gTt-VIH

  1. Lo+Positivo 33, primavera de 2006
  2. Opinión

En guatemala, del dicho al hecho

el sur

Con los años y la experiencia acumulada sabemos que un@ no puede quedarse con las cifras oficiales. Ésta es la conclusión a la que se llega luego de varias visitas a distintas autoridades, oficiales y no tan oficiales, guatemaltecas realzadas a lo largo de los últimos dos meses. A continuación se presentan algunos hechos que quisiéramos hacer públicos, por un lado para que las voces de las personas en Guatemala sean escuchadas, pero tal vez de forma más importante, para denunciar y exigir a las autoridades competentes hacer algo al respecto.

La versión oficial

Guatemala cuenta con una extensión territorial de más de 108 mil kilómetros cuadrados y más de 10 millones de habitantes. Según cifras de la OMS, se estima que hay más de 50.000 personas infectadas con el VIH, de las cuales 13.500 se pueden encontrar ya en fase de SIDA, lo que quiere decir que necesitan en este momento acceso a medicamentos ARV. De esta cifra unas 1.150 personas son atendidas por el Ministerio de Salud, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social atiende a otras 1.400; es decir que entre ambas instituciones suman un total aproximado de 2.550 personas en tratamiento. Adicionalmente, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha logrado tener una cobertura de más de 1.700 con su programa de acceso a medicamentos. Junto con otras fuentes se cubre en total a 6.650 personas con tratamiento antirretroviral, pero, ¿qué pasa con el resto? ¿Habrá esperanza para ell@s?

Según la jefa del Programa Nacional de SIDA, Annie Salazar, este problema no existe. Lo que existe es una cifra sobreestimada, según el Programa Nacional la cifra real de personas que necesitan ARV y no acceden a él ronda apenas unas 1.500 personas. A estas PVVS que faltan por cubrir se espera poder atenderlas entre 2006 y 2007 con la descentralización del tratamiento a 10 lugares del país, gracias al apoyo del Fondo Global (cuyo receptor principal en Guatemala es Visión Mundial). Por lo tanto, y tomando en cuenta estas cifras y planes, la situación del acceso a tratamiento estaría más o menos cubierto en el año 2007. ¿Será posible el acceso universal en Guatemala para 2007?

Guatemala tiene uno de los más deficientes sistemas de vigilancia epidemiológica de la región centroamericana, si no se mejora y se empieza a tener datos más pegados a la realidad del país, no se logrará tener una verdadera cobertura de tratamientos, pues las decisiones se están tomando sobre la base de datos epidemiológicos totalmente inexactos, quedando totalmente excluidas las poblaciones de PVVS en lugares de «baja prevalencia».

Esto es lo que ha sucedido en el departamento de Petén, donde las cifras oficiales dan un numero de casos de SIDA acumulado desde 1985 a la fecha de 170 totales, siendo este dato peligrosamente inexacto: la cifra de PVVS que reciben tratamiento en el proyecto de Médicos Sin Fronteras en Puerto Barrios, Departamento de Izabal es de 165 personas –este proyecto se encuentra nada más y nada menos que a 350 kilómetros de distancia de Flores, cabecera departamental de Petén– y en la Ciudad de Guatemala entre la clínica Yaloc (de Médicos Sin Fronteras) y Hospital Roosevelt suman 80 PVVS. Es decir: de los supuestos casos totales acumulados de 170, 240 se encuentran en tratamiento.

Así quedan reflejadas las inexactas cifras de prevalencia que se manejan. Y el costo en vidas humanas es lo que de mejor manera refleja lo irreal de las cifras oficiales, así como la necesidad de tomar acciones que verdaderamente respondan a la realidad: sólo el año pasado se reportaron 20 fallecidos del departamento en mención.

¿Y el Fondo Global?: Muy bien, gracias.

En octubre de 2003 el Fondo Global aprobó una donación para cinco años de más de 40 millones de dólares y un desembolso para los dos primeros años, por un total de 8.423.806 dólares. Pero ¿ha llegado este dinero a quienes más lo necesitan? Tenemos en Agua Buena fuertes dudas en cuanto a esto, pues aunque los fondos se recibieron a partir de diciembre del año 2004, el avance en las compras de medicamentos no ha permitido que se amplíe verdaderamente la cobertura. Hasta febrero del año 2006, sólo se han iniciado en terapia ARV con este dinero a unas 1.200 personas; y aunque se da una respuesta aparentemente eficiente a un indicador programático, no se da una respuesta en el acceso a tratamiento acorde a las necesidades del país, y de no ser por que los proyectos de Médicos Sin Fronteras continúan apoyando con tratamientos, muchas PVVS sólo estarían esperando la muerte mientras el país cuenta con más de 40 millones para mejorar su calidad de vida.

¿Cómo explicarle a personas como Juan José que Guatemala ha recibido un donativo de esta magnitud, para mejorar la calidad de vida de personas como él, pero Visión Mundial (que administra estos fondos) no ha logrado llevar esa ayuda a lugares como Petén?

¿O a un joven matrimonio, que ha abandonado totalmente el tratamiento ya que no ha logrado obtener dinero para ponerse de nuevo en control, y la esposa está en espera de un nuevo bebé?

Esta familia también compartió su historia: realizaba viajes al Proyecto de MSF de Puerto Barrios: él trabaja de vez en cuando elaborando estructuras metálicas y aunque algunas veces logra trabajo en la ciudad más cercana –Flores– los costos de pasajes y alimentación le impiden obtener ganancias suficientes. Ha estado ganando 210 quetzales a la semana (unos 28 dólares) trabajando con un familiar, pero según sus cuentas en cada viaje a Puerto Barrios gastan como mínimo 400 quetzales. Cuando dieron inicio del tratamiento viajaban cada 15 días, luego cada dos meses, pero aun así no les era posible costearles. Han recibido préstamos, por lo que llegaron a endeudarse en más de 3.000 quetzales, una cifra considerable para quien gana 210 quetzales a la semana. Sólo al dejar de viajar lograron saldar la deuda. El esposo lo describe como que tuvo que elegir entre morir de hambre con su esposa y sus dos pequeñas hijas o morir de SIDA. Ha elegido por el momento esto último, pues aunque algunas veces lograba reunir el dinero y viajar, no tenía después para el alimento de su familia. Dio en llamar a estos viajes «días de martirio »: sin bañar, sin dormir, sin comer, y con la vida escurriéndosele entre las manos.

Comentar

Nota: No serán publicados los comentarios ofensivos, los que puedan resultar inapropiados para personas de otras confesiones religiosas ni los que contengan datos personales. gTt no se hace responsable de las opiniones publicadas.

No hay comentarios aún ¡Sé el primero en dejar uno!

Enviar un comentario nuevo

*
*

Por ejemplo: contact@gtt-vih.org.

*

*

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Opciones de tratamiento de la dependencia de opiáceos para personas que viven con VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30