gTt-VIH

Enviar por email

DePara
*


*


Artículo de gTt-VIH

Texto del mensaje

La mediación entre pares mejora el acceso a la atención de la hepatitis C entre personas sin hogar y usuarias de drogas

Reduce el riesgo de pérdidas en el seguimiento, uno de los principales problemas para que estas personas logren curarse

La iniciativa de apoyo entre pares se asoció con un alto nivel de acceso a la atención de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) entre personas sin hogar y las usuarias de drogas inyectables (UDI) en Londres (Reino Unido). Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por un equipo de investigadores británicos del estudio HepCare Europe publicado en la revista Journal of Antimicrobial Chemotherapy.

La sección de Londres del estudio HepCare Europe analizó los métodos de cribado del virus de la hepatitis C (VHC) para mejorar la derivación a la atención médica de las personas diagnosticadas de infección por el virus hepático. Se estudió el impacto de la iniciativa, dirigida por especialistas, sobre los grupos de población vulnerable, incluidas las personas sin hogar y las personas UDI, llevándose a cabo un trabajo de divulgación que incluyó el apoyo entre pares.

Este estudio forma parte de un proyecto más amplio financiado a través de una subvención de la Comisión Europea para investigar modelos de atención que puedan vincular la atención primaria, secundaria y comunitaria y los servicios de atención a poblaciones en riesgo de adquirir el virus de la hepatitis C. Se centró en ofrecer atención a personas con antecedentes de consumo de drogas inyectables que pudieran estar sin hogar o que se hubieran quedado recientemente sin techo en la capital británica. Estos grupos vulnerables tienen una alta prevalencia de infección por el VHC, pero es posible que no hayan sido examinados o que estén desconectados de la atención médica (véase La Noticia del Día 31-01-20 ).

En el estudio se ofreció la prueba de la hepatitis C a estas personas a través de una organización de apoyo entre pares para personas sin hogar (Groundswell). Un grupo de consejeros de pares fueron sensibilizados y preparados en el conocimiento de la hepatitis C, la prueba del VHC y la elastografía transitoria (Fibroscan®), que analiza el daño producido en el hígado. Estos consejeros trabajaron con enfermeras especializadas hasta que estuvieron listos para trabajar por su cuenta. Los consejeros de pares llevaron a cabo actividades de divulgación en sitios seleccionados por el servicio de salud móvil Find & Treat, con sede en el Hospital University College de Londres. Dieron a conocer el programa de cribado del VHC y acompañaron a las personas diagnosticadas de hepatitis C a las citas clínicas.

Los miembros del equipo clínico de Find & Treat seleccionaron a las personas para que se realizaran la prueba de anticuerpos del VHC. A las personas que dieron positivo se les ofreció realizar una prueba de ARN del VHC confirmatoria de infección crónica. Los resultados estuvieron disponibles siete días después. La iniciativa dirigida por trabajadores entre pares también proporcionó a los usuarios del servicio dinero para cubrir los gastos de desplazamiento a las citas médicas, se les dio comida y bebida mientras esperaban en las citas y un crédito de recarga de teléfono móvil para garantizar que pudieran mantenerse en contacto con el trabajador de apoyo entre pares.

Un total de 461 personas atendidas en Londres entre los años 2016 y 2018 fueron incluidas en el estudio. Más de la mitad eran personas que se encontraban recientemente sin hogar (59%), el 78% eran hombres y la edad promedio era de 45 años. Más de la mitad tenían historial de un resultado positivo en una prueba de anticuerpos del VHC realizada en el pasado, pero se habían desconectado de la atención. El 92% de los participantes tenía historial de uso de drogas inyectables, el 33% se inyectaban drogas en el momento de participar en el estudio y el 73% recibían terapia de sustitución con opioides.

Una alta proporción de las personas que se examinaron presentaban infección crónica por el VHC (el 42%) y un 89% de ellas se derivaron a la atención especializada (el resto se perdieron en el seguimiento o ya se encontraban en la atención). Poco más de la mitad de los usuarios con infección crónica por el VHC (104, el 52%) acudieron a un mínimo de dos citas médicas, realizaron pruebas de Fibroscan® y analíticas sanguíneas para determinar el grado de fibrosis hepática.

Las personas que habían dormido en la calle o que habían vivido en un albergue para personas sin hogar en el año anterior a la inclusión en el estudio tenían significativamente menos probabilidades de completar la evaluación para recibir el tratamiento del VHC y ser aprobados para empezar a recibirlo (cociente de probabilidades [CP]: 0,53), al igual que las personas que se inyectaban crack/cocaína (CP: 0,49).

Ochenta y nueve de las 104 personas que completaron la evaluación para recibir el tratamiento del VHC lo iniciaron, y para cuando los resultados del estudio se enviaron para su publicación, un total de 63 habían completado el tratamiento y 13 todavía lo estaban tomando. Los investigadores indican que esto supone que el 36% de los usuarios identificados con infección crónica por el VHC llegaron a tomar el tratamiento . Trece de las 89 personas que comenzaron el tratamiento no lo completaron: 4 fallecieron, 5 interrumpieron el tratamiento por razones médicas o sociales, 3 lo abandonaron y en 2 personas el tratamiento no logró curar la hepatitis C.

Los investigadores señalan que, a pesar del apoyo entre pares, la tasa de pérdida durante el seguimiento de estas personas fue alta. Casi la mitad de las personas diagnosticadas de infección crónica por el VHC no alcanzaron la etapa de inicio del tratamiento y 43 personas se perdieron entre el acceso inicial a los servicios y la finalización de la evaluación del tratamiento. Los trabajadores de apoyo entre pares continúan trabajando para atender a las personas con infección crónica por el VHC a través de visitas a albergues para personas sin hogar y se están realizando más investigaciones para comprender las razones por las cuales las personas eligen no participar en los servicios de tratamiento de la hepatitis C.

El alto número de personas identificadas con hepatitis C sugiere que todavía hay un amplio grupo de personas que están desconectadas de los servicios de tratamiento. Este grupo de 'positivos conocidos' subraya la necesidad de un enfoque para la gestión de casos mejorado que se adapte mejor a las complejas necesidades sociales de las personas, concluyen los autores del estudio. Es evidente, por otra parte, la importancia de los trabajadores de apoyo entre pares para ayudar a las personas sin hogar y a las usuarias de drogas a derribar las barreras a la atención médica , contribuyendo junto a los profesionales de la salud a la disposición de los usuarios para recibir el tratamiento.

Fuente: Infohep / Elaboración propia (gTt-VIH ).
Referencia: Surey J et al. From peer-based to peer-led: redefining the role of peers across the hepatitis C care pathway: HepCare Europe. Journal of Antimicrobial Chemotherapy 74, supplement 5: v17-v23, 2019. Doi:10.1093/jac/dkz452

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





¿Se puede tratar la lipodistrofia en la cara? ¿Lo cubre la Seguridad Social?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!