gTt-VIH

  1. La noticia del día

Glasgow 2014: Excelentes resultados de un tratamiento contra el VHC de genotipo 1 en personas coinfectadas por VIH

La combinación libre de interferón probada en el estudio TURQUOISE I logra tasas de curación superiores al 90% en solo 12 semanas de tratamiento

En el marco del XII Congreso Internacional sobre Terapia Farmacológica en la infección por VIH, celebrado esta semana en Glasgow (Escocia, Reino Unido), se han presentado nuevo resultados del estudio TURQUOISE I, que evaluó la eficacia y seguridad de la combinación formada por ombitasvir, dasabuvir, paritaprevir potenciado por ritonavir (Norvir®) y ribavirina para el tratamiento de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) de genotipo 1 en personas con VIH.

En la línea de lo observado en el análisis interino presentado el pasado mes de julio en la Conferencia Internacional del Sida (véase La Noticia del Día 22/07/2014), las tasas de curación fueron claramente superiores al 90% y la combinación se mostró muy tolerable.

Un total de 63 personas fueron incluidas en el presente análisis, de las cuales 31 recibieron la combinación de fármacos durante 12 semanas y 32 lo hicieron durante 24. Veintiocho de los participantes seguían tratamientos antirretrovirales basados en atazanavir (Reyataz®) y 35 los tomaban basados en raltegravir (Isentress®).

Según un análisis por intención de tratar, el 93,5% de las personas del grupo con 12 semanas de tratamiento y el 90,6% de aquellas que fueron tratadas durante 24 semanas alcanzaron respuesta virológica sostenida a las 12 semanas de finalizar el tratamiento (RVS12, considerado sinónimo de curación).

Al analizar los resultados en función del tratamiento antirretroviral, dentro del grupo tratado durante 12 semanas, las tasas de RVS12 fueron del 93,8 y el 93,3% en los grupos con atazanavir y raltegravir, respectivamente,

De forma destacable, las tasas de RVS12 en el grupo tratado durante 24 semanas fueron del 100% con atazanavir y solo del 85% en el grupo con raltegravir. Una posible explicación de la pérdida de eficacia observada en el subgrupo tratado con raltegravir durante 24 semanas es que en dicho subgrupo se identificaron dos posibles casos de reinfección por VHC que alteraron la tasa de curación (que, de hecho, fueron dos de las 3 personas que no obtuvieron RVS12 en el subgrupo). De las otras dos personas, una experimentó rebrote virológico a las cuatro semanas de finalizar el tratamiento (en su VHC se detectaron tres mutaciones de resistencia) y la otra sufrió un rebrote virológico a las 16 semanas de tratamiento.

La persona que no alcanzó RVS12 en el grupo con raltegravir había abandonado el tratamiento, por lo que no se trató de un asunto de falta de eficacia (cuando lo hizo –décima semana de estudio- tenía carga viral del VHC indetectable).

Durante el tratamiento se observaron ciertos descensos en los niveles de CD4, aunque su porcentaje respecto a las otras células T no varió (indicando un tipo de toxicidad no específicamente asociada a los CD4, lo cual resulta positivo para tratar a personas con VIH). La carga viral se mantuvo bajo control durante el tratamiento, sin ser detectada la necesidad de una modificación del tratamiento antirretroviral.

La combinación de fármacos fue bien tolerada, sin eventos adversos que conllevaran la interrupción del tratamiento. No tuvieron lugar efectos secundarios graves.

El impacto de los eventos adversos fue similar en todos los subgrupos, independientemente del tratamiento antirretroviral concomitante o de la duración del tratamiento contra el VHC.

Los efectos secundarios más frecuentes fueron fatiga, insomnio, náuseas y dolor de cabeza. Debido a la inhibición sobre una proteína transportadora de bilirrubina producida por paritaprevir y al efecto que atazanavir también tiene a ese nivel, el 50% de las personas que tomaban los dos fármacos experimentaron incrementos de bilirrubina de grado 3. Un participante con atazanavir cambió a raltegravir por esa causa (y finalmente obtuvo RVS12).

Los resultados del presente estudio muestran que ombitasvir, dasabuvir, paritaprevir potenciado por ritonavir y ribavirina son una combinación segura y eficaz para tratar la infección crónica por VHC de genotipo 1 en personas con VIH en únicamente 12 semanas. Ello demuestra, una vez más, que los nuevos fármacos de acción directa son tan eficaces en personas coinfectadas por VIH como en aquellas monoinfectadas por el VHC.

Fuente: NATAP /Elaboración propia (gTt).

Referencia: Eron JJ, Wyles D, Trinh R, et al.  Safety and efficacy of ombitasvir – 450/r and dasabuvir and ribavirin in HCV/HIV-1 co-infected patients receiving atazanavir or raltegravir ART regiments.Journal of the International AIDS Society 2014, 17(Suppl 3):19500

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Contactos para personas con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!