gTt-VIH

  1. Actualización en Tratamientos

Se duplican los nuevos diagnósticos en mayores de 50 años en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte

Casi la mitad de las personas con VIH de edad avanzada presentan un diagnóstico tardío, según un estudio publicado en la edición del 24 de agosto de la revista AIDS.

El estudio se llevó a cabo a partir de datos recopilados entre los años 2000 y 2007 en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Los investigadores consideraron como ‘edad avanzada’ a partir de 50 años en adelante. El número de adultos con VIH dentro de dicha franja de edad se triplicó en los países evaluados, mientras que el número de nuevos diagnósticos se duplicó. Además, casi la mitad de los adultos de edad avanzada que fueron diagnosticados adquirieron la infección con una edad superior a los 50 años.

“Los adultos de 50 años o más representan un número significativo de pacientes con VIH en los países desarrollados; es importante que en los estudios a nivel global y nacional se incluyan grupos de edad avanzada”, afirmaron los autores.

Otro estudio publicado en HIV Medicine evidenció que la proporción de nuevos diagnósticos de infección por VIH en adultos de edad avanzada en Europa variaba en función de las distintas áreas geográficas. En dicho estudio también se destacó la carga que puede suponer el hecho de vivir con VIH en personas mayores.

El VIH en adultos de edad avanzada de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte

Entre los años 1997 y 2007 se triplicó el número de personas con VIH en el Reino Unido. Durante ese mismo período, también se observó un marcado incremento en el número de adultos de edad avanzada que vivían con el virus.

Sin embargo, no está claro si este incremento es debido a que las personas con VIH viven más gracias a la terapia antirretroviral o a un aumento en los nuevos diagnósticos dentro de este grupo de edad.

Para comprender de manera adecuada este tema, un equipo de investigadores de la Agencia para la Protección de la Salud analizó los datos epidemiológicos correspondientes al período comprendido entre los años 2000 y 2007.

Dichos datos evidenciaron que los adultos de 50 años o más significaron el 8% de los nuevos diagnósticos en el período 2000-2007.

No obstante, se apreció un incremento entre el 8% de nuevos diagnósticos en el año 2000 y el 9% en el año 2007. Además, el número absoluto de pacientes mayores recién diagnosticados de VIH fue más del doble en el año 2007 (710 casos) respecto al año 2000 (299 casos). La mediana de edad en el momento del diagnóstico fue de 55 años. Casi tres cuartas partes de los nuevos diagnósticos en el grupo de edad avanzada se produjo en personas con edades comprendidas entre los 50 y los 59 años.

Los hombres gays y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) supusieron el 40% de los diagnósticos entre mayores de 50 años. Un tercio correspondió a hombres heterosexuales y el 25% restante a mujeres heterosexuales.

Casi todos los varones homosexuales de edad avanzada eran de etnia blanca (94%). En comparación con los hombres jóvenes heterosexuales diagnosticados de infección por VIH, los pacientes mayores fueron con mayor frecuencia de etnia blanca (14% y 25%, respectivamente) y también fueron más propensos a declarar que la región en la que creían haber adquirido el virus era Asia (6% y 18%, de forma respectiva). Las mujeres de edad avanzada diagnosticadas tendieron más a ser de etnia blanca que las de edad inferior a 50 años (21% y 9%, respectivamente).

Un total de 8.255 personas mayores accedieron a servicios médicos especializados entre los años 2000 y 2007. Estas personas representaron el 16% de todas aquéllas con VIH atendidas en ese período.

En el período 2000-2007, el 20% de los adultos de edad avanzada recibieron un diagnóstico de sida. La mayoría de dichos diagnósticos se produjeron en los tres meses posteriores al diagnóstico de infección por VIH. Durante el mismo período, sólo el 10% de los pacientes jóvenes fueron diagnosticados de sida y, al igual que en el caso de los de edad avanzada, el 90% de los diagnósticos tuvo lugar poco después del diagnóstico inicial.

Los investigadores definieron un diagnóstico tardío como un recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3 en el momento de ser diagnosticados. Los pacientes mayores presentaron una probabilidad superior a la de personas más jóvenes de tener un recuento de CD4 por debajo de estos niveles al recibir el diagnóstico (48% y 33%, respectivamente; p <0,001).

Un total de 538 personas de edad avanzada (13%) murieron entre los años 2000 y 2007. Los pacientes mayores diagnosticados con un recuento de CD4 por debajo de 200 células/mm3 mostraron una probabilidad de morir 14 veces superior a la de los pacientes más jóvenes con un recuento de CD4 inferior a dicho umbral en el momento del diagnóstico (14% y 1%, de forma respectiva; p <0,001).

Además, los pacientes de edad avanzada con diagnóstico tardío tuvieron una probabilidad de morir dentro del primer año posterior al diagnóstico dos veces y media superior a la de pacientes más jóvenes diagnosticados con un recuento de CD4 por debajo de 200 células/mm3.

La tasa de mortalidad total entre los pacientes mayores fue de 25 por cada 1.000 persona-años. En cambio, la tasa de mortalidad en pacientes más jóvenes fue de 12 por cada 1.000 persona-años.

Al tener en cuenta los recuentos de CD4 en el momento del diagnóstico, los investigadores calcularon que el 48% de los pacientes mayores fueron infectados cuando tenían 50 años o más. La proporción de pacientes infectados por VIH con edad avanzada permaneció estable durante el período de estudio.

Tres cuartas partes de las personas mayores de 50 años en el momento de la infección eran hombres y el 54% eran hombres gays.

El VIH en adultos europeos de edad avanzada

En otro estudio, los investigadores utilizaron datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para calcular la proporción de nuevos diagnósticos de infección por VIH en pacientes mayores de Europa oriental, central y occidental.

Su análisis evidenció que, en el año 2007, el 13% de los nuevos diagnósticos en Europa occidental correspondían a pacientes de 50 años o más de edad. Los porcentajes en Europa central y oriental fueron del 10% y del 3%, respectivamente.

El equipo de investigadores también destacó algunas de las implicaciones que el diagnóstico de infección por VIH tiene en pacientes de edad avanzada:

  • Estigma relacionado tanto con el VIH como con la edad.
  • La existencia de una sinergia entre la infección por VIH y las enfermedades asociadas al envejecimiento.
  • La falta de programas de prevención dirigidos a esta población.

Referencias: Smith RD, et al. HIV transmission and high rates of late diagnoses among adults aged 50 years and over. AIDS. 2010; 24: 2.109-2.115.

Lazarus JV, et al. HIV and people over 50 years old in Europe. HIV Medicine. 2010; 11: 479-481.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30