gTt-VIH

  1. Historias personales

Saqué lo mejor de esta experiencia e intenté cambiar todo lo malo

Bueno, me llamo Camilo, tengo 27 años y soy de Medellín (Colombia). Hace un año fui diagnosticado del VIH cuando vivía en la ciudad Cali-Valle. Estaba en un momento de mi vida donde todo no podía estar mejor: tenía el trabajo de mis sueños, mis ingresos eran los mejores y por fin había llegado el chico que se acomodaba a mi perfil. Todo andaba muy bien... menos mi salud.

Lo digo porque meses antes de mi diagnostico empecé a sentir y a ver cosas extrañas en mi vida cotidiana. Los dolores de cabeza, los brotes constantes en mi cuerpo (granos), las gripes y cambios de ánimo… me hicieron notar que algo no andaba bien.

Entonces decidí ir a un laboratorio y hacerme un examen del VIH. Ustedes se preguntarán que por qué del VIH. Pues en mi caso llevaba un vida llena de excesos (drogas, fiestas, contactos sexuales con personas desconocidas) a lo que se sumaba que para nadie es un secreto que las personas de la población LGTBI somos más vulnerables a la infección.

Bueno, recuerdo ese día como si fuera hoy, los miles de pensamientos que se cruzaban por mi cabeza junto con el miedo y como cosa rara los temas amarillistas de Internet me dieron más susto. Casi no dormí.

Al día siguiente pasé al laboratorio a recoger el resultado de mi examen. Cuando llegué y vi la cara de aquella anciana ya presentía el resultado. Es como si esa cara, sin necesidad de hablar, me diera el resultado positivo. Ella simplemente me dijo: “firme aquí” y por su falta de profesionalismo no tenía palabras para decirme que había algo inconsistente en el resultado y que parecía que fuera positivo, que necesitaba un examen de confirmación, el cual ellos por ley no lo podían realizar, por lo que debía dirigirme a mi EPS (la cual descarte por miedo a mi trabajo y a la falta de conocimiento sobre el tema) o a la Cruz Roja. Opté por la Cruz Roja.

Ahora... recuerdan el chico Ronaldo (Breve historia: apenas a sus 18 años de edad una persona muy madura, centrada y estudia Ingeniería Química y con unas ganas de amar que se le veían en sus ojos yo era el chico de sus sueños y él, el mío. Yo, aquel que se robó y destrozó su corazón y el mío). Él sabía que me iba hacer el examen y fue mi hombro al saber sobre mi resultado. Me acompañó a la Cruz Roja. Yo pagué la urgencia ya que para mí era importante confirmar el resultado lo antes posible puesto que había tenido contacto sexual sin protección con él en varias ocasiones.

Después de dos exámenes y una larga hora de espera fue mi llamado. Aquella psicóloga me dio mi resultado: “reactivo”. Ronaldo siempre estuvo ahí, sin miedo alguno y su apoyo constante. Fuimos a la EPS a hacer todo el consabido proceso para averiguar cuál era mi estado de salud.

Después de esto veía cómo se me destruía la vida a pedazos. Y digo “pedazos” porque realmente así fue. Renuncié a mi trabajo, decidí viajar con Ronaldo a mi ciudad natal, Medellín, por unos días (Él estaba feliz, pues era su primera salida de Cali y precisamente a la ciudad de sus sueños "Medellín" y yo feliz de que él me acompañara). Para mí era importante ver a mi familia, sentía que los había decepcionado. También pensaba que todo el mundo sabía sobre mi resultado (era paranoia).
Aquel chico siempre estaba a mi lado dándome aliento. A pesar de su edad, él estaba más informado que yo en cuanto al tema.

Fue un golpe duro mirar a mi madre y padre a los ojos, era imposible evitar que me brotaran lágrimas de los ojos. Mamá solo preguntaba: "¿qué te pasa?". Y yo le respondía: “Nada mamá”. "¿Estás enfermo?" (Era como si lo supiera). A eso yo no era capaz de responderle nada, solo agachaba la cabeza y en ocasiones miraba a Ronaldo. Sabía que no era el momento para decirlo pues tenía un hermano que estaba en recuperación de una cirugía y esta recuperación duraría un año y no quería ser un peso más para ellos.

Ronaldo regresó a Cali antes que yo. Necesitaba que él se hiciera los exámenes porque esa era otra cruz que yo estaba cargando, tenía miedo de haberle transmitido el virus. Yo necesitaba recapacitar y pensar un poco más con cabeza fría. Necesitaba estar solo pues ya estaba viendo la situación en mi casa, que no estaba nada fácil y yo sin empleo, pero al fin aclare mis puntos y regresé a la ciudad de Cali con todo muy claro.

