gTt-VIH

  1. Bienestar

Espíritu: Meditar es salud. Introducción a la meditación

 “Cuando nuestra mente está serena, dejamos de tener preocupaciones y problemas, y disfrutamos de felicidad verdadera.
Gueshe Kelsang Gyatso

Si observamos por un momento nuestra propia vida, la de las personas que nos rodean o nuestras experiencias pasadas, nos daremos cuenta de que, en numerosas ocasiones, disfrutamos de muy buenas condiciones externas, pero, aun así, no experimentamos felicidad ni paz duraderas. Podemos estar con una pareja excelente pero nos consumimos por los celos, tener bienes materiales y sentir avaricia, sentirnos queridos por nuestros amigos y familia y vernos cegados por el enfado, o tener éxito pero dejarnos influir por la envidia. Esto demuestra que, aunque las condiciones sean favorables, éstas deben ir acompañadas de un estado mental positivo para que podamos disfrutarlas.

Si este aspecto es importante cuando las cosas nos van bien, lo es todavía más cuando las condiciones son adversas. La enfermedad es, sin duda, una de las experiencias que nos causa más sufrimiento. Al enfermar, solemos sentirnos frustrados por no poder disfrutar de todo aquello que nos proporciona placer, y podemos sentir ansiedad y miedo porque nuestro estado puede empeorar.

En nuestro caso, nos enfrentamos a los rigores de la enfermedad por VIH, pero si somos capaces de mantener un estado mental positivo, todo ello será mucho más fácil de llevar, e incluso, si tuviéramos una gran habilidad, podríamos mantener un estado sereno y alegre en todo momento, hasta en las situaciones más difíciles y desagradables. En cambio, si nuestro estado mental es negativo, si nos dejamos llevar por la tristeza o el pesimismo, nuestro estado de salud difícilmente mejorará, o incluso podría empeorar, pues la relación entre cuerpo y mente es muy estrecha. Cuando estamos tristes y deprimidos o, por el contrario, alegres y optimistas, nuestro sistema inmunitario responde en igual medida.

La gran mayoría de las personas no obtenemos la capacidad de controlar nuestra mente de forma innata, sino que debemos desarrollarla, y una muy buena forma de hacerlo es a través de la meditación. 

¿Qué es la meditación?

Meditar es concentrarse en un objeto que apacigua la mente. La meditación puede ser de dos tipos: analítica o de emplazamiento. En la meditación analítica contemplamos el significado de una enseñanza espiritual, lo que nos lleva a generar una actitud mental positiva. Entonces, para familiarizarnos con ella, debemos concentrarnos en esta actitud mental que hemos generado sin distraernos y durante tanto tiempo como podamos. Esta concentración es la meditación de emplazamiento, que es a lo que usualmente nos referimos cuando decimos meditar
 
El propósito de la meditación es pacificar y calmar la mente. Por medio de ella, aprenderemos a crear un espacio en nuestro interior, y una flexibilidad y claridad mentales que nos permitirán controlar nuestra mente sin que nos afecten los constantes cambios en las circunstancias externas, hasta que, de forma gradual, adquiramos una estabilidad que nos permita estar siempre felices. Esta estabilidad nos ayudará a mejorar aquellos aspectos de la salud que están relacionados con la mente.

Las diferentes escuelas o tradiciones espirituales proponen distintos objetos sobre los cuales podemos meditar. En el budismo, por ejemplo, se medita en el amor hacia todos los seres y la compasión, entre muchos otros objetos. Puedes elegir aquéllos con los que te sientas más identificado, se adapten más a tu personalidad, te resulten más familiares y en los que te concentres mejor.

En próximos artículos, iremos introduciendo diferentes prácticas de meditación para aprender a superar los estados mentales negativos y cultivar estados mentales positivos que nos llevan hacia la paz interior. Asimismo, analizaremos detalladamente cuáles son los beneficios de la meditación para nuestra salud.

Lecturas recomendadas:

  • Gyatso, GK. Introducción al Budismo y Manual de Meditación. Editorial Tharpa.
  • En esta sección de Bienestar, en el apartado de ‘Mente’, en el artículo sobre la depresión, encontrarás una sencilla práctica de meditación a través de la respiración.

Fuentes:

  • “Introducción al Budismo” y Apéndice 2. En: Gyatso, GK. Transforma tu vida. Editorial Tharpa.

gTt en tu email

Mantente al día sobre los temas que más te interesan

Suscríbete a los boletines

Encuesta





Consultas sobre tratamientos del VIH

© gTt - Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Contacto | Mapa del sitio | Política de privacidad | Licencia CreativeCommons | Accesibilidad

NO pulse este enlace o será baneado de este sitio - Do NOT follow this link or you will be banned from this site!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web y mejorar su experiencia de usuario. Permaneciendo o navegando por esta web acepta la instalación de dichas cookies.
Más información | Cerrar
30