gTt-VIH

  1. La noticia del día

Aumentan las hospitalizaciones de hombres gais y bisexuales con el VIH por trastornos de ansiedad y del estado de ánimo

Un estudio australiano halla una asociación entre los ingresos hospitalarios por estos problemas de salud mental y un aumento del riesgo de muerte

Según los resultados de un estudio australiano publicado en la revista Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, los hombres gais y bisexuales con el VIH tienen casi diez veces más probabilidades de ser hospitalizados por trastornos de ansiedad y del estado de ánimo que los hombres de la población general. El estudio también ha hallado que los hombres gais y bisexuales con el VIH tienen de forma significativo más probabilidades de ser hospitalizados por estos trastornos que los hombres gais y bisexuales sin el VIH. La hospitalización por trastornos de ansiedad y del estado de ánimo se asoció con un aumento del riesgo de mortalidad y se pudo observar una relación entre abuso de sustancias y muerte entre los pacientes hospitalizados.

Es bien sabido que existe una elevada prevalencia de problemas de salud mental en personas con el VIH. La investigación que evalúa la prevalencia de los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo ha proporcionado resultados divergentes probablemente debido a cómo han sido evaluados estos problemas de salud mental y a las diferencias en los perfiles de riesgo de las poblaciones específicas estudiadas.

Con el fin de poder arrojar algo más de luz sobre esta cuestión, un grupo de investigadores en Sydney (Australia) diseñaron un estudio centrado en hombres gais y bisexuales, un grupo conocido por registrar un mayor riesgo de problemas de salud mental en comparación con la población general. Los investigadores examinaron la relación entre estado serológico al VIH (positivo frente a negativo) y la hospitalización por trastornos de ansiedad y del estado de ánimo. También evaluaron si el ingreso hospitalario por estos problemas de salud mental fue un factor predictor de muerte y si el riesgo fue diferente entre los hombres con el VIH y aquellos sin el VIH.

Los participantes procedían de dos cohortes reclutadas en Sydney, una formada por 557 hombres con el VIH y otra por 1.882 hombres sin el VIH. La cohorte de hombres con el VIH fue reclutada entre 1998 y 2006, mientras que la inscripción de participantes en la cohorte de hombres sin el VIH se realizó entre 2001 y 2004. Ambas cohortes incluyeron exclusivamente hombres que se identificaron como hombres gais o bisexuales. El seguimiento de los participantes llegó hasta finales de 2007.

La información sobre los ingresos hospitalarios por trastornos de ansiedad y del estado de ánimo se obtuvo de los archivos de los hospitales, los archivos clínicos sobre el VIH y de los registros de
mortalidad.

Al inicio del estudio, los participantes tenían una mediana de edad de 41 años (los seropositivos al VIH) y de 35 años (los seronegativos al VIH). Alrededor de dos terceras partes de los hombres con el VIH y tres cuartas partes de los hombres sin el VIH tenían educación universitaria. El uso de drogas ilegales fue muy frecuente: más de un 80% de los participantes de ambas cohortes declaró haber consumido los seis meses anteriores. A nivel basal, la prevalencia de trastornos psicológicos fue muchísimo más elevada entre los hombres con el VIH que en aquellos que no lo tenían (60% frente a 1%).

Entre los participantes con el VIH, un 74% estaba tomando tratamiento antirretroviral; un 45% tenía un recuento reciente de CD4 por encima de 500 células/mm y un 77% habían sido diagnosticados en una época anterior a la llegada de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA). 

Se produjeron 300 ingresos hospitalarios debidos a trastornos de ansiedad y del estado de ánimo en pacientes con el VIH y 181 hospitalizaciones en hombres sin el VIH. Se observó una proporción significativamente mayor de participantes con un ingreso hospitalario entre los hombres con el VIH que en los hombres seronegativos (n=85, 15,3% frente a n=72, 5,4%; p < 0.001).

Las tasas de hospitalización por un diagnostico primario de trastorno de ansiedad y del estado de ánimo fueron 9,7 veces más elevadas en los hombres con el VIH y 3,3 veces más elevado en las hombres sin el VIH en comparación con las tasas observadas en la población masculina adulta australiana.

Entre los factores asociados con la hospitalización se incluyeron tener el VIH; identificarse como bisexual en lugar de gay u homosexual; ser creyente; haber requerido previamente atención psicológica o psiquiátrica; y ser fumador.  Resultó llamativo observar en este estudio que los hombres que bebían pequeñas cantidades de alcohol eran menos propensos a tener un ingreso hospitalario que aquellos que no bebían.  En la cohorte de hombres con el VIH, los ingresos hospitalarios se asociaron con demencia previa; tener un diagnóstico reciente de VIH; y un recuento bajo basal de células CD4.

El análisis de mortalidad halló que entre los hombres hospitalizados por trastorno de ansiedad y del estado de ánimo se produjeron 19 muertes en la cohorte de hombres seropositivos y 4 muertes en la cohorte de seronegativos.  Tras ajustar por otros factores de riesgo, los investigadores hallaron que la hospitalización por trastorno de ansiedad y del estado de ánimo se asoció con un aumento de más de cinco veces del riesgo de mortalidad (cociente de riesgos (CR)= 5,48; intervalo de confianza del 95 (IC95%): 1,88 - 8,05). Esta asociación no difirió en función del estado serológico al VIH.

El consumo crónico de alcohol –o el fallo hepático por el uso de alcohol– fue reconocido como la causa principal de muerte en 2 pacientes con el VIH (10,5%) y en un 1 hombre sin el VIH y como la causa secundaria de muerte en 6 participantes sin el VIH (31,6%).

Los resultados de este estudio subrayan la importancia de realizar intervenciones y estrategias más efectivas para identificar y tratar el trastorno de ansiedad y del estado de ánimo en hombres gais y bisexuales, y en especial en aquellos que tienen el VIH. Según los investigadores, los resultados de este estudio apoyan realizar un análisis más en profundidad de los efectos que, de manera individual y conjunta, tienen el uso de sustancias, el deterioro neurocognitivo y el trastorno de ansiedad y del estado de ánimo sobre los resultados de salud en personas con el VIH.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Moore CL et al. Hospitalisation for anxiety and mood disorders in HIV-infected and -uninfected gay and bisexual men. J Acquir Immune Defic Syndr. 2016 Aug 1. [Epub ahead of print] DOI: 10.1097/QAI. 000000000001147.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30