gTt-VIH

  1. Historias personales

Quiero compartir cómo he asimilado esta enfermedad

Hola a todos, de nuevo les escribe Camilo desde Colombia. Cada semana leo varios de los post que han dejado en este espacio y encuentro muchos miedos y prejuicios que el VIH genera en sus vidas.

Desde mi experiencia y la guía médica que he recibido en sesiones de psicología aprendí que tu estado médico no define quién eres. Nadie con esta condición se presenta diciendo: “Hola, soy XX y soy VIH positivo”.

Esta enfermedad tiene un fuerte estigma social y es abrumador el millón de conceptos errados, además de malintencionados que puedes encontrar en muchas personas. La buena noticia es que esos conceptos tampoco te definen a ti.

Desde que inicié mi tratamiento comencé a escribir un diario en el que vertí mis pensamientos y dolores acerca del tema. Eso me llevó a rememorar las cosas que pudieron producir que me infectara y hace unas semanas reconocí que sabía las consecuencias de lo que podía pasarme si tenía relaciones sin protección, sin conocer realmente a la persona con la que estaba en ese momento.

Desde ese momento reconocí que tomé una mala decisión, pero en aquella época no pensé en las consecuencias que tendría esa decisión. No las conocí hasta este año y, con ellas, toda una cadena de eventos y emociones jamás experimentadas, pero hoy puedo decirte que reconocer todo lo ocurrido me permitió perdonarme y sanar mi alma.

Perdonarte a ti mismo no es fácil, pero te libera.

Podemos ver las cualidades de otros, pero decir las nuestras nos cuesta. Podemos ser nuestros peores jueces con nosotros mismos, pero al que nos hace daño no lo juzgamos como se debería.

No somos perfectos, es más, nadie lo es. Si lo fuéramos esto no nos habría pasado pero ya que paso aprendamos juntos a ser mejores personas, a amar mejor, a vivir mejor, a cumplir nuestras metas.

Solo tú te detienes. Con el tiempo seguirás el tratamiento y piensas que las pastillas que tomas son vitaminas para ser feliz, ya no mencionarás a la enfermedad, ya no sentirás culpa.

Despertarás con más ganas de vivir, de amar y ser amado pues tu pasado quedó atrás y vivirás el presente porque el pasado ocurre cuando debe ocurrir no cuando tú lo imaginas. El futuro viene con lo que haces por tu presente.

Aunque no te conozca te digo una cosa: No estás solo y nunca lo estarás. Te amo, no te conozco, pero te amo porque eso lo merecemos todos, siempre.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Saludos desde Costa Rica. Soy un muchacho de 34 años. Un día me encontraba en el trabajo, fui al baño y me di cuenta de que tenía una inflamación en el cuello parte derecha. Me asusté bastante porque me parecía muy extraño aquello. Sin embargo creí que desaparecería, pero no fue así, por lo que decidí ir al médico. El médico me envió varias pruebas entre ellas las del VIH, pero no le di importancia porque nunca tuve fiebres ni nada que me dijera que podía estar infectado por el VIH. Pasados unos 20 días, estaba sentado en mi escritorio y veo que me entra una llamada a mi celular y se identificaba con el nombre de la clínica. Me puse muy nervioso, nunca creí que me fueran a llamar y tras de eso me dice la secretaria que era urgente. Sentí como en fracción de un segundo me vida se derrumbó, mi mente dejó de funcionar, no podía concentrarme en mi trabajo. Muy dentro de mí sabía que el examen había salido positivo. Fui a la clínica y paso con la doctora y me da el temido resultado. La prueba era positiva. Quedé en silencio, la doctora me hablaba y yo hacía que la escuchaba pero no le entendía nada. En mi cabeza solo escuchaba mis pensamientos que me decían "qué voy hacer", "te vas a morir", "qué van a decir las personas que te conocen"... En fin una infinidad de pensamientos muy influenciados por los estereotipos existentes. Pasé una semana lidiando con mi cabeza, y pensando que antes del diagnóstico me sentía bien y después del diagnóstico ya no me sentía bien. Cualquier ronchita que me pudiera salir en el cuerpo ya lo asociaba con la enfermedad. Si tosía pensaba que era por el virus. Sin embargo empecé a asistir a las consultas con los profesionales de la salud, en un mes visite 5 veces el hospital, nunca había visitado tanto un servicio de salud en mi vida. Todo esto pasó en término de mes y medio desde que conocí mi diagnóstico. El martes pasado fue mi cita con la infectóloga y me dio mi medicamento. Ya lo empecé a tomar. Esto que les acabo de contar, es para aquellos que están atravesando lo que yo pasé, se sientan identificados y que no están solos. Hay que luchar mucho con la mente. No hay que darse por vencido.

responder 5 Julio, 2018 – 6:56pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Hola soy Antonio de Bolivia, me siento identificado con tu caso, hace un mes acompañé a mi mejor amigo al laboratorio para que se realizase la prueba y, como muestra de apoyo, me la hice yo también. Sin embargo, a él le salió negativo y a mí positivo, ese mismo día recibí una llamada desconocida donde me dice la Dra. que vuelva al laboratorio hacerme la prueba y donde se confirmó, ese rato no supe que hacer, se me vinieron cosas por la cabeza, como qué voy hacer? me voy a morir? no puede ser? esto a mí? pese a que me sentía desconsolado en término de dos semanas empecé el tratamiento retroviral porque pienso que la vida la corre y hay que hacerlo, aun no tengo mucha información sobre el caso. Estoy aún perdido. A veces tengo días buenos como malos en cuestión de ánimos, yo tenía una pareja de más de un año desde el día 1 no nos cuidamos. Le dije que se vaya hacer la prueba tras que me detectaron desde ahí nuestra relación cambio mucho, por la grandeza de Dios él salió negativo, pero él se fue alejándose de mí. Me siento lastimado porque yo aún lo amo y solo pensar que me dio la espalda en el momento donde necesito más de él. Aún no encuentro consuelo. Yo no soy mala persona, siempre di lo mejor de mí. Necesito hablar con personas que viven con esto, para poder hallar respuestas a mis preguntas y saber sobre llevar toda esta situación.

responder 9 Julio, 2018 – 4:03pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Muchas gracias por esas palabras y también tienes a un amigo mexicano que cuando alguien necesite platicar aquí estoy.

responder 4 Julio, 2018 – 9:57pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Dios te bendiga...

responder 4 Julio, 2018 – 1:24pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

¿Qué debo saber sobre las nuevas opciones de tratamiento contra la hepatitis C?

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30