condiciones de controlar sus epidemias.

Los objetivos también requieren que se garantice un entorno propicio para una respuesta eficaz frente al VIH e incluyen ambiciosos objetivos de lucha frente a la discriminación, como por ejemplo lograr que menos del 10% de los países cuenten con leyes y políticas punitivas, que menos del 10% de las personas con el VIH experimenten estigma y discriminación y que menos del 10% experimenten desigualdad y violencia de género.

Si los sistemas de salud y las redes de seguridad social hubieran sido aún más fuertes, el mundo habría estado en mejores condiciones de frenar la propagación de la COVID-19 y de soportar su impacto. La actual pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2 ha demostrado que las inversiones en salud salvan vidas y que los programas de salud y atención al VIH deben financiarse plenamente, tanto en tiempos de abundancia como en tiempos de crisis económica.

A pesar de los problemas señalados, también hay que reconocer determinados aciertos y ventajas: el liderazgo, la infraestructura y las lecciones de la respuesta al VIH se están aprovechando para luchar frente a la pandemia de la COVID-19. La respuesta al VIH ha ayudado a garantizar la continuidad de los servicios ante los extraordinarios desafíos. La respuesta frente a la COVID-19 ha demostrado lo que se puede lograr si trabajan todos a una. Ningún país puede derrotar estas pandemias por sí solo. Un desafío de esta magnitud únicamente puede ser derrotado forjando la solidaridad mundial, aceptando una responsabilidad compartida y movilizando una respuesta que no deje a nadie atrás. Esto se puede hacer compartiendo la carga y trabajando juntos.

El mundo debería aprender de los errores en la respuesta al VIH a nivel global, cuando millones de personas en los países en desarrollo han muerto esperando el tratamiento antirretroviral. Incluso hoy en día, más de 12 millones de personas siguen sin tener acceso al tratamiento del VIH y 1,7 millones de personas se infectaron con el VIH en 2019 por no tener acceso a los servicios esenciales para el VIH.

Las autoridades de ONUSIDA señalan para concluir que todo el mundo tiene derecho a la salud. Así, la entidad se ha posicionado como una firme defensora de vacunar a la población frente a la COVID-19, subrayando que hay que asegurar que las prometedoras vacunas frente al coronavirus SARS-CoV-2 lleguen a toda la población, no solo a los países ricos. Asimismo, la organización hace un llamamiento a las empresas farmacéuticas para que compartan abiertamente su tecnología y conocimientos técnicos y para que hagan valer sus derechos de propiedad intelectual a fin de que se puedan producir vacunas eficaces a gran escala y con la rapidez necesaria para proteger a todo el mundo.

Fuente:POZ / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia:UNAIDS calls on countries to step up global action and proposes bold new HIV targets for 2025. Nota de prensa. Génova, 26 November 2020.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!