gTt-VIH

  1. La noticia del día

AASDL 2017: Se relaciona la prueba del VHC con un uso reducido de opioides entre usuarios de drogas intravenosas

Un análisis retrospectivo evalúa el efecto del diagnóstico de la hepatitis C sobre el consumo de sustancias

Hacerse la prueba del virus de la hepatitis C (VHC) se asoció con un menor consumo de drogas, especialmente entre aquellas personas que dieron un diagnóstico positivo. Sin embargo incluso entre las que dieron negativo se apreció una cierta disminución en el nivel de consumo de sustancias, según los resultados de un estudio presentado en el Encuentro Anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas (AASLD, en sus siglas en inglés) que tuvo lugar recientemente en la ciudad de Washington (EE UU).

El uso indebido de opioides constituye una crisis de salud pública en muchas poblaciones. En Canadá, la provincia de Ontario tiene más de 50.000 personas dependientes de opioides que están recibiendo la terapia de sustitución basada, principalmente, en el uso de metadona y suboxone. Esta población se ve afectada en mayor grado que la población general por la infección por el virus de la hepatitis C (VHC).

El VHC se transmite con facilidad al compartir material de inyección, por lo que las personas usuarias de drogas intravenosas suelen presentar unas tasas de incidencia (nuevas infecciones) y prevalencia (total de infecciones existentes) del VHC superiores a los de la población general y, de hecho, suponen una gran proporción de las personas que viven con el VHC -y de aquellas que necesitarán tratamiento para eliminar el VHC como una amenaza para la salud pública-. Sin embargo, muchas de estas personas no se han sometido a la prueba y desconocen su estado serológico al VHC.

La prevención y el tratamiento del VHC para los usuarios de drogas activos y los que las consumieron en el pasado fue un tema clave en la conferencia, sobre todo en el contexto de las crecientes epidemias de consumo de opioides en Norteamérica y otros lugares.

Hasta la fecha, se ignora qué impacto tiene el diagnóstico de la infección por el VHC en los comportamientos de consumo de sustancias de los pacientes que están recibiendo terapia de sustitución con opioides, aunque algunos expertos consideran que el simple acto de hacerse la prueba puede tener un efecto importante en el comportamiento de riesgo.

Los programas de tratamiento de la adicción, como los que proporcionan la terapia de sustitución con opioides usando metadona y buprenorfina, ofrecen un potencial punto de entrada en la atención del VHC.

Un equipo de investigadores canadiense llevó a cabo un estudio de cohorte de tipo retrospectivo utilizando los datos de salud, toxicología urinaria e información de pruebas de cribado de anticuerpos de la infección por el VHC procedentes de una red de 47 clínicas de tratamiento de adicciones en Ontario de 2007 a 2013. Su intención era determinar el impacto del diagnóstico de la infección por el VHC sobre los comportamientos de consumo de sustancias de los pacientes que estaban recibiendo un tratamiento de sustitución con opioides.

Los investigadores identificaron 2.406 personas a las cuales se les realizó pruebas de detección de la infección por el VHC durante el periodo de estudio y que tenían resultados de pruebas de orina disponibles para monitorizar el uso de drogas.

Poco más del 60% eran hombres y la edad promedio fue de aproximadamente 40 años. Alrededor del 85% residían en ciudades y en torno a un 15% en áreas rurales. Entre los participantes analizados, un total de 527 (22%) dieron positivo en la prueba de anticuerpos del VHC.

El uso de sustancias se evaluó un año después de la prueba del VHC. Las personas que dieron positivo en la prueba de detección del VHC tuvieron un 53,1% más de probabilidades de alterar significativamente sus conductas en cuanto al uso de sustancias y de reducir su consumo de opiáceos no prescritos en comparación con los que dieron negativo, después de controlar por edad, sexo y ubicación geográfica (cociente de probabilidades ajustado [CPA]: 0,653; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,803-0,531; p <0,001).

Los pacientes que fueron diagnosticados de infección por el VHC presentaron con posterioridad una proporción significativamente menor de positivos en los exámenes de detección de drogas en la orina, incluidos los opioides no prescritos (CPA: 0,743), benzodiacepinas (CPA: 0,631) y cocaína (CPA: 0,625)

El equipo de investigadores observó la proporción de muestras de orina con resultado positivo para consumo de drogas en el año posterior a la prueba del VHC en comparación con el año anterior a la misma. Los participantes del estudio diagnosticados con VHC tuvieron una reducción estadísticamente significativa del 8,1% en el número de muestras de orina que mostraron el uso de opioides sin prescripción. Las personas que dieron negativo al VHC en la prueba tuvieron una disminución más pequeña, pero aún significativa, del 6,7%.

Después de tener en cuenta otros factores en un análisis multivariable, se concluyó que las personas que dieron positivo al VHC tuvieron un 33% más de probabilidad de disminuir el uso de opioides sin prescripción médica, en comparación con aquellas que dieron negativo al virus hepático.

Las personas que fueron diagnosticadas del VHC tuvieron también alrededor de un 50% más de probabilidades de disminuir el uso de benzodiacepinas y cocaína. La reducción del uso de estos medicamentos no inyectados podría ayudar a mejorar la retención en los programas de terapia de sustitución con opioides.

Los pacientes diagnosticados de infección por el VHC redujeron su uso de drogas sin prescripción, incluyendo las benzodiacepinas y la cocaína, al año siguiente del diagnóstico, concluyeron los investigadores.

El equipo de investigadores también indicó que la realización de pruebas a personas que usuarias de drogas intravenosas puede contribuir a reducir las consecuencias para la salud individual y disminuir la transmisión del VHC en la comunidad.

Por último, los autores también destacaron la necesidad de realizar más investigación para comprobar si el efecto de las pruebas sobre el comportamiento del consumo de drogas es extrapolable  a otras enfermedades infecciosas.

Fuente: aidsmap /Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Zangneh FH, et al. The impact of hepatitis C diagnosis on substance-use behaviors in patients engaged in opioid substitution therapy. The Liver Meeting, abstract 125, 2017.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Suscripción a los servicios informativos de gTt

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30