gTt-VIH

  1. La noticia del día

Se publica la estrategia de acceso a las vacunas frente al SARS-CoV-2 en España

A la espera de que se conozcan más detalles de la estrategia, las personas con el VIH formarían parte del quinto grupo de vacunación que incluye a personas con condiciones de riesgo

La Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), formada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, ha acordado cuál será la estrategia de vacunación frente al SARS-CoV-2, virus causante de la COVID-19 (acrónimo en inglés de enfermedad por coronavirus 2019), tras la aprobación de alguna o algunas de las vacunas actualmente en desarrollo, a medida que se vaya disponiendo de dosis.

El establecimiento de una estrategia de vacunación es esencial para maximizar los beneficios de las vacunas sobre la salud pública. Para ello, es esencial tener en cuenta en qué grupos poblacionales el agente infeccioso a vacunar es más agresivo (en el caso del SARS-CoV-2 es evidente que la edad y determinadas comorbilidades son los principales factores de riesgo) y quienes están más expuestos (profesionales sanitarios, trabajadores de cara al público en sitios cerrados, etc.) para establecer adecuadamente la priorización en el acceso a la vacunación.

La estrategia de vacunación presentada tiene en cuenta tres aspectos clave: quién debe vacunarse en primer lugar, cómo proteger a los más vulnerables y cómo lograr una distribución equitativa.  El grupo de trabajo encargado del diseño de la estrategia ha establecido un marco ético donde prevalecen los principios de igualdad y dignidad de derechos; necesidad; equidad; protección a la discapacidad y al menor; beneficio social; reciprocidad y solidaridad.

Dicho grupo también ha contemplado tres etapas de priorización, teniendo en cuenta la estimación de dosis disponibles en cada una de dichas etapas. La primera etapa abarcaría de enero a marzo de 2021, la segunda de abril hasta mayo o junio y la tercera de junio en adelante.

Dentro de la primera etapa se vacunaría a cuatro grupos de población: los residentes y personal sanitario y sociosanitario en residencias de personas mayores y con discapacidad; el personal sanitario de primera línea; otro personal sanitario y sociosanitario y grandes dependientes no institucionalizados.

Los grupos poblacionales que accederán a las vacunas en las etapas 2 y 3 irán siendo acordados en el seno del grupo de trabajo a medida que se cuente con la información relativa a la disponibilidad de las vacunas y un mayor volumen de datos de eficacia, de seguridad y salgan a la luz los primeros datos de efectividad (capacidad de la vacuna para prevenir nuevas infecciones en entornos reales, lejos de escenarios de control ideales tales como los que tienen lugar en el marco de un ensayo clínico).

De momento, para la priorización se ha distribuido a la población española en 15 grupos: personal sanitario y sociosanitario; personas residentes en centros de mayores; población general mayor de 64 años; personas con gran discapacidad; personas con condiciones de riesgo; personas que viven o trabajan en comunidades o entornos cerrados; personas pertenecientes a poblaciones vulnerables por su situación socioeconómica; personas con trabajos esenciales; personal docente; población infantil; población adolescente y joven (mayores de 16 años); población adulta; población de áreas de alta incidencia y/o situaciones de brotes; embarazadas y madres que proporcionan lactancia natural y población seropositiva a SARS-CoV-2.

La infección por el VIH se incluye dentro del quinto grupo formado por personas con condiciones previas que las hace más vulnerables o sensibles a la COVID-19. La evidencia disponible al principio de la pandemia parecía apuntar a que las personas con el VIH pudiesen tener un riesgo similar al de la población general de adquirir el SARS-CoV-2 o de que la enfermedad pudiera tener una progresión grave –en caso de contraer el coronavirus–. Sin embargo, los resultados de estudios posteriores realizados en cohortes más grandes con un mayor número de pacientes con el VIH han hallado un ligero aumento en las tasas de hospitalización y la mortalidad general en las personas coinfectadas por el VIH y la COVID-19. Este riesgo podría estar aumentado en personas con el VIH mayores y/o con comorbilidades, o en pacientes en un estado de inmunosupresión por no tomar tratamiento antirretroviral o por haber recibido un diagnóstico tardío reciente (véanse La Noticia del Día 07/09/2020 y La Noticia del Día 28/09/2020). Esta evidencia justifica que las personas con el VIH se incluyan en el grupo quinto de priorización de personas con enfermedades crónicas preexistentes de la campaña de vacunación.  

La estrategia de vacunación estará sujeta a continua adaptación en función de la información científica disponible. El Consejo Interterritorial del SNS será el órgano que apruebe formalmente las diferentes priorizaciones de cada etapa, previa discusión en la Ponencia de Vacunas y en la Comisión de Salud Pública.

Fuente: Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Ministerio de Sanidad. Estrategia de Vacunación frente a la COVID-19. Líneas Maestras. 23/11/2020.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!