Tomé la decisión de regresar a mi ciudad y tenía dos opciones:

1.- Si Ronaldo también tenía el VIH, asumirlo como si fuera mío y acompañarlo en el proceso y llevarlo conmigo a Medellín, pero para eso teníamos que esperar tres meses después del primer resultado (que había salido negativo).
2.- En el caso de que su resultado fuera “NO REACTIVO” a los tres meses, hablar con él y decirle que yo viajaría primero mientras yo me radicaba bien de nuevo en la ciudad y después mandaría por él, lo cual era MENTIRA: no quería amargarle su vida haciéndole quedar al lado de alguien que tiene VIH, aunque él insistía en que no le importaba. Era inocente, pero un excelente ser.

Y así fue, viajé a Medellín y me hospedé donde mi hermano mayor. Ahí empecé mi tratamiento con los antirretrovirales, pero los tomaba a escondidas. No quería que nadie me tuviera miedo pues vivía con la esposa de él y mi sobrino y, al igual que yo, supuse que tendrían miedo por falta de conocimiento.  No me quedé en casa de mamá porque sentía que era un peso más.

Mientras llegaba el bendito resultado de Ronaldo, seguíamos en contacto, hablábamos todos los días, nos hacíamos videollamadas, reíamos y también era mi paño de lágrimas. Hasta que llegó él BENDITO resultado y, gracias a Dios, fue “negativo” y dejé de cargar esa cruz.

Entonces empezaba la segunda parte de mis planes: alejarme de él. No era justo que yo agarrara sus alas a mi lado. Al contrario, quería que volara como un águila, libre, sin ataduras. Apenas era un niño y no quería que su rumbo fuera a mi lado. Aunque por dentro yo estuviera destrozado y se llevaría con él otro pedazo de mi vida, aquel chico que tantos años esperé.

Ahora no sabía qué hacer ni para dónde coger, no sé qué era más fuerte, si los dolores de cabeza que me daban antes del diagnóstico o este sin sabor de no saber qué hacer con mi vida. Estaba solo y nadie sabía sobre mi diagnóstico y no sabía a quién acudir, busqué y busqué.

Quería perderme y por fin encontré a alguien, una amiga de mi infancia, Cristina, que sin saber me dio su mano. Vivía en la ciudad de Barranquilla-Atlántico, ni porque ella supiera que quería estar lejos de todo donde nadie supiera de mi vida y mejor aún cerca del mar, aquel que me ayudó a centrarme, recapacitar y darme cuenta de que mi vida seguía como si nada, que simplemente era un diagnóstico y una pastilla que hacía que mi vida fuera como la de cualquier otra persona.

Conseguí un empleo, algo que ayudó a estabilizarme, pero ¿recuerdan que les hablé de mi vida de excesos? (Rumba, licor y drogas). Aquí llega de nuevo otra prueba más de la vida, pues Cris y su hermano no llevaban la mejor vida, lo que para mí era una prueba muy grande pues yo siempre seguía consumiendo marihuana aquella que afectaba los efectos secundarios de los antirretrovirales (pesadillas, sudoración y algunas alucinaciones que controlaba).

Sin embargo, no solo era eso, también ellos consumían diariamente cocaína y pues no fui tan fuerte. Mi peso y soledad me hicieron caer un día y consumí hasta el punto de tener una sobredosis de cocaína. Sentí morirme, no tenía el control de mi cuerpo… no se lo deseo a nadie. Sumándole a eso la mala alimentación que llevaba, sabía que no iba bien, tenía que hacer algo pues si no me alimentaba bien y tomaba el medicamento estaba afectando mi hígado y mi vida se iba a deteriorar cada vez más. Pero no hay mal que por bien no venga, esa sobredosis ayudó a que recapacitara.

Tenía que hacer algo definitivamente y decidí llamar a mamá (aún salen lágrimas de mis ojos al recordar este momento). No sabía por dónde empezar, ni qué palabras utilizar para no asustarla. Para mí era muy duro que a mis 27 años, después de ser independiente, de llevar 10 años de mi vida sobreviviendo solo tener que pedirle ayuda y decirle que necesitaba de ella y más que nunca fuimos una familia unida. Pero sabía que era lo único que tenía en ese momento y que tenía que tomar las riendas del asunto inmediatamente, no podía dejar pasar un día más y todo por culpa de mi mala vida.

Había algo a favor: mi carga viral estaba en 96, ya casi lograba mi indetectabilidad. Esto fue en septiembre del año 2017 y empecé a decirle que en marzo de 2017 me habían diagnosticado el VIH y que todo ese tiempo me había callado por motivos evidentes y más que todo no quería sumarle un peso más a la familia, que no se preocupara que estaba muy bien de salud y que estaba recibiendo mi tratamiento pero que por favor necesitaba que me sacara de ese infierno donde estaba viviendo. Yo lloraba como si fuera un niño de 5 años. Le dije que no quería retroceder y que necesitaba de su ayuda.

Y así fue, me apoyó y todo se me dio. Renuncié al trabajo, pero por mi desempeño fui trasladado a mi ciudad Medellín por recomendación del jefe de Barranquilla.

