gTt-VIH

  1. Historias personales

El destino me dejó solo

Hola, me llamo Luis y soy de Venezuela. A mis 15 años tuve mi primera relación con un hombre que tenía 28 años.

Él, para entonces, tenía un hijo de 7 años, estaba separado de su esposa y tenía una mujer embarazada, pero igual estaban separados. Le conocí por medio de un amigo, quien lo llevo a mi casa. Luego de varios días de insistir en que saliera con él, accedí y, al tiempo, me enamoré. Fue muy confuso para mí porque me daba miedo todo aquello, por mi familia, en fin, por todo.

Al mes me fui con él a trabajar fuera de nuestra ciudad, y al poco tiempo ya estábamos viviendo como pareja. Su niño de siete años ya lo teníamos junto a nosotros. Pasaron los años y llegó un día en que él fue al médico porque tenía algunos malestares. Pues bien, ese día me dio esa noticia que cambió nuestras vidas [es decir, que tenía el VIH]. Abandoné mi hogar, abandoné aquel niño que yo amaba tanto. Estaba destrozado porque yo le echaba la culpa a él, porque fue la primera y única persona con quien había tenido relaciones sexuales.

A los dos meses, tras mucha insistencia y súplicas de aquel hombre pidiéndome perdón y aquel niño lloroso, decidí perdonarle e irme de nuevo a mi hogar y seguir adelante con nuestra nueva condición [VIH+]. Pues mi relación de pareja duró 23 años. Aquel niño de 7 años, lo crie como a mi hijo, como a mi hermano, lo era todo para mí, él sabía de mi relación con su padre y siempre me respetó.

Lamentablemente el año pasado una mala jugada del destino me lo arrebató: Me lo mataron para robarle [al niño], mi pareja no aguantó tanto dolor por lo sucedido y se entregó a la muerte. Ya hoy en día llevo casi tres meses solo, me han dejado solo. Le pido a mi Dios que me dé fortaleza para superar todo este dolor que me está matando más que la propia enfermedad. Hoy en día, aparte de mi dolor por la pérdida de mis dos hombres, porque eso eran ellos para mí, ahora me enfrento a la familia de mi pareja, que me quieren despojar de todo lo que entre los tres construimos.

El segundo hijo de mi pareja, que casi nunca llamaba a su padre ni para saber cómo estaba, ahora está preocupado por los bienes que dejó su progenitor. Yo seguiré firme y luchando con mi dolor y mi condición, me prometí ser fuerte y dar la pelea.

Quise compartir solamente este pequeño fragmento de mi vida en pareja gay durante 23 años.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

Ánimo Luis, tu historia de amor es muy bonita, aunque al final hubieras querido que todo hubiera ocurrido de otra manera. Permítete hacer tu duelo por las dos pérdidas sufridas, es legítimo tu dolor. Recuerda con mucho cariño todos los años que pasásteis juntos los tres, el amor entre tu pareja y tu, y el cariño que tenías al hijo de él. Ese amor nunca desaparecerá, aunque ahora lo vivas de otra forma. Te mando un abrazo grande y mucho ánimo.

responder 10 Abril, 2021 – 12:57pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Mucho ánimo Luis no dejes que nadie te quite los recuerdos de las personas que amaste y que te amaron, sigue luchando por ti por la vida te mando muchos besos y bendiciones.

responder 8 Abril, 2021 – 6:16am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Este año mi vida cambió por completo, luego de 5 años con mi pareja me entero, ya en una etapa avanzada, de que soy seropositivo. Ha sido duro lidiar con esta noticia, no sabemos quién de los dos se infectó primero, puesto que él es médico y tuvo un accidente con una embaraza VIH+ y yo antes de estar con él tuve una relación en la que no me cuidé. En fin, Ha sido duro, hay que tener una disposición para querer vivir. Seguimos juntos, su familia no sabe su condición, pero la mía sí. Estamos dispuestos a seguir juntos a pesar de todo. Él me acompañó con mi papa que padecía Alzheimer y yo lo acompañé cuando su mama padeció cáncer. Leer tu historia me llama poderosamente la atención. También soy de Venezuela, por cierto. ¿Qué decirte, amigo? Gracias por compartir tu historia porque me hace sentir bien en estos momentos tan duros que aún estoy procesando. Aférrate a la vida, porque no estás solo, cada uno tiene una batalla distinta, mantente firme, agota todas las posibilidades para luchar por tu vida y tus bienes, y cuando ya no tengas más, inventa otras, innóvate y evoluciona, sigue compartiendo tu historia y ve más allá sin darte por vencido. No estás solo.

responder 8 Abril, 2021 – 12:46am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

Glosario de términos

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!