gTt-VIH

  1. Historias personales

Lo que sucedió ya no se puede cambiar

No puedo con la ansiedad y la pena que siento que deberé cargar durante toda mi vida. En enero del presente año mi novio me dijo que era portador del virus, cuando me lo había desmentido con papeles médicos que él inventó, los cuales avalaban lo contrario. Estos decían que era seronegativo. ¿Quién no se confía de papeles médicos?

A raíz de esto intimamos un par de veces sin preservativos, pero nunca hubo contacto con algún tipo de fluido porque claro, él sabía que tenía el VIH y no me quería transmitir el virus.

Cuando me lo contó sentí pena. Sentí decepción, rabia, confusión, sentimientos que no hacían más que hundirme en la tierra, ya que cabía la posibilidad de que yo también fuera portador aun cuando esto lo conversé con él, para evitar esa situación. Por lo mismo le pedí los papeles médicos correspondientes para no encontrarnos con sorpresas en el camino.

¿Por qué lo hizo? Me dijo que por miedo, porque pensó que me alejaría, porque ni siquiera él asumía que tiene VIH, todo por haber llevado una vida inmadura, de excesos, y por dársela de inmortal guiándose por los impulsos del momento, sin usar el preservativo. Luego me contó que el tratamiento lo inició cuando empezamos a salir, ya que sus CD4 estaban bajos, y la doctora le dijo que al estar en pareja era necesario comenzarlo para reducir la posibilidad de transmisión.

Por mi parte me hice el examen, y salió negativo. No tengo el virus, pero aun así decidí seguir con él porque se dio cuenta del mal vivir que estaba llevando y de que yo no estoy para hacerle un daño ni algo por el estilo.

Me dice que conmigo tiene la oportunidad de crecer, de madurar, que yo le hago ver las cosas como realmente son y que nunca le había pasado eso con nadie. Me lo demuestra con hechos, me trata como rey, en ocasiones llego a pensar que de verdad nuestro amor es hasta de películas, ya que a pesar de su vida de excesos él no ha cometido ningún error durante el tiempo que hemos estado juntos. Ni siquiera nos conocíamos cuando había contraído el virus.

Confío en que es capaz de regalarme hasta las estrellas, pero no puedo evitar el acordarme del VIH entre tanta perfección y me duele el saber quién se lo transmitió, ya que este chico también se lo transmitió a un amigo cercano. Me siento inútil sabiendo que una de las personas a quien infecto es mi novio, por haber sido ingenuo, porque confió y se entregó del todo. Entregó lo más puro que tenía con la persona equivocada.

Me duele, todos los días. He llegado hasta a sufrir crisis de pánico por los pensamientos que llego a tener de lo involucrado que me siento con él. He llegado a llorar cuando se aproxima la hora en la que sé que debe tomar sus antiretrovirales.

No sé qué hacer, de verdad que él me da todo, me cuida, me dice que no va a dejar que nada malo me pase, que me va a proteger hasta de él mismo, y eso es lo que más me duele. El tener que cuidarme incluso de la persona que amo.

Siento que esta enfermedad es un constante recuerdo de que no todo puede estar bien, y me sumo en la tristeza, y la impotencia, porque a pesar de que he llorado junto a él diciéndole que me encantaría que no tuviera este virus, por otro lado él mismo me admite que él se lo buscó porque la vida le presentó las señales para cuidarse y no lo hizo, por lo que dice que yo soy su último llamado de atención para hacer las cosas bien y que no perderá la oportunidad. Por esto se esfuerza día a día en que nuestra relación esté de lo mejor y en enamorarme de todas las formas habidas y por haber.

Hemos sufrido tanto desde que me contó, porque debemos enfrentar los prejuicios de mi familia, del entorno, y mis constantes pensamientos sobre cómo se pudo haber evitado esa situación. Me pongo a pensar en cómo podrían haber sido las cosas y simplemente ya no son. Ya se dieron de otra forma y no se pueden cambiar.

Sentimos que los dos somos el uno para el otro. Hasta lo acompañé a su primer control después del primer mes tomando las pastillas, pero ya no sé... no quiero dejarlo, siento que lo tengo todo con él, pero necesito por favor que encuentren una cura para esto porque no quiero vivir día a día con el miedo de que la persona que amo, y que me ama, me puede producir un daño incluso de manera no intencionada.

