gTt-VIH

  1. Historias personales

VIH y pareja

Mi nombre es Gabriela, tengo 45 años y llevo 15 ya con el diagnóstico [de VIH] y, la verdad, ha sido muy difícil.

En ese entonces, con 30 años de edad, un hijo de 6 años y soltera, sentí pánico, ¡pensé que me iba a morir y que iba a dejar a mi hijo solo! Esa era mi preocupación; como desconocía totalmente el tema, me asusté mucho, el mundo se me vino encima. No quería que mis padres se preocuparan, pero, claro, era imposible. Para cuando les dije [que tenía el VIH] ya me había informado algo, así que, con la mayor entereza que pude, se lo comuniqué y, bueno, como cabía esperar se pusieron muy tristes, pero afortunadamente me apoyaron. Aunque ya no vivía con ellos, siempre estaban ahí para mí.

Les cuento brevemente cómo contraje el virus. Me casé a los 26 años y me divorcié 5 meses después. A los 3 años y medio del divorcio, me llamó mi exsuegra y me dijo que mi exmarido estaba muy grave en el hospital: tenía sida. Fue como un balde de agua fría. No, un balde de hielos. Fui y me hice la prueba [del VIH] y salió positiva.

Seguí adelante. Comencé mi tratamiento, al principio tomaba alrededor de 17 pastillas diarias y eso me causó un trastorno en mi alimentación. Subí mucho de peso, la comida me sabía horrible y así estuve como unos 4 meses, hasta que mi cuerpo se acostumbró y ya pude tomar las pastillas sin sentir tanto malestar. La ciencia ha cambiado muchísimo. Después tomé solamente 3 pastillas diarias y ahora una sola.

Se dice muy fácil, pero fue muy muy pesado hasta que llegó la aceptación. Yo seguía trabajando y sacando a mi hijo adelante. Un tiempo después, conocí a una persona, pero yo no tenía nada que ver con ella sexualmente. No quería comentarle mi situación hasta que me pidió matrimonio y, bueno ahí le comenté y le dije que entendería si él se quería alejar, pero no fue así, me aceptó. Yo me puse muy contenta, Dios me había dado otra oportunidad. Lamentablemente no duró para siempre, ya que llevo 4 años divorciada. Y me dije: ahora a darle vuelta a la página y seguir adelante.

Pero en ese momento es cuando me di cuenta de mi realidad. Conocí a una persona que para mí era muy muy especial. Todo lo que había esperado durante mi vida lo tenía él. Nos enamoramos perdidamente y me propuso matrimonio y le tuve que decir lo que tenía. Nosotros no habíamos tenido intimidad, así que no habría sido necesario comentarlo, pero yo creí que, como me amaba, lo iba a entender y lo podría aceptar. Le pedí que lo revisara con el infectólogo, pero me dijo que no iba a correr ningún riesgo. Ahora estoy muy triste, pero me doy cuenta de que para quien no tiene este virus es muy complicado entendernos.

Para mí ya no es problema el medicamento, mi vida laboral, mi casa y mi familia son totalmente normales. Mi hijo ya tiene 21 años (gracias a Dios está bien) y me apoya, pero lo que no he tenido nada fácil es la parte sentimental.

Así fue como di con esta página y sigo adelante.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Anónimo (no verificado)

La entiendo yo perdi a mi familia y a sido tan dificil para mi. Soy asintomatico y en ratos pierdo el horizonte porque por decir la verdad a la persona que esta contigo despues te desprecia por tener el VIH.

responder 22 Agosto, 2020 – 7:10pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Kevin (no verificado)

Hola, tengo 27 años y soy una persona sana, pero la verdad pienso que todavía hay muchas personas con pensamientos errados sobre esta condición, en estos días se puede vivir una vida plena y tener pareja sin ningún inconveniente. Siempre es bueno tener mucho optimismo y no dejarse bajar el ánimo por este tipo de personas. Saludos desde Colombia

responder 14 Agosto, 2020 – 12:09am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Hola Gaby, creo que ya hablamos en mi post. Ante todo, quiero felicitarte por esa lucha y la entereza que denotan tus palabras. Tenés una historia de vida muy fuerte. Supongo que no habrá sido fácil y que habrá momentos que aún no lo son. Sin embargo, es grato saber que después de tanto, aún estás ahí, cómo decís siguiendo adelante, y creo que se trata de eso. De seguir apostando, de ser conscientes de quienes somos y darnos un justo valor. Nadie merece más explicaciones de quienes somos que nuestra propia conciencia. Nuestra lucha, habla por nosotros mismos. Deseo que esa tristeza de la que hablás se diluya pronto en una dulce sonrisa. ¡Te mando un beso grande!!

responder 24 Julio, 2020 – 10:40pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

AIDS Action Europe: una respuesta europea al VIH/sida

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!