Hoy en día ya saben mi diagnostico las personas más importantes de mi familia como mi papá, mamá y hermanos. También les cuento que llegó alguien a mi vida hace 5 meses, que sabe de mi diagnóstico y me apoya. Ahora sí voy al grano después de esta historia tan larga.

Saquen sus propias conclusiones yo les daré las mías:

Si están recién diagnosticados y están leyendo esto, no dejen que sus vidas se caigan por un precipicio como le pasó a la mía. Confíen en sus familiares, ellos siempre van a estar ahí pase lo que pase.

Siempre sean sinceros con las personas que conocen, no tengan miedo, nosotros podemos tener un sentimiento más puro y real que cualquier persona que no tenga el VIH. Cada quien decide si quiere quedar a naufragar en este barco lleno de amor que tenemos por llevar y, si no, ellos son los que pierden un ser como nosotros. Somos personas maduras y debemos aceptarlo. Tarde o temprano llegara alguien para quedarse.

Tomen su tratamiento, ser indetectable ayuda a llevar sus vidas de forma normal. Aparte cuidan su vida y la de los demás y viven tranquilos.

No crean que aquí terminan sus vidas ¡¡¡no!!! Al contrario, en mi caso es un nuevo renacer, un nuevo cumpleaños. Yo volví a nacer el 23 de marzo de 2017 porque gracias al VIH me di cuenta de que no llevaba una buena vida. Expriman lo mejor de esta experiencia y cambien todo lo malo.

Recuerden, ¡no están solos! Somos muchos.

Atentamente: Camilo, 28 de marzo de 2018. Aquí estoy de pie.

PS: Disculpen la redacción y la ortografía. Soy muy malo en esto, pero sé que a muchos les va a servir.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Me diagnosticaron VIH hace unos días fui al médico pero todavía no empezamos los análisis necesarios. Mañana tengo que volver. Lo que me intriga mucho son los EFECTOS COLATERALES de la medicación y si voy a estar más predispuesto a enfermedades por tener menos defensas. No sé si me explique bien. No sé todavía cómo hablarlo y cómo me sentiré cuando empiece el tratamiento. Y cual será mi calidad de vida.

responder 9 Abril, 2018 – 1:41am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Camilo (no verificado)

Amigo espero estés bien, en cuanto a los efectos de los medicamentos no son mayor cosa y todo depende del organismo en mi caso son solo mareos, sudoraciones nocturnas y algo de sueños pesados, pero solo es mientras el cuerpo se acostumbra a los anti-retrovirales es más a veces me los tomo y es como si no pasara nada; en cuanto a lo de las defensas pues vas a ser una persona casi con las mismas defensas que otra que no tiene VIH puesto que el tratamiento es para esto trabaja sobre el sistema inmunológico del cuerpo ayudandole a tener sus defensas bien, pero si debes de cuidarte con el uso del preservativo por que estas tomando tratamiento para VIH mas no para otras enfermedades ( Sífilis, gonorrea hepatitisetc..) y estas podrían complicar las cosas. Saludos desde Medellin Camilo

responder 24 Mayo, 2018 – 5:17pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Lunatiko (no verificado)

Mucho ánimo. Si tienes dudas puedes preguntar al personal de esta misma página: http://gtt-vih.org/consultanos/consultas_sobre_tratamientos

responder 9 Abril, 2018 – 8:25am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Hola Camilo eres una persona fuerte y a pesar de todo tu familia te apoya y eso es muy bueno y si a todos nos da miedo saber ese resultado te lo digo por experiencia, sé que Dios te da cada día un nuevo día y qué bueno que lo aproveches. Buena suerte :)

responder 9 Abril, 2018 – 12:49am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Camilo (no verificado)

Gracias amigo

responder 24 Mayo, 2018 – 5:19pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Hermosa reflexión, muchas gracias

responder 7 Abril, 2018 – 3:57am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Camilo (no verificado)

Con gusto Amigo

responder 24 Mayo, 2018 – 5:20pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Muy lindo testimonio. No pierdas nunca las ganas de vivir. Eres un valiente. Dios te acompañe.

responder 4 Abril, 2018 – 6:18pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Me da gusto que todo se haya resuelto después de todo, me dan ánimos para vivir con VIH después de recién haber sido diagnosticado.

responder 4 Abril, 2018 – 8:03am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Camilo (no verificado)

Amigo ánimos somos muchos¡¡¡ no sos el primero Saca lo mejor de esta experiencia y VIVE!!!

responder 24 Mayo, 2018 – 5:21pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Sé fuerte y ánimos.

responder 5 Abril, 2018 – 4:18pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Daniel (no verificado)

Hola Camilo. Qué gran historia de superación. ¡Que seas muy feliz! Saludos desde Argentina.

responder 4 Abril, 2018 – 1:55am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Camilo (no verificado)

Saludos Daniel !!!

responder 24 Mayo, 2018 – 5:22pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

Historias personales, testimonios de personas con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30