Cuéntamelo en la cocina


Redacción

Para esta primera entrega, le hemos pedido a Gracia Vernet, una antigua colaboradora de LO+POSITIVO, que nos cuente de dónde viene su pasión por los mejillones.

Hola amigos,

El mejillón es un marisco apto para todos los bolsillos: barato, rápido y fácil de cocinar. A mí me encanta de siempre, sobre todo el de roca. Antes solía preparar los mejillones solos al vapor y sazonados con unas gotitas de limón. Dejé de tomarlos así, por si acaso, cuando tenía muy pocas defensas, y me aficioné a comerlos un poco más cocidos y con salsa marinera.

Por motivos personales, he viajado mucho a Bélgica durante los últimos años, y en una de mis visitas compré un libro de cocina que incluye muchas
recetas distintas con mejillones. Además de por el chocolate y la cerveza, los belgas son también conocidos por los mejillones, una de sus comidas más típicas. Eso sí, ellos los prefieren saborear junto a una buena ración de patatas fritas. A tal combinación la llaman Moules et frites. Yo los suelo tomar como un entrante o plato principal, acompañados de una ensalada. Pero en la sopa, con arroz o pasta son igualmente deliciosos.

Mi propuesta es una receta para los amantes de la mostaza, que encontré en ese bonito libro belga y que hace poco tuve la ocasión de cocinar para unos excelentes amigos, con los que comparto, además del bichito, muchos buenos recuerdos.

¡Que lo disfrutéis tanto como yo!

Un fuerte abrazo,

Gracia

Imagen: Mejillones con salsa de puerros y mostaza // Foto:<br />
Zakari Garamendi

Mejillones con salsa de puerros y mostaza

Ingredientes para 4 personas

  • 30g de mantequilla
  • 1 puerro cortado muy fino en juliana
  • 1kg de mejillones lavados y listos para cocinar
  • 3 cucharadas soperas de mostaza fuerte
  • 1 copa de vino blanco seco
  • 2 cucharadas soperas de de nata para cocinar
  • 1 cucharada completa de perejil picado
  • Sal y pimienta

 
Rehoga el puerro con la mantequilla durante un minuto en una cacerola grande.
Añade los mejillones, la mostaza y el vino blanco. Deja cocer todo junto hasta que se abran los mejillones, agitando la cazuela de vez en cuando para que la cocción sea uniforme.

Desecha todos los que hayan quedado cerrados.

Añade la nata y el perejil y mezcla bien, dejándolo cocer a fuego fuerte durante unos 15 segundos. Salpimienta a gusto, ¡y listo!

El mejillón es un alimento muy equilibrado, con pocas calorías —67kcal por cada 100 g de carne, ya que tiene una cantidad inferior al 2% de grasa— y rico en vitaminas, proteínas y minerales.

Cabe destacar su elevado contenido en yodo y también en hierro (4,5mg por cada 100g de carne), superior al de las carnes de cerdo o ternera y fácilmente absorbible por ser de origen animal. Estas características lo convierten en un alimento ideal en caso de anemia.

Otros nutrientes que aporta el mejillón son vitaminas del grupo B (a destacar el ácido fólico) y minerales como calcio, fósforo y magnesio.

Imagen: Manda tu receta