He conseguido independencia, soy más autónoma


Marc Serena

Fue entonces, ya en 2010, cuando entró en Aukera, un centro residencial situado en Bilbao con capacidad para ocho personas.

Foto: ArantxaLO+POSITIVO [LMP]: ¿Cómo te encuentras?
Arantxa [A]: Ahora, muy bien. Sobre todo gracias a los educadores, que han luchado mucho por mí y, además, me han ofrecido herramientas nuevas para valerme por mí misma. Antes, también había estado un año y medio en la residencia Bietxeak. Fue en 2006, cuando se murió mi hermano y no me valía por mí misma.

LMP: ¿Qué te gusta de un piso de acogida?
A: Lo bueno es que he conseguido independencia, soy más autónoma. Acudo tres veces por semana al Centro de Día de la Asociación T4. El lunes trabajamos la presencia corporal, el martes hacemos un taller de desarrollo cognitivo, el miércoles uno de autoconocimiento… Además, en la residencia, el lunes por la tarde solemos planificar las citas médicas de la semana y nuestras tareas. Los viernes celebramos una asamblea donde solucionamos los problemas que ha habido. ¡También hay pequeños roces entre nosotros! ¡Convivimos todo el día!

LMP: ¿Que representa para ti vivir con VIH?
A: Todavía tengo mucho miedo al rechazo. Aunque hoy en día la gente diga que lo entiende, hay muchas personas muy crueles. Es duro saber que, pese a que existe mucha información, ciertas personas te puedan rechazar.

LMP: ¿Qué te impulsa a seguir adelante?
A: Las ganas de vivir con dignidad y de poder ser, algún día, independiente por mí misma.

LMP: ¿Qué planes de futuro tienes?
A: Independizarme y hacer todo lo que no he hecho en mi vida y en mis sueños. Hay ilusiones que nunca he podido realizar, por cuidar de los demás antes que de mí misma.

LMP: ¡Ojalá lo consigas!
A: En la casa he encontrado buenos amigos que estuvieron como yo. Ellos me dan muy buenos consejos para afrontar la vida… ¡con más entusiasmo!