gTt-VIH

  1. La noticia del día

La mayoría de los casos de viruela símica se estarían dando en hombres gais con el VIH

Las personas con una infección por VIH bien controlada no tendrían más riesgo de experimentar una peor progresión de la infección por la viruela símica, pero sí parece que la eficacia de la vacuna se ve reducida

Casi cuatro meses después de comenzar el presente brote de viruela símica (también conocida como viruela del mono), es un hecho constatable que la mayor parte de personas que se han infectado fuera de las áreas endémicas son hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (GBHSH) con el VIH. Mientras que las personas con la infección por el VIH bien controlada no parecen experimentar una evolución de la viruela símica diferente a la observada en personas sin el VIH, aquellas con un mal control del VIH sí que tendrían una mayor probabilidad de presentar casos más graves de viruela símica. Otro aspecto destacable es que las vacunas frente a la viruela del mono no serían tan eficaces en personas con el VIH como en aquellas sin el VIH, por lo que las actuales políticas de fraccionamiento de dosis utilizadas en países tales como España podrían no ser una buena idea, ya que su eficacia podría ser subóptima.

A 29 de agosto de 2022 ya se habían registrado más de 17.000 casos en el presente brote de viruela símica fuera de las áreas africanas donde es endémica. Aunque cualquier persona puede adquirir la viruela símica por contacto físico cercano, los casos del presente brote parecen concentrarse en la población de hombres GBHSH, que supondrían el 97% de las infecciones.

Respecto al VIH, diversas series de casos registradas muestran que existe un elevado porcentaje de personas con el VIH entre los casos de viruela símica fuera de las zonas endémicas. En Reino Unido, hasta el 26% de los casos en que se pudo determinar el estado serológico al VIH tenían este virus. Dicho porcentaje aumentó hasta el 37% en el análisis realizado por el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés) y hasta el 41% en el registro estadounidense. Por su parte, en el estado de Georgia (EE UU), el porcentaje de personas con casos de viruela símica cuyo estado serológico al VIH era conocido y eran seropositivos al VIH llegó al 67%.

Dos análisis recientes de series internacionales de casos fijaron el porcentaje de seropositividad al VIH entre los diagnosticados por viruela símica entre el 40% y el 41%. Por otro lado, amplios porcentajes de hombres seronegativos con viruela símica –entre el 57% y el 79%, según las series de casos analizadas– se encontraban tomando la profilaxis preexposición al VIH (PrEP, en sus siglas en inglés).

A pesar de esta sobrerrepresentación, los datos disponibles indican que, en general, las personas con el VIH no presentan peores resultados clínicos con relación a la viruela símica que aquellas seronegativas. Así, investigadores de la Universidad de Londres (Reino Unido), concluyeron que la presentación clínica y la evolución de la viruela símica fueron –en personas con el VIH– similar a la observada en aquellas seronegativas. Cabe destacar que se trataba de personas con el VIH con un buen control de la infección, ya que el 96% tomaba tratamiento antirretroviral, el 95% tenía carga viral indetectable y la mediana de los niveles de CD4 era de 680 células/mm3. Un estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Cataluña, España) llegó a unas conclusiones similares, con un perfil de personas con el VIH también con un alto control de la infección.

En todo caso, los investigadores concluyeron que a medida que el brote llegue a áreas geográficas con ingresos más bajos, la probabilidad de que las personas con el VIH que adquieran la viruela símica tengan un peor control del VIH será más elevada, lo que podría conllevar cuadros más graves de viruela símica, algo que ya se observó en una investigación realizada en Nigeria, que halló que las personas con el VIH –que en dicho país suelen tener un mal acceso al tratamiento y seguimiento del VIH- tenían una viruela símica de mayor duración que la población general y con mayores tasas de mortalidad.

Con relación a las vacunas, los expertos apuntan a que las personas con el VIH y bajos niveles de CD4 podrían presentar una menor eficacia de la vacuna, un fenómeno conocido en otras vacunas. Dada la baja disponibilidad de vacunas, diversos países están optando por pautas de una sola dosis de vacuna en vez de las dos dosis aprobadas en su día por las agencias reguladoras. Además, algunos países –como es el caso de España- fraccionan las dosis para administrarlas por vía intradérmica, sacando 5 dosis de cada vial.

Los estudios existentes apuntan a que la vacuna frente a la viruela símica proporciona buenos niveles de protección a las personas con el VIH y niveles de CD4 adecuados, pero que las respuestas de anticuerpos serían menores a las observadas en la población general tras una sola dosis.

Todo ello sugiere que las personas con el VIH –especialmente aquellas con menores niveles de CD4- deberían ser priorizadas y recibir pautas de vacunación estándar para asegurar una adecuada protección.

En cuanto a los tratamientos, las guías de práctica clínica no tienen unas recomendaciones bien establecidas ante la manifiesta falta de datos clínicos que apoyen su uso. Cabe destacar que en el contexto del VIH, cidofovir, uno de los antivirales usados contra la viruela símica, presentaría fuertes interacciones con tenofovir disoproxilo fumarato (TDF, especialidad farmacéutica genérica [EFG], Viread®, en Truvada® y Atripla®) que hacen que su uso esté contraindicado. 

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Thornhill JP et al. Monkeypox virus infection in humans across 16 countries – April-June 2022. New England Journal of Medicine 387: 679-691, 2022 (open access).DOI: 10.1056/NEJMoa2207323

Tarín-Vicente EJ et al. Clinical presentation and virological assessment of confirmed human monkeypox virus cases in Spain: a prospective observational cohort study. The Lancet 400: 661-669, 2022 (open access). DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(22)01436-2

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!