gTt-VIH

  1. Historias personales

Tener el VIH no mata, no saberlo sí

Hoy hace un año exactamente fui diagnosticado del VIH y llevo 11 meses en tratamiento. Lloré mucho, obvio, es mi mayor secreto, nadie lo sabe, me siento orgulloso de tener 23 años y tener la fuerza y coraje de llevar ese secreto conmigo.

Siempre me cuidé, siempre, pero se rompió el condón y no me di cuenta. Él era un hombre de bien, deportista conocido, nunca lo hubiera imaginado.

A los 15 días exactos tuve síntomas. Dentro de mí sabía que algo había cambiado. Tuve una pesadilla en que un árbol crecía dentro de mí y rompía todo y me despertó de la cama, con fiebre y fuerte dolor de panza.

Me levanté y fui al sanatorio, donde me internaron por deshidratación. A las horas una médica me dijo: "tenés que ser fuerte, tu examen de VIH dio positivo" y me abrazó. Rompí en llanto como un niño, pensé en mi mamá (no sé por qué pensamos en ellas primero, como que decepcionamos a lo más querido), pensé en el chico que gustaba de mí y en qué pensarían los otros.

Me internaron por tres días, más que nada para recibir contención. La muerte pasó a ser un pensamiento casual y, obviamente, las imágenes del sida de los 80 eran constantes en mi cabeza, con una canción de Queen, la escena era sumamente dramática, como una serie de Netflix.
Pero comencé a tomar la medicación, primero unas pastillas alemanas, y norteamericanas que me ponían amarillo, me mareaban y me hacían caer el pelo. Luego unas argentinas que son geniales, cero efectos secundarios.

Ahora soy indetectable, me puse todas las vacunas y anoche, después de un año, tuve un encuentro sexual, salgo de fiesta, me veo bien. La vida sigue, gracias a los avances de la ciencia, gracias a los gais que en su momento lucharon por la medicina, la cual avanza, pronto tendremos tratamiento con vacunas.

Sé fuerte, valiente, convierte en un guerrero. En mi caso mantenerlo en secreto me hace fuerte.

Disfrutemos y honremos la vida, por vos, en memoria de esos que lucharon por nosotros, y también por los tuyos. La vida sigue. Tener el VIH no mata, no saberlo sí.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Me encanta ! Tenemos la misma edad y el mismo tiempo con el diagnóstico y también estoy súper bien y feliz de sólo saberlo yo saludos desde Mexico

responder 18 Noviembre, 2019 – 7:47am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Por favor me pasarías tu número? Me gustaria preguntarte unas inquietudes.

responder 17 Noviembre, 2019 – 6:34pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Eso!!! Un valiente. Sigue así. Ánimos.

responder 6 Noviembre, 2019 – 9:10pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

VIH, embarazo y salud materna. Guía básica para mujeres que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30