VIH y tuberculosis


Redacción

La tuberculosis ha causado enfermedad y muerte durante miles de años. No obstante, el número de casos de tuberculosis disminuyó de forma drástica a mediados del siglo XX gracias a mejoras en el nivel de vida, a una mejor salud general, a unos fármacos antituberculosos efectivos y a unos programas de vacunación. De hecho, el progreso realizado frente a la enfermedad fue tan importante que, a mediados de la década de 1980, la mayoría de los países creían que podrían erradicar completamente la tuberculosis.

Esta pretensión resultó ser demasiado optimista y el número de casos de esta enfermedad a escala mundial se ha incrementado, en parte por causa del VIH. La tuberculosis afecta principalmente a adultos jóvenes y a personas de edad avanzada, además de a personas debilitadas por otras enfermedades o desnutridas.

La tuberculosis constituye una enfermedad definitoria de sida en pacientes con VIH y, mundialmente, supone la causa más común de muerte en personas que viven con VIH. En Europa es una de las enfermedades definitorias de sida más habituales, pero en casi todos los casos se dispone de tratamiento.

Saber más

Si deseas saber más sobre la tuberculosis y el VIH, puedes consultar un nuevo apartado en la web de gTt: www.gtt-vih.org/aprende/enfermedades_y_sintomas/vih_y_tuberculosis. La nueva sección proporciona información básica sobre qué puede suponer para ti la coinfección por VIH y tuberculosis. Incluye información sobre la enfermedad, por qué las personas con VIH pueden ser más vulnerables a dicha infección, cómo puede ser prevenida y tratada, y sobre las interacciones entre los fármacos antirretrovirales y antituberculosos. Aunque la tuberculosis es la causa más frecuente de mortalidad asociada a sida a escala mundial, tanto la infección por VIH como por Mycobacterium pueden ser tratadas con éxito.