Usted preguntará por qué cantamos


Rafael Sandoval A. Editor Revista INdetectable

…Cantamos porque el grito no es bastante
Y no es bastante el llanto ni la bronca
Cantamos porque creemos en la gente
Y porque venceremos la derrota…2

Ocurrió el mes pasado, Buenos Aires, en el Foro Regional 2007: activistas comunitarios de seis países de la región desarrollan una reunión estratégica, cada un@ desde hace algunos años dirige en su país una revista especializada en VIH. En el Foro realizarán una conversación sobre periodismo comunitario, contarán cómo se creó el GIPV 3 e invitarán a otras publicaciones a vincularse a este Grupo. Hasta aquí, nada llamaría la atención en particular, es una actividad más de las que se esperan facilite este Foro, sin embargo, estas publicaciones son diferentes a otros medios de comunicación: han sido fundadas y dirigidas por personas cuya formación no es el periodismo, sólo en una de ellas el editor tiene formación (universitaria) de periodista. Entonces, ¿por qué lo hacen?, ¿lo hacen bien?, ¿cuáles son sus retos, dificultades y logros?, ¿qué ocurre con l@s periodistas y los medios de comunicación?, ¿por qué no han liderado éstas iniciativas? Como integrante de este Grupo me permitiré reflexionar un poco sobre esta experiencia desde nuestra realidad latinoamericana, queriendo acercarles al papel que desempeñamos los periodistas comunitarios en el campo del VIH y del SIDA.

Todo comenzó…

Los primeros casos de SIDA, produjeron los titulares que los grandes medios de comunicación estaban ávidos de conseguir, la visión apocalíptica se vende muy bien a un mundo ansioso de matizar de emociones sus vidas sin aparente sentido. Allí estaba el SIDA con todo el material de sensacionalismo que se requería: seres aquejados por una enfermedad extraña que se presentaba como el castigo que merecen los diferentes, hablar de ‘grupos de riesgo’, esas poblaciones con las cuales habría de tenerse cuidado, resultó muy natural.

El estigma y la discriminación alimentados por este escándalo no se hicieron esperar; pero no era esto lo único que traería la epidemia, subyacían otras realidades escondidas por la sociedad, las producidas por la inequidad social.
Imagen: Por qué cantamos
El reto presentado a los medios fue abordar más allá del riesgo y el sensacionalismo, los aspectos de vulnerabilidad y profundizar en ellos. Pero gobiernos y clases dirigentes muy celosos de mantener su poder y privilegios, se han cuidado de tener fichas de poder y grandes inversiones en los medios de comunicación, ellos no podrían permitir que se profundizara en ello, porque se podrían promover denuncias sociales y exigencias de cambio. Pero la voz de l@s afectados quiso que se les escuchase; las comunidades empezaron a moverse, a organizarse, a proponer soluciones: atención, legislaciones para la promoción y el respeto de los derechos, presionaban cambios, etc.

Muchas necesidades estaban presentes y pocas soluciones daban los tomadores de decisiones; y así, como comienzan muchas cosas en la vida, las necesidades presionaron soluciones, alimentaron la creatividad, se requería entonces medios de comunicación creados directamente por las comunidades afectadas, y empezaron a nacer publicaciones en forma paralela a otras actividades de respuesta a la epidemia que realizaba la comunidad. Ésas fueron las causas y los inicios de varias de las publicaciones de nuestra región que ahora integran el GIPV.

Por qué

Imagen: Destacado de texto
El periodismo comunitario se presenta nuevamente como respuesta espontánea y vital a una necesidad de comunicación de la comunidad; escribimos porque nuestras vidas y proyectos de vida, se vieron amenazados o están amenazados y necesitamos defenderlos –muchos de quienes dirigimos o escribimos en estas publicaciones vivimos con VIH–; escribimos porque queremos que se escuchen nuestras voces, se conozcan nuestras necesidades y propuestas, porque queremos que se difunda esa realidad social que para los medios de comunicación no es noticia, porque soñamos con transformarla, porque antes de ser periodistas, somos activistas comunitarios, nacidos en una comunidad afectada, tocados por ella y actuamos en diversos frentes en búsqueda de soluciones. De forma empírica o no, descubrimos que la comunicación es indispensable en la búsqueda de esos objetivos, entendimos que quien tiene la información tiene el poder, por ello cuando informamos pretendemos darle poder a la comunidad y motivarles a la acción.

