gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 33, primavera de 2006
  2. En Persona

Veteran@s: Una vida normal

en persona

Han pasado 25 años desde los primeros informes sobre casos de SIDA en el mundo. El año 1981, un sobrio resumen advertía de una extraña forma de neumonía entre hombres gays de la ciudad de San Francisco, en EE UU. Nadie podía imaginarse entonces la magnitud de lo que iba a venir después.

Tampoco l@s protagonistas de la propia pandemia, a cuatro de l@s cuales entrevistamos para este número de LO+POSITIVO. Llevan viviendo con VIH desde hace más de una década, y al menos tres de ell@s se expresan como verdader@s supervivientes.

Como es habitual, hemos intentado reproducir sus sentimientos con fidelidad, incluso cuando sus percepciones no se basan en evidencias o no compartimos su punto de vista. Veréis, muy significativamente, que la narración que hacen de sus propias biografías hace un hincapié, incluso en alguno de ellos obsesivo, en la idea de una vida normal. Pareciera como si no pudiéramos echar la vista atrás sin sentir culpa o arrepentimiento, por el uso de drogas o por el sexo no protegido.

José María explica que se deprimió al ver a personas discapacitadas por efecto de la enfermedad. Pero ellas también somos nosotr@s, como comunidad, y debemos aceptarnos en nuestra diferencia, incluso cuando el imaginario social nos haya hecho interiorizar que así tenemos menos valor.

Lourdes insiste en que ella no va a dejar de luchar. Pero quien sí lo hizo, quien asumió su propio estado y decidió que ya tenía suficiente (como el protagonista masculino de la película Las horas), que se aceptaba sin poder y sin fuerza, vulnerable y dependiente, también somos nosotr@s.

Antonio se cree estúpido por las conductas que facilitaron su adquisición del VIH. Pero ése que disfrutó y gozó también somos nosotr@s, y culparnos por lo que sucedió sin haber sido querido (el VIH) sólo nos lleva a la angustia y la confusión.

Carlos dice que lo que más le molestaba de la lipoatrofia es que se dieran cuenta de que fue yonqui. Pero es que fuimos y aún somos también usuari@s de drogas y también hombres y mujeres con sexo arriesgado, una parte de nosotr@s mism@s que en su rechazo social nos ha traído problemas, algunos muy graves, pero que también han sido fuente de placer, algo que nos perturba reconocer. Quienes nos convencieron de que ese placer no era legítimo no hicieron más que arruinar nuestra autoestima.

La normalidad es una construcción moral que crea una división artificiosa entre las personas, en este caso las que viven con VIH. Deberíamos preguntarnos si al describir a l@s usuari@s de drogas –heroína o cocaína inyectadas– o a quienes practican sexo sin preservativo como l@s mal@s o l@s inconscientes, no estaremos al mismo tiempo, sin darnos cuenta, maldiciéndonos a nosotr@s mism@

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Ver también...

Otros artículos y noticias recientes sobre Testimonios

Tú, gTt y facebook

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30