gTt-VIH

  1. Historias personales

Un periodo oscuro en mi vida

Un día como hoy hace un mes, el 10 de abril de 2018 recibí la noticia que marcó mi existencia para siempre. No sé si a ustedes les ha pasado que a 20 años se sentían omnipotentes. Piensas que nada ni nadie podrían hacerte daño, que no le temes a nada, ni siquiera a la muerte. Por qué, entre todas las personas del mundo, por qué justamente a ti debería llamar.

Bien, así me sentía hasta aquel día cuando, en una fracción de segundo, mi mundo se fue a los suelos y la felicidad y seguridad que hasta ese día me había costado tanto trabajo interior conseguir desapareció entre el dolor y la tristeza que abarcaron en mi vida hasta este momento.
 
En esos momentos tuve la suerte de contar con el apoyo incondicional de mi mejor amigo, que ahora aún más, me demostró que es un hermano mayor, estuvo ahí para explicar mis dudas, mis desvelos, mis llantos infinitos a cualquier hora del día. Estuvo ahí para decirme que todo iría bien a pesar de todo.

Tuve mi primer encuentro con la infectóloga prácticamente una semana después de la terrible noticia y luego de los análisis correspondientes para descartar cualquier enfermedad oportunista.

Supe en valores exactos la carga viral y, según mi doctora, era bastante baja. Sin embargo, quise comenzar mi tratamiento enseguida para evitar cualquier otra mala noticia. Y pues así hoy cumplo dos semanas desde que comenzó mi lucha contra este virus.
 
Debo confesar que tuve un periodo bastante oscuro en mi vida, y fue dicho periodo cuando me infecté. Un periodo en el que mi único objetivo era el de hacerme daño, beber alcohol (de vez en cuando también fumaba) desde la mañana hasta la noche sin importar que fuera lunes o domingo o sábado. Tanto que al día siguiente ni siquiera recordaba quién era ni por qué seguía vivo.

Todo esto se debió a problemas familiares muy estrechos y muy dolorosos de enfrentar y bien, sí, para qué decirles, tomé las peores decisiones de mi vida. ¡Las peores!

Para no hacer muy larga la historia, después de meses dimos el primer paso como familia de aprender a perdonar, de volver a comenzar desde cero, unidos y creo que fue lo que más me afectó. Justo cuando había comenzado a sentir tranquilidad en mi vida, había comenzado los estudios universitarios y partía desde cero con mi familia, más feliz, más fuerte, más seguro y maduro, otra vez me frenó la vida para ponerme en frente a esto.

No quiero que mi familia sufra por esta condición con la que tendré que convivir, pero cuando el tiempo haya curado un poco las heridas de este mes y vuelva a sentir tan solo la mitad de la felicidad y fortaleza que les había comentado al inicio de este relato, pienso decírselo y reasegurarles que estaré bien. Mucho más cuando tenga el apoyo de ellos. Y a seguir adelante, porque esta es la única opción que tenemos todos aquí.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Yo inicie mi tratamiento antirretroviral hace 3 meses luego de ser diagnosticado con VIH, un virus que tenía en mi cuerpo hace casi 5 años y no lo sabía mi carga viral era alta y mis defensas bajas pero 3 meses después me siento muy bien de salud aunque la ansiedad y a veces depresión rondan por mi cabeza. Sin embargo mi pareja me apoya demasiado, él es seronegativo lo cual me hace feliz pero nada lo detiene el me trata súper bien me ama mucho y esa es mi mejor medicina. Ánimos campeón sigamos luchando porque justos somos más fuertes. Que Dios te bendiga y leí algo que me ayudó mucho. El día del diagnóstico morí, pero volví a nacer para ser una mejor persona.

responder 18 Mayo, 2018 – 1:28pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