El periodismo de la academia entendido como proyección laboral no es nuestra realidad, no vivimos la permanente lucha de poderes que arremete constantemente la independencia en los grandes medios, ni buscamos la noticia que venda más ejemplares, o que favorezca los intereses de nuestros empleadores. Nuestras luchas son otras, las raíces que alimentan nuestras noticias también son otras.

Qué

Es diferente por tanto la selección de noticias; lo que para un gran medio es titular a destacar, para nosotr@s no pasaría de ser la afanosa búsqueda de escandalizar, nosotr@s queremos profundizar, aportar al análisis, a la crítica y a la resolución de conflictos. Es noticia para nosotr@s la búsqueda de respuestas a necesidades sentidas, la promoción y defensa de los Derechos Humanos, valoramos los logros de nuestras comunidades, de sus organizaciones, de sus héroes, vigilamos el accionar de los gobiernos, les presionamos, informamos sobre el manejo de la infección no para vender un producto, lo hacemos de forma integral para mejorar la calidad de vida, para aportar a la construcción de proyectos de vida en medios tan adversos. Y queramos o no, nuestros artículos tienen contenidos políticos, porque es nuestra oportunidad y son nuestros espacios libres de censura, por ello siempre estaremos promoviendo acciones de incidencia política.

La gran noticia para nosotr@s no sería por ejemplo el lanzamiento de un nuevo antirretroviral, que por lo demás no se hace en nuestro contexto, nos preocupa su costo y el acceso al mismo, que existen medicamentos en experimentación tampoco podría ser noticia en nuestros países donde no es común este tipo de investigaciones, así que nuestras publicaciones no promoverán que nuestros lectores se inscriban a un estudio; si lográsemos por lo menos, que nuestros sistemas de salud entregasen los medicamentos ya disponibles en la región sería un gran resultado. Nuestra prioridad en este caso es el acceso y no sólo a antirretrovirales, también a la atención y a la prevención; trabajar en los aspectos que nos hacen vulnerables porque los antirretrovirales son parte de la solución no son todo, ellos no curan la pobreza, la ignorancia, la falta de servicios de salud, de educación, la inequidad de género, la injusticia, el estigma, la discriminación, el poder de la iglesia en nuestros países y su perversa manipulación queriendo imponer su única moral aun en contra de la salud y la vida de las personas…

Nuestras políticas editoriales abren espacios a la esperanza y unen manos a la lucha en contra de la inequidad social; somos la voz de l@s que nadie quiere escuchar, de las personas con VIH o SIDA, de las poblaciones vulnerables, de l@s que no son noticia en los grandes medios. Llegamos a ell@s a través de publicaciones gratuitas que se construyen con la participación directa de ell@s, inspiradas en sus necesidades. El GIPV tiene con sus 6 publicaciones en Latinoamérica un cubrimiento directo de 34 mil personas e indirecto de 106 mil; su experiencia muestra como la comunidad puede liderar sus propios procesos de comunicación, realizar exitosamente periodismo comunitario e impactar en la realidad que afecta a sus vidas, a pesar, o mejor, gracias al olvido de los grandes medios.

…Cantamos porque el cruel no tiene nombre
Y en cambio tiene nombre su destino
Cantamos porque el niño y porque todo
Y porque algún futuro y porque el pueblo
Cantamos porque los sobrevivientes
Y nuestros muertos quieren que cantemos...4

Referencias

  1. Editor de la Revista INdetectable. indetectable@indetectable.org/ www.indetectable.org
  2. Benedetti, Mario. Fragmento del poema 'Porque         Cantamos', en “Canciones del desexilio”, 1983.
  3. GIPV: Grupo Iberoamericano de Publicaciones sobre el VIH, integrado por publicaciones de España (LO+POSITIVO), Colombia (INdetectable), Venezuela (Gente Positiva), Perú (En Verso y Prosa), Bolivia (Oye Tú), Chile     (Vivo Positivo) y Argentina (Cuerpo Positivo).
  4.  Benedetti, Mario. Fragmento del poema 'Porque Cantamos', en “Canciones del desexilio”, 1983.