gTt-VIH

  1. Actualización en Tratamientos

El gel de polialquilimida se muestra seguro y eficaz para el tratamiento de la lipoatrofia facial

Un pequeño estudio abierto ha descubierto que las inyecciones de gel de polialquilimida (Bio-Acamid) redujeron de forma segura y eficaz los síntomas visibles de la lipoatrofia facial en pacientes con VIH y mejoró la ansiedad, depresión y calidad de vida en general, de acuerdo a la declaración de los propios pacientes. El estudio, realizado en una clínica de Toronto (Canadá), fue publicado en la edición del 31 de mayo de la revista AIDS.

La lipoatrofia facial (LF), pérdida de grasa facial subcutánea, no es infrecuente en personas (especialmente hombres) que siguen una terapia antirretroviral. La lipoatrofia facial es una condición angustiante y estigmatizante que afecta a la autoestima y podría disuadir del seguimiento del tratamiento antirretroviral. Los tratamientos médicos de LF son muy limitados, siendo los más eficaces las formas de cirugía plástica que implican el uso de agentes de relleno para reemplazar la pérdida de volumen bajo la piel.

El gel de polialquilimida (PAIG, Bio-Alcamid) se ha convertido en uno de los rellenos faciales más prometedores y ampliamente empleados en el tratamiento de la lipoatrofia facial. Estudios multicéntricos han descubierto que PAIG fue extremadamente seguro y eficaz a la hora de mejorar la LF en 2.000 pacientes, hasta ahora, en todo el mundo. Dado que pocos o ningún ensayo de reparto aleatorio ha sido realizado hasta la fecha, el equipo de investigadores de la clínica Maple Leaf Medical de Toronto (Canadá), realizaron una pequeña comparación de reparto aleatorio de tratamiento PAIG inmediato frente a pospuesto.

Participantes

Entre abril y julio de 2005, se inscribieron en el estudio 31 participantes. Todos excepto uno eran de sexo masculino, casi todos eran hombres gay de raza blanca. La mediana de edad fue de 48 años, todos seguían en el momento una terapia antirretroviral y tenían una experiencia en tratamientos bastante alta, habían sido diagnosticados hacía una mediana de 16 años y tomaban antirretrovirales de algún tipo durante una mediana de doce años. Los participantes fueron evaluados empleando la escala de gravedad de lipoatrofia facial de Carruther (FLSS), determinada por tres médicos observadores y la declaración del participante. La escala FLSS va de 0 (para ausencia de lipoatrofia), 1 (para ligera) a 4 (grave). Al inicio, 23 participantes (74%) tuvieron lipoatrofia facial grave, con una puntuación mediana de 2 (ninguno tuvo una puntuación de cero al inicio).

Los participantes fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir inyecciones PAIG inmediatamente (a las semanas 0 y 6: n=16) o con posterioridad (semanas 12 y 18: n=15) y recibieron un seguimiento durante 48 semanas. La mayoría de los participantes (58%) requirió una o dos inyecciones. El resto recibió un total de 3 o 4. La mediana de volumen de PAIG inyectado a lo largo del curso del estudio fue de 16,0ml.

Semana doce: resultados comparativos

No se observaron infecciones, nódulos, necrosis ni otros eventos graves: los eventos adversos se vieron limitados a ligeras hinchazones, enrojecimientos, moratones y dolor y duraron una mediana de tres días.

Se compararon las puntuaciones de FLSS y calidad de vida a la semana doce, cuando el grupo inmediato había recibido tratamiento, pero el grupo pospuesto no. El grupo tratado mejoró en una mediana de 2 puntos en la escala de FLSS, frente a ninguna mejora en el grupo pospuesto  (p<0,0001). La calidad de vida mental (medida por MOS-HIV) fue significativamente mejor en el grupo tratado (mejora de 72 frente a 3 en una escala de 700 puntos, p=0,02), como también lo fue la ansiedad autodeclarada, medida mediante HADS (mejora de 3 frente a 1 en una escala de 21 puntos, p=0,02). Las escalas HADS, de depresión, y QOL, médica, tendieron a ser mejores en el grupo tratado, pero no fue significativo.

Semana 48: resultados finales

A la semana 48, se observaron beneficios en todos los participantes, de modo que “no hubo diferencias significativas evidentes entre los grupos en ningún criterio de medición”. La media general de las escalas FLSS fue 0 (según puntuación médica) y 1 (según puntuación del paciente) para toda la cohorte. Se observaron mejoras en todas las escalas MOS-HIV; el cambio en la salud mental fue estadísticamente significativo (valores no citados). Se observaron mejoras significativas en todos los participantes en la valoración de la depresión (3 de 21 pacientes, p=0,01) y de la ansiedad (3 de 21 puntos, p=0,001).

El grupo de investigadores reconoció limitaciones en la cohorte casi exclusivamente masculina, la falta de medidas objetivas de la grosor de la piel y la falta de seguimiento tras 48 semanas (también se reconoció que el coste del tratamiento fuera del entorno de ensayo clínico constituye un reto en la práctica). Sin embargo, el tratamiento resultó en mejoras mesurables de calidad de vida, ansiedad y depresión frente a aquellos que no recibieron el tratamiento. Los autores afirman que el gel de polialquilimida “constituye una opción de tratamiento correctivo segura y eficaz para la lipoatrofia facial relacionada con el VIH, resultando en importantes mejoras clínicas en la apariencia física del paciente, QoL, ansiedad y depresión”.

Referencia: Loutfy M et al. Immediate versus delayed polyalkylimide gel injections to correct facial lipoatrophy in HIV-positive patients. AIDS 21: 1147-1155, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

 

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!