gTt-VIH

  1. La noticia del día

Alto riesgo de recurrencia de lesiones anales precancerosas asociadas al VPH en hombres gais, bisexuales y otros HSH con el VIH

La anoscopia de alta resolución sería la técnica más eficaz para detectar los casos de recurrencia

Un elevado porcentaje de hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) con el VIH que fueron tratados con éxito de lesiones anales precancerosas de alto grado experimentarían la recurrencia de dichas lesiones en el plazo de los 18 meses posteriores a su curación. Estas son las conclusiones de un estudio llevado a cabo por investigadores de Barcelona que ha sido publicado en la edición online de AIDS.

Entre los factores de riesgo significativamente asociados a la recurrencia de las lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado (HSIL, en sus siglas en inglés) detectados por los investigadores en la población del estudio se encontraban tener un bajo recuento nadir de CD4, estar coinfectado por el virus de la hepatitis C (VHC) y haber tenido lesiones precancerosas de mayor tamaño.

Los hombres gais, bisexuales y otros HSH con el VIH presentan una elevada prevalencia de infección anal por cepas del virus del papiloma humano (VPH) asociadas a cáncer anal. La infección por dichas cepas de forma persistente puede llevar al desarrollo de HSIL, unas lesiones que anteceden el desarrollo de cáncer anal.

Una revisión sistemática llevada a cabo en 2012 calculó que entre el 8% y el 15% de los hombres gais, bisexuales y otros HSH con el VIH desarrollarían HSIL cada año y que dichos porcentajes se moverían entre el 3% y el 6% entre los hombres gais, bisexuales y otros HSH sin el VIH. Así, uno de cada 377 hombres gais, bisexuales y otros HSH con el VIH diagnosticado de HSIL desarrollaría cáncer anal cada año, mientras que en el caso de aquellos sin el VIH dicha proporción sería de un caso de cáncer anal por cada 4.196 diagnosticados de HSIL.

El diagnóstico y el tratamiento precoces de las HSIL son muy importantes. Sin embargo, existen evidencias científicas de que tras el tratamiento exitoso de las lesiones cierta proporción de hombres experimenta recurrencia de las HSIL. 

Para clarificar las circunstancias en las que se producen dichos casos de recurrencia, los autores del siguiente estudio observaron la evolución de 100 hombres gais, bisexuales y otros con el VIH con HSIL que habían obtenido una respuesta parcial o completa tras terapia de electrocauterización (con bisturí eléctrico) para eliminar una HSIL. En el seguimiento de los participantes se llevaron a cabo citologías anales y anoscopias de alta resolución cada entre 3 y 6 meses, con el objeto de detectar lo más rápidamente posible cualquier caso de recurrencia.

El período de estudio fue el comprendido entre 2009 y 2016. Los participantes tenían una mediana de la edad de 43 años y la mediana del tiempo tras el diagnóstico de la infección por el VIH era de algo menos de 5 años. El 84% de los hombres se encontraban en tratamiento antirretroviral. La mediana del recuento de CD4 fue de 629 células/mm3 y el 70% de los participantes tenía carga viral indetectable.

Los participantes reportaron una mediana de 100 parejas sexuales a lo largo de su vida y el 66% de ellos refirió haber padecido infecciones de transmisión sexual.

Tres cuartas partes de los participantes tenían infección anal por un tipo de VPH asociado a un alto riesgo de desarrollo de lesiones precancerosas. La mediana del número de sesiones de electrocauterización por participante fue de 3. En el 52% de los casos se obtuvo respuesta parcial y en el 48% se obtuvo respuesta completa.

Los participantes fueron seguidos durante un promedio de 17,6 meses (mediana de 13,6 meses) tras la respuesta al tratamiento. Durante este período, un total de 39 participantes experimentaron recurrencia de las lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado.
En 24 casos, la recurrencia tuvo lugar en el mismo punto donde se había producido la lesión anterior y en los 15 restantes tuvo lugar en otra zona.

En el estudio, la probabilidad de recurrencia fue del 24% a los 12 meses y del 54% a los 24 meses.
El 88% de los participantes que experimentaron recurrencia tenían infección persistente por tipos de VPH asociados a cáncer, mientras que dicho porcentaje era de solo el 51% entre aquellos que no experimentaron recurrencia (p <0,001).

Seis hombres que experimentaron recurrencia de HSIL tenían anticuerpos contra el VHC (cinco de ellos con carga viral detectable del VHC). En cambio, solo un hombre del grupo sin recurrencia de HSIL tenía anticuerpos frente al VHC (con carga viral indetectable) (p <0,014).

Tras tener en cuenta varios factores de confusión, se identificaron como factores de riesgo significativamente asociados a la recurrencia de HSIL tener un recuento nadir de CD4 inferior a 200 células/mm3 (cociente de riesgos instantáneos [HR, en sus siglas en inglés]: 2,61; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,06-6,44; p= 0,038), estar coinfectado por el VHC (HR: 2,79; IC95%: 1,04-7,53; p= 0,042) y tener HSIL de gran tamaño (HR: 8,27; IC95%: 1,10-62,02; p= 0,04). Estar infectado por dos o más tipos del virus del papiloma humano (VPH) asociados a cáncer anal, no llegó a alcanzar valores significativos como factor de riesgo de recurrencia de HSIL, pero se observó cierta tendencia (HR: 2,30; IC95%: 0,98-5,42).

La recurrencia de HSIL en el mismo punto en el que se realizó la intervención se asoció a bajos recuentos de CD4 nadir y a lesiones previas grandes. La recurrencia en puntos diferentes al inicial también se relacionó con bajos recuentos de CD4 nadir.

Por lo que respecta a las técnicas diagnósticas, las anoscopias de alta resolución detectaron el 100% de los casos de recurrencia, las citologías anales detectaron el 79% de los casos y el 21% fueron detectados por medio de biopsia.

Dadas las elevadas tasas de recurrencia, los resultados del presente estudio ponen de manifiesto la necesidad de un buen seguimiento tras la eliminación de las lesiones precancerosas en hombres gais, bisexuales y otros HSH con el VIH. La concurrencia de otros factores tales como la coinfección por el VHC, haber tenido un bajo recuento de CD4 nadir y haber sufrido lesiones anales precancerosas previas de gran tamaño potenciarían el riesgo de experimentar recurrencia de dichas lesiones. El uso de la anoscopia de alta resolución sería el método diagnóstico más eficaz para detectar la recurrencia de las lesiones anales precancerosas.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt).
Referencias: Burgos J et al. Risk factors of high-grade anal intraepithelial neoplasia recurrence in HIV-infected MSM. AIDS, online edition. DOI: 10.1097/QAD.0000000000001433 (2017).

Machalek D et al. Anal human papillomavirus infection and associated neoplastic lesions in men who have sex with men: a systematic review and meta-analysis. The Lancet Oncology 13: 487-500, 2012.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30