gTt-VIH

  1. Historias personales

El VIH no es un juego pero se puede ser feliz con él

No debería estar relatando esto, y no lo comento para confundirlos, sino más bien porque, simplemente, el año pasado estuve a horas de fallecer, dejando toda mi historia personal en el recuerdo de las personas que me quieren, o bueno, que me querían hasta ese entonces, porque, debo confesarles que, a la fecha, ya muchos se fueron de mi vida tras conocer mi diagnóstico.

Y sí, como han de suponer, me detectaron tarde, más bien demasiado tarde, que era portador de VIH y estaba en fase de sida. Recuerdo que esa semana me sentí horriblemente cansado, sin hambre y con un dolor extraño en mis piernas, tanto que, el día que colapsé, no pude ni siquiera ponerme de pie para ir al baño. Suerte la mía que, justo se encontraba en casa mi amigo y compañero, quien me tomó en sus brazos y corrió conmigo hacia una clínica para enterarme de lo inevitable: tenía VIH y, lo peor de todo, estaba a poco de morir.

Mi diagnóstico era severo, el VIH había facilitado que una enfermedad oportunista se apoderara de mi cuerpo, convirtiéndose entonces en un mal enemigo que solo me permitiría despedirme de unos pocos, sin siquiera dejarme espacio a la reflexión ni pedir disculpas a quien alguna vez ofendí con mis actos.

Zóster se llamaba el virus que me atacó por la espalda. De alguna manera se las ingenió para colarse en mi sistema inmunitario provocando lesiones graves en mis piernas, manos y rostro, a tan gran velocidad que estuvo a punto de llegar a mi cerebro, por lo que tenía como pronóstico quedar con un serio daño neurológico que me convertiría en un ser humano dependiente -en el mejor de los casos- o me llevaría a morir como consecuencia de la fase de sida en que me encontraba debido a los muy bajos niveles de células CD4 que había en mi cuerpo.

No recuerdo bien, pero creo que fueron 22 días los que pasé con una fiebre que me dejaban en un estado de delirio constante, inconsciente muchas veces. Incluso según mi infectóloga llegué a tener 42 grados de temperatura y, según mi opinión, morí unos minutos porque, como muchos dicen, caminé por ese túnel y llegué a un sitio tan acogedor que, en verdad, daban ganas de quedarse ahí, pero es tema para otra historia.

Pasé largos meses en hospitalización, entre exámenes, remedios carísimos, intervenciones quirúrgicas para sanar las heridas de la varicela zóster y tuve una depresión horrible que se generó por enterarme que estuve a punto de fallecer, lo que provocó una pena enorme a mi madre y mi familia. Creo que a nadie le gustaría saber que tiene un diagnóstico coloquial de “peleable” pero sin esperanzas, como fue mi caso, ni mucho menos enterarse, a peor manera, de que quien te infectó de VIH fue la misma persona que prometió amarme y cuidarme tiempo atrás.

Ya pasó un tiempo y, tras mi hospitalización, quedé con 35 kilos de peso, episodios digestivos graves, entre inapetencia, náuseas y vómitos (ya superado) y una discapacidad motora y vértigo que, a día de hoy, no me permiten caminar bien por la calle.

Escribí este texto para que las personas puedan tomar conciencia de que el VIH no es un juego. Que algunas personas pueden experimentar episodios graves en su vida y aun así sobrevivir, pero que es más probable que sea la misma muerte la que acabe con sus vidas como consecuencia de no realizarse el test de ELISA, o simplemente abandonar el tratamiento. Creí ser responsable, fiel, buen amigo, hijo y hermano amoroso, con una carrera profesional buena y aun así me tocó vivir esta experiencia. No tengo rencor al VIH ni a quien me lo transmitió, solo hago la autocrítica de que fue mi responsabilidad y de nadie más no tomar las precauciones. Y sí, se puede llevar una vida normal y sobre todo ser feliz siendo seropositivo, al menos yo lo soy, a pesar de todo.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

