Cierra un piso de acogida en La Rioja


Comisión Ciudadana Anti-Sida de La Rioja (CCASR)

Imagen: Cierra un piso de acogidaEste programa está dirigido a personas afectadas por el VIH que, dadas las características sociales y evolutivas de su enfermedad, precisan de una mejora de su salud y, sobre todo, de una reinserción y adquisición de hábitos sociales.
Durante los últimos años, hemos mantenido abierto el recurso, a pesar de las dificultades existentes en la financiación. Nuestro piso de acogida se nutre, principalmente, de la cuantía subvencionada mediante convenio anual por la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja, y de la cantidad que el Ministerio de Sanidad y Política Social asigna. El año pasado, tuvimos que cerrar el recurso temporalmente durante cuatro meses, y para este año, con los ligeros pero continuos recortes presupuestarios, no hemos tenido más remedio que cesar su actividad a principios del mes de abril.

Seguimos pensando que un recurso de estas características es necesario en nuestra Comunidad. Desde la CCASR, deseamos que este cese de actividad no sea definitivo y trabajamos en la búsqueda de otras formas de financiación y organización.

Con la financiación disponible en estos momentos, es imposible su continuidad. Consideramos esencial la implicación de nuevas instituciones públicas y privadas en el desarrollo de esta actividad. Es nuestra intención el ponernos en contacto con otras ONG locales, próximas a nuestro ámbito de actuación, para buscar una posible puesta en marcha conjunta del recurso. No tiramos la toalla y, aunque en una situación de crisis no se pueden hacer promesas de futuro, seguiremos intentando poner en marcha el recurso, tal vez con otra organización. Mientras tanto, la CCASR seguirá volcada en el cumplimiento del resto de los programas relativos a la prevención, educación, lucha contra la discriminación y atención a los afectados por el VIH.

Queremos expresar nuestro agradecimiento a todos aquellos trabajadores y voluntarios, que, con su esfuerzo y dedicación, han conseguido que, a lo largo de estos años, muchas personas afectadas por el VIH hayan encontrado un hogar y un trampolín para retomar sus vidas.