Sexo seguro y reducción del riesgo

Las prácticas más efectivas de sexo seguro son:

Aunque utilizar el preservativo constituye la práctica sexual más segura, no siempre es una alternativa realista o deseable para algunas personas. Incluso en estos casos, todavía se puede tomar la decisión de reducir la posibilidad o riesgo de transmisión o reinfección del VIH. Disminuir el riesgo es una alternativa a no tomar ninguna precaución para personas que no emplean condones, o no lo hacen siempre.

En situaciones en que no se dispone del preservativo, se puede reducir el riesgo de transmisión del VIH:

 

Otras prácticas sexuales

Fisting o fist-fucking es el término inglés que designa la introducción del puño en la vagina o el recto de otra persona.

Esta práctica puede causar lesiones vaginales o anales en la persona receptora, lo que incrementa de forma considerable el riesgo de transmisión del VIH y otras ITS si, con posterioridad, hay penetración sin protección.

Se puede evitar la transmisión de enfermedades con el uso de guantes de látex y abundante lubricante dilatador. Si no se utilizan guantes, conviene dilatar previamente la vagina o el recto para disminuir el riesgo de lesiones. Sin embargo, procura evitar el empleo de cremas insensibilizadoras al dolor, ya que podrían hacer que no te dieras cuenta de que se está produciendo una lesión grave.

Algunos juegos de dominación y las prácticas sadomasoquistas pueden implicar la presencia de sangre durante el acto sexual. El contacto directo con la sangre aumenta el riesgo de transmisión del VIH y otras ITS.

Puede reducirse el riesgo utilizando guantes de látex, condones y barreras de protección. También puede optarse por limitar el número de heridas, su profundidad o la frotación corporal con ellas.

Si se produce exposición al VIH, ¿qué se puede hacer?

Si en una relación sexual entre personas con estado serológico al VIH discordante (una tiene VIH y la otra no) se ha producido una exposición a los fluidos corporales del miembro infectado, es aconsejable tener en cuenta las siguientes sugerencias:

Referencias:
gTt. Montárselo en positivo. Una guía de salud sexual para las personas que viven con VIH. 2ª edición, ampliada y mejorada; otoño 2007.