Empatizo completamente con todos los lectores que sean portadores de este virus y con quienes tengan a su pareja seropositiva. Por favor necesito consejos, y escribo esto entre lágrimas. Estoy desesperado. No sé cómo dejar mis miedos de lado. Se me presentan sentimientos contrapuestos. Nunca me había enfrentado a esto antes, y me cuesta demasiado sobrellevarlo.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Yo llevo 11 años con una persona indetectable. Se cuida mucho, se hace sus chequeos,... Pues en éstos 8 años, lo hemos hecho miles de veces sin goma (Yo activo) y sin problema. Me hacía mis analíticas todos los años y negativo. No hay que rayarse tanto por estas cosas.

responder 25 Abril, 2018 – 2:12pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Alejandro (no verificado)

Hola, soy seropositivo y mi pareja no lo es. Llevo una vida sana y tomando mi medicación soy indetectable. Por lo tanto cuando decidí iniciar una relación en serio con mi pareja le expliqué con datos científicos y cero dramas mi situación. Al ser indetectable se supone que soy intransmisible y eso me/ nos deja muy tranquilos. No hay miedo sino amor y confianza. Y él, que me ama con locura, lo entendió y lo asumió sin temor. La comunidad gay debería liberarse de homofobias interiorizadas y de serofobias. Solo así el estigma de VIH desaparecerá. Un seropositivo tratado correctamente es una garantía de salud en una relación y contribuye al fin de la expansión del VIH. La vida hay que disfrutarla y una pareja que se ama puede con todo. Saludos.

responder 23 Abril, 2018 – 7:29pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Antonio (no verificado)

Soy VIH positivo, lo que vives es realmente duro para la persona cuya pareja no lo es. Imagínate cómo es para la persona que lo es y cuya pareja no lo es (lo estoy viviendo). El temor siempre está presente. En mi entorno tengo conocidos que han preferido seguir solos que mantener una relación por el miedo permanente de infectar a la otra persona a pesar de que estando indetectable la posibilidad es prácticamente nula. Pero sabes, el tiempo es un gran aliado, al normalizar tu vida junto con la de él veras que solo es algo más en su entorno que no debería afectar la relación si estás dispuesto a continuarla. Si no eres capaz de superarlo, entonces procuren mantener una buena amistad pero sabiendo que no serán pareja. Te deseo lo mejor a ti y a la otra persona. Atte. Antonio/Vzla/Val

responder 23 Abril, 2018 – 6:16pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Emilio (no verificado)

Convivir con el VIH tiene una carga social fuerte, y queda de ti darle el mismo peso en la vida personal y familiar o mejor darle el justo peso que la infección tiene, pues, hasta una gripa mal cuidada puede terminar con la vida de una persona aun no teniendo el sistema inmunológico deprimido y no se trata de minimizar pero tampoco de sobredimensionar. Afortunadamente, tu pareja se infectó en una época con avances científicos extraordinarios que permiten tener una vida en la que se tienen que hacer ciertos ajustes, pero, ¿quién no tiene que hacer ajustes en la vida de manera regular? Entiendo que tomar una pastilla diariamente es físicamente sencillo pero emocionalmente representa algo profundo. Sin embargo, hay varias situaciones médicas que obligan a millones de personas a medicarse si quieren mantenerse con vida, como las personas que padecen presión arterial alta, diabetes, depresión crónica... Y así una lista larguísima. Depender de un medicamento es una constante para millones de seres humanos en el mundo, es algo que nos puede pasar a todos y ahora le tocó a tu pareja. No sabemos si mañana te toca a ti y eso no significará que su vida o su relación tengan que colapsar. En vez de llorar juntos, pueden transformarlo por situaciones que ayuden a crecer la relación y que ayudarán a que la medicación tenga efectos menos negativos como A) cocinar juntos comida saludable, pueden visitar un nutriólogo que conozca sobre los medicamentos infeccioso y ayudar al organismo a estar más sano. B) Hacer ejercicio juntos C) ayudarlo a dormir a sus horas, sin muchos desvelos y disfrutando de una vida tranquila. Al final las recomendaciones de una persona con VIH es el mismo que el de todos A) comer sanamente B) hacer ejercicio C) descansar adecuadamente. ¿Lo ves? La vida no es tan diferente!!! Ánimo.

responder 23 Abril, 2018 – 3:29pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta







Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

Tú, gTt y facebook

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30