Annet (no verificado)

No ha sido fácil pero si bien es cierto he cambiado. Pero en qué he cambiado? Bueno pues hoy me considero una mujer fuerte, esforzada, dejaron de importarme cosas banales, definitivamente mis intereses cambiaron al ser una persona sensible, considerada, tolerante he hecho muchas amistades, me gusta escuchar a las personas. Y es que el VIH solo me ha hecho ser un mejor ser humano me ha dado una lección y he puesto mis pies sobre la tierra, pero es así no? Es la mejor forma en que podemos afrontar esto? O qué vamos hacer, echarnos a morir? De que pega fuerte síii claro, es muy duro. Pero nunca sabes qué tan fuerte eres hasta que ser fuerte es tu única opción. Esto me tocó a mí, les tocó a ustedes y no estamos solos. En mi caso tengo discreción siento que es lo mejor para mí. Y pues aún sigo con mi novio que fue quien me transmitió la enfermedad, él no lo sabía se puso muy mal, muy enfermo y pues yo todo lo Googleo, comencé a ver qué podía ser y salía cáncer, tuberculosis, SIDA… Cuando vi esta última yo me fui a hacer el examen sin decirle nada, pensé que podía ser ofensivo para él que yo pensaría que tenía SIDA pero yo por si las dudas fui y lo que me temí era cierto. Gracias a que yo fui a él lo atendieron rápido, estuvo a punto de morir. Duró un mes internado y no hubo un solo día que yo no estuviera ahí. Sí, muchas veces sentí rencor me sentí mal y lo desprecié, pero lo veo como una reacción normal, nunca lo ofendí pero sí me distancie un poco emocionalmente y él lo supo entender. Tuvimos mucho apoyo por parte de ambas familias, y pues que les puedo decir es mi mejor amigo lo amo y seguimos luchando. La esperanza es la cura que yo lo creo fielmente. Mucha gente pensaba que era un disparate que existiera la energía eléctrica, o el hombre en el espacio, pero detrás de todo eso hay gente haciendo estudios, desvelados, esforzándose y yo sé que se va a lograr y va ser disponible para todos, por el momento nos basta con la inyección. Los quiero buenas noches ❤️

responder 12 Noviembre, 2018 – 6:50am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Gran historia!! Motivará a muchos a seguir adelante!! Yo no tengo el VIH, pero sí mi hermano que también se enteró que tenía SIDA justamente con el herpes Zóster. Sigue adelante y disfruta cada momento de vida!! :)

responder 10 Octubre, 2018 – 1:46am

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Anónimo (no verificado)

Mi admiración y respetos hacia ti... Eres todo un guerrero. Sigue adelante. Saludos y muchas bendiciones.

responder 9 Octubre, 2018 – 12:47pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*
Franco (no verificado)

Probablemente has pasado momentos terribles por lo que cuentas y que bueno que estés con vida y saliendo adelante de este mal rato. A veces por temor a conocer nuestro estatus serológico no hacemos exámenes de Elisa por temor a salir reactivos. Sin embargo es mejor saber cómo nos encontramos. Vivir con el VIH no es sencillo, pero puede llevarse con bastante facilidad el día de hoy y con esto no quiero decir que sea lo mejor. Yo tengo casi un año diagnosticado y he pasado mucha ansiedad. No estuve hospitalizado aunque aparentemente tenía el virus desde 5 años antes de ser diagnosticado lo cual hacía que me expusiera a enfermedades oportunistas. El caso es que hoy el VIH no es una sentencia de muerte sin embargo es mejor no tenerlo por ello es sumamente importante trasmitir nuestra información a quienes no lo tengan. Abrazos y que sigas mejorando.

responder 9 Octubre, 2018 – 12:02pm

Responder

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Próximas ediciones

Logotipo de Lo+Positivo

¿Alguna sugerencia para las próximas ediciones de Lo+Positivo?

Más información

Donaciones

Más información

AIDS Action Europe: una respuesta europea al VIH/sida

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30