10 de abril de 2018, 9:45am. El momento exacto en el que el mundo abrió un enorme hueco y me trago. Es curioso saber que el mismo día en que me dieron la fatídica noticia alguien en otra parte del mundo estaba viviendo mi misma situación. Querido amigo, llevamos el mismo tiempo siendo diagnosticado he imagino que el mismo tiempo que esa palabra no sale de la mente "positivo para VIH". Te cuento mi experiencia. Desde ese momento he llorado tres veces, me he arrodillado, he gritado y le he pedido a Dios que me dé fuerzas, que no me abandone. Realmente no ha sido fácil. Cuando terminé de llorar por tercera me asegure de haber sacado toda esa ira, todo ese dolor y toda esa tristeza, porque desde ese momento prometí que jamás lo volvería a hacer, jamás volvería a derramar una lágrima por algo que no va a cambiar. Sólo detente por unos segundos y piensa: ¿qué debo hacer? ¿Seguir dándome golpes de pecho y terminar el resto de mi vida recriminándome por algo que no va a cambiar? Pues no, al contrario, esa palabra que aún no logró sacar de mi mente " positivo para VIH" irónicamente me ha dado más ganas, más fuerzas y más valor para seguir con mi vida y con mis sueños. Ahora pienso: suficiente es con tener VIH como para abandonar mis sueños y tener una vida miserable. Ahora pienso que mis éxitos profesionales, personales y emocionales opacaran totalmente esas tres letras. No te des la oportunidad de estar deprimido, ten fuerza mental y que este virus sea el la fuerza de empuje para alcanzar tus sueños. Abrazos.

responder 15 Mayo, 2018 – 3:17am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

¡Qué coincidencia! Entiendo tu dolor y entiendo también tus ganas de seguir adelante, poco a poco me estoy levantando yo también de este grande y profundo hueco en el que caí, como dice el dicho no hay mal que dure cien años, y estoy haciendo lo posible para estar bien y día a día me sale mejor. Me gustaría saber de dónde eres? qué edad tienes? Quizás y nos podemos poner en contacto para un forma de apoyo y por qué no, ¡de amistad! Un abrazo.

responder 19 Mayo, 2018 – 1:39pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Claro que sí, mira soy de Colombia. Chevere ponernos en contacto. Si puedes déjame un e-mail para escribirte o algo, sería genial. Abrazos

responder 24 Mayo, 2018 – 3:36pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Muy poco tiempo después el 6 de mayo me tocó enterarme a mí, aún no lo asimilo a veces me río de nervios y a veces lloro. A veces estoy indiferente creo que aún no lo asimilo estoy en el limbo a veces me olvido y pienso en mis proyectos que ya tenía en mente y luego pienso, que proyectos puedo tener con este problema he pensado en todo en el suicidio en restarle importancia en sentirme con un cartel: lo que más me preocupa es que nadie se entere cómo lograr hasta el último día de mi vida sin que nadie se entere: seré capaz de dar la lucha? Enfrentar lo que se viene? A veces me quiero a veces pienso como no fui capaz de cuidar de mí mismo el tiempo ya no puede volver atrás... la peor parte es esta: no saber quién cómo dónde y cuándo fue... porque siempre usé preservativos...

responder 18 Mayo, 2018 – 2:09am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Creo que ya no le deberías dar más golpes a tu cuerpo y a tu corazón, no te martirices preguntándote cómo o por qué. a veces las vida es así de difícil pero ten presente que las cosas pasan por algo y mantente positivo para afrontar lo que te viene y claro a quererte mucho más, demuéstratelo porque te lo mereces! entiendo cómo te sientes, yo no salí de casa por un mes o más, porque sentía que tenía un tatuaje en la frente que decía VIH POSITIVO, pero poco a poco vas a comprenderlo, a aceptarlo y a superarlo, dale tiempo al tiempo, y disfruta de este momento de dolor y desesperación para que cuando estés feliz no quieres volver regresar ahí, mucha suerte!

responder 19 Mayo, 2018 – 1:44pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Tal como lo describes, también sentí como si la tierra se partiera en dos cuando me enteré. Mi carga viral, aunque era alta no me impidió fortalecerme dentro y decirme que el tratamiento me ayudará a seguir mis sueños y proyectos. Dile a tu familia cuando estés en paz contigo, con la enfermedad y tengas todos los argumentos para que no se alarmen y puedan conocer contigo que es el virus y entiendan lo que tú ya conoces sobre el tema pata avanzar contigo a superarlo. No te rindas.

responder 15 Mayo, 2018 – 1:05am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Gracias por la energía positiva! Y deseo lo mismo para ti, ahora pienso que los análisis se convierten en números simples cuando las ganas de luchar y de seguir viviendo una vida feliz sobresalen en nosotros mismo, arriba guerreros! nosotros podemos! me siento más seguro y con más fuerza para seguir. Espero tu igual y que esa fuerza jamás decaiga. Un abrazo.

responder 19 Mayo, 2018 – 1:48pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Así es. Sigue adelante, luchando por tus sueños. Dios te bendiga.

responder 14 Mayo, 2018 – 9:35pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

Tú, gTt y facebook

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30