Con amigos así...


Dani

Trabajé de manera estable durante un tiempo largo en el que un “amigo” montó una empresa y quiso contar conmigo, como trabajador. Hasta que, hace cuatro años me despidió, estando de baja médica por depresión.

Lo sé, no debió hacerlo, y pagó en su momento por ello. No me daba cuenta de que me estaba haciendo mobbing laboral hasta que un día me dijo, medio en broma, que dónde me iban a querer como trabajador teniendo yo VIH. Fue como si me dieran un cachetón con la mano abierta y muy fuerte. Con amigos así, quién quiere enemigos, ¿no?

Después de esto (y la baja), tuve que luchar mucho por tener el derecho a cobrar una pensión. Hasta tuve que ir a juicio contra la Seguridad Social porque no querían dármela: era muy joven (tenía 41 años). 

Hoy llevo tres años cobrando la pensión. Mi vida es menos estresante que cuando trabajaba, pero, a veces, me siento como si fuera un paria, un fuera de la ley o algo así. Sin embargo, he ganado en salud física y emocional, hago teatro de aficionados y lleno huecos para intentar no estar tanto tiempo encerrado en casa y en mí mismo.

Muchas gracias por prestarme atención. De corazón, gracias.
Que la luz del amor inunde cada rincón de vuestra casa.

Abrazos para todos/as.