gTt-VIH

  1. Actualización en Tratamientos

Grandes descensos en la prevalencia de resistencias a inhibidores de la proteasa y a tres familias de fármacos

Según un estudio presentado en la 51 Conferencia Interciencias sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia [ICAAC, en sus siglas en inglés] celebrada en Chicago (EE UU), la prevalencia de VIH resistente a inhibidores de la proteasa disminuyó de forma destacada entre los años 2003 y 2010.

Investigadores de Monogram Biosciences analizaron el perfil de casi 70.000 muestras sanguíneas almacenadas con resistencia, al menos, a un antirretroviral. Durante los siete años de estudio, el porcentaje de muestras con resistencia a un inhibidor de la proteasa se redujo a la mitad.

Un marcado descenso fue también observado en la proporción de muestras con resistencia a las tres principales familias de antirretrovirales.

El VIH puede desarrollar resistencia a los fármacos usados en la terapia antirretroviral.

Las primeras generaciones de fármacos anti-VIH tenían una barrera genética baja con relación a las resistencias, demandando unos niveles de adhesión extremadamente elevados a los pacientes. Este era el caso, sobre todo, de los inhibidores de la proteasa no potenciados, algunos de los cuales debían ser tomados dos o tres veces al día con complicadas restricciones de comida y bebida.

Sin embargo, desde el año 2000 han tenido lugar mejoras significativas en el tratamiento de la infección por VIH, entre las cuales destaca la adopción casi universal de la potenciación de los inhibidores de la proteasa con ritonavir. Estos fármacos presentan un potente efecto anti-VIH. Incluso en el caso de que fracasen en el objetivo de alcanzar una supresión virológica, este hecho raramente implica la aparición de virus resistentes.

Fármacos más eficaces de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN) y de la de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN) han sido desarrollados, del mismo modo que familias de antirretrovirales completamente nuevas, como los inhibidores de la entrada o los inhibidores de la integrasa. Ello ha facilitado que el objetivo actual de la terapia antirretroviral sea alcanzar una carga viral indetectable, con independencia del historial terapéutico del paciente o de su perfil de resistencias.

Las pruebas de resistencia son un componente esencial en el tratamiento de la infección por VIH y son utilizadas para guiar la selección de los antirretrovirales de entre los que están disponibles. Investigadores de Monogram Biosciences pretendían comprobar si la prevalencia de virus resistentes a cualquier inhibidor de la proteasa, ITIN o ITINN había cambiado durante los últimos años. Asimismo, intentaron establecer tendencias relativas a la prevalencia de la resistencia a una, dos o tres familias de antirretrovirales.

Un total de 68.587 muestras, enviadas a los laboratorios entre los años 2003 y 2010 para la realización de pruebas de resistencia, fueron analizadas.

En el 2003, el 52% de las muestras presentaba resistencia detectable a un inhibidor de la proteasa. No obstante, el porcentaje cayó hasta un 26% en el año 2010 (p <0,05).

“Una fuerte tendencia a la disminución de la prevalencia de la resistencia a los inhibidores de la proteasa fue observada en la base de datos entre 2003 y 2010”, afirmaron los investigadores.

La prevalencia de la resistencia a los ITIN también descendió de un 77% a un 70% (p <0,05); por otra parte, se advirtió una caída en la proporción de muestras con evidencias de resistencia a ITINN (de un 70% a un 61%; p <0,05).

Además, de igual forma se apreció un descenso significativo en la proporción de muestras con resistencias a tres familias de fármacos. La prevalencia disminuyó desde un 29% en el año 2003 hasta un 11% en el 2010 (p <0,05). La prevalencia de la resistencia a dos familias de fármacos también descendió de un 40% a un 35%. Estas disminuciones tuvieron lugar junto a un incremento en la proporción de muestras con resistencia a una familia de fármacos (del 31% al 54%; p <0,05).

El perfil de resistencias de muestras con resistencia a dos familias de fármacos fue examinado más en detalle.

En el año 2003, se detectó resistencia a ITIN e ITINN en el 54% de las muestras, el 37% presentaba resistencia a inhibidores de la proteasa y a ITIN, y el 9%, a ITINN y a inhibidores de la proteasa.

En el año 2010, sin embargo, el perfil de las muestras resistentes a dos familias de fármacos había cambiado significativamente. Resistencias a ITIN e ITINN eran evidentes en el 70% de las muestras, resistencias a inhibidores de la proteasa y a ITIN en el 24%, y la resistencia a inhibidores de la proteasa y a ITINN se observó en el 7% de los casos.

Los investigadores creen que sus resultados “pueden tener implicaciones importantes en lo que se refiere a la selección [de antirretrovirales], el diseño de ensayos clínicos y el desarrollo de fármacos”.

Referencia: Paquet AC, et al. Significant reductions in the prevalence of protease inhibitor and 3-class resistance: recent trends in a large HIV-1 protease/reverse transcriptase database. 51st Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy, abstract H2-800, Chicago, 2011. (Clickhere for the abstract.)

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Suscripción a los servicios informativos de gTt

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30