Rosiglitazona para tratar la lipoatrofia


Xavier Franquet

 Los análogos de la timidina, como estavudina (d4T, Zerit®) y zidovudina (AZT, Retrovir®, y coformulada en Combivir® y Trizivir®), se relacionan con su desarrollo. Ya hace años, se llevaron a cabo estudios con glitazonas agonistas de los receptores activadores de la proliferación de peroxisomas gamma [PPAR-g] para el tratamiento de la lipoatrofia; pero muchos de los pacientes que participaron entonces en dichas investigaciones seguían tomando d4T ó AZT, lo que pudo haber impedido que se observaran mejoras.

Imagen: Rosiglitazona para tratar la lipoatrofiaEl estudio que Grace McComsey, de la Universidad de Cleveland en Ohio (EE UU), presentó el pasado mes de febrero en la XV Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), inscribió solamente a personas que habían dejado de tomar análogos de la timidina. Un total de 71 personas (17% mujeres) fueron repartidas para tomar rosiglitazona (ROSI, Avandia®) o placebo durante 48 semanas. Los investigadores encontraron que ROSI, a dosis de 4mg dos veces al día, se asociaba a un aumento significativo de grasa subcutánea en las extremidades (media de 900 gramos) en comparación con placebo (media de 253 gramos), así como a una mejora de la sensibilidad a la insulina, sin que se vieran afectados los lípidos ni la densidad mineral ósea.

Es muy probable que se siga investigando el uso de ROSI para tratar la lipoatrofia. Para ello, es muy importante también tener en cuenta las preocupaciones sobre su seguridad, pues existe una controversia en torno a su posible implicación en un aumento en el riesgo de infarto de miocardio.

Para más información sobre lipodistrofia, pincha aquí.

Referencia:

  • El Bejjani D, Tungsiripat M, Rizk N, et al. Rosiglitazone Improves Lipoatrophy in Patients Receiving Thymidine-sparing Regimens. 16th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections. February 8-11, 2009. Montreal. Oral abstract 42LB.