gTt-VIH

  1. Sexualidad y VIH

Infecciones de transmisión sexual: prevención, detección y tratamiento

La mayoría de las ITS presentan síntomas inmediatos y son tratables con éxito. Las infecciones bacterianas pueden curarse con antibióticos y los fármacos antivirales pueden emplearse en el tratamiento de algunas infecciones víricas.

Para el caso de las infecciones parasitarias como la sarna, ladillas (o piojos púbicos) y tricomonas, existen algunas lociones y cremas específicas para su tratamiento.

No obstante, algunas ITS pueden no manifestar síntomas aparentes en ningún momento, o bien no hacerlo durante ciertos períodos, por lo que conviene prestar atención a la posible aparición de signos que podrían advertir de la presencia de una de estas infecciones.

Si las infecciones de transmisión sexual no se tratan, en ocasiones pueden tener efectos más graves sobre la propia salud a medio y largo plazo, y también en la de los bebés nacidos de madres infectadas. Algunas infecciones de transmisión sexual, además, pueden progresar de forma más rápida o grave en personas que viven con VIH.

Prevención

En general, la mayoría de las ITS se pueden prevenir utilizando preservativos o barreras de látex durante la relación sexual: penetración vaginal o anal y sexo oral (en sentido amplio: contacto de la boca con pene, vagina o ano). Algunas infecciones también pueden transmitirse por contacto con la piel o las membranas mucosas de una persona que ya las tenga (por ejemplo, herpes) o besándola (hepatitis A).

En ocasiones, evitar del todo la transmisión de una ITS requeriría abstenerse por completo de relaciones sexuales espontáneas, lo que muchas personas pueden entender como una limitación excesiva de sus posibilidades de disfrute del placer sexual. El diálogo con la pareja esporádica o habitual, así como el buen conocimiento de la propia salud, pueden ayudar a reducir el riesgo de transmisión de estas infecciones y, llegado el caso, a decidir tratarlas.

Utilizar métodos preventivos en todos los actos sexuales no siempre es realista o deseable para algunas personas. En tales circunstancias, puedes tomar medidas para realizar prácticas con un nivel de riesgo reducido de adquirir una ITS.

Por ejemplo, que no desees practicar sexo oral con protección no impide que sí puedas hacerlo durante la penetración.

La presencia de una ITS puede hacer que el VIH tenga más capacidad de transmisión de una persona a otra: si la tiene la persona infectada, su virus se transmite con más facilidad; si la tiene una persona seronegativa, está más expuesta a adquirir el VIH.

La siguiente tabla incluye un listado reducido sobre las infecciones de transmisión sexual más comunes y algunos de sus posibles signos y síntomas. Si crees que puedes tener una ITS que requiera tratamiento, es muy aconsejable que lo hables con tu médico:

Estas tablas son orientativas. No están pensadas para que te autodiagnostiques, sino para que, llegado el caso, estés sobre aviso de posibles ITS y puedas acudir al médico. Para mayor información, puedes visitar el sitio web del Ministerio de Sanidad y Consumo: www.msc.es

Referencia: gTt. Montárselo en positivo. Una guía de salud sexual para las personas que viven con VIH. 2ª edición, ampliada y mejorada; otoño 2007.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Servicio de Consultas sobre Hepatitis Virales

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30