y en La India


 

A principio del mes de noviembre han sido puestos en libertad los quince activistas del VIH indios detenidos irregularmente en el aeropuerto de Sahar (Mumbai) cuando regresaban de la Conferencia de Personas que viven con VIH/SIDA celebrada en Kampala, Uganda, del 26 a 31 de octubre. 

Los seis detenidos, entre los que se incluye una mujer, se encontraban en los mostradores de inmigración del aeropuerto. L@s activistas manifestaron que eran personas seropositivas y que volvían de la conferencia de Kampala (Uganda) al tiempo que presentaron sus correspondientes informes médicos extendidos por los responsables de sus respectivas regiones en los que se establecía que debido a su inmunosupresión no se les aconsejaba la vacuna contra la fiebre amarilla. 

Sin embargo, el oficial médico del departamento de inmigración se negó a reconocer los certificados oficiales expedidos y solicitó de una de las personas detenidas el pago de 150 dólares para que les dejara ir, cantidad que se negaron a pagar. El mencionado doctor insistió en que tendrían que ser detenid@s en cuarentena hospitalaria por la fiebre amarilla y les comunicó que tendrían que pagar 120 rupias por persona por el traslado al hospital, que se encuentra a sólo 1,5km del aeropuerto. De nuevo, se negaron al pago y se les obligó a tomar un rickshaw (esos carros de tracción humana) hasta el hospital a las 3 de la madrugada en presencia del personal de inmigración y fueron encerradas en el desierto hospital. Las autoridades se marcharon tras encerrarlas dentro. 

L@s detenid@s, que mencionaron que eran seropositiv@s y que tenían que tomar alimentos a intervalos regulares, sufrieron desfallecimientos, sin embargo las autoridades se negaron a atender a las personas enfermas y aseguraron que su trabajo consistía en encerrarl@ s, no en cuidarl@s. Afirmaron que era posible que viniera un médico hacia el mediodía y que entonces podrían preguntar si era necesaria alguna medicación para l@s detenid@s enferm@s. 

La situación del hospital donde estuvieron retenid@s es deporable. Se encuentra en medio de un área con espesa vegetación en la que abundan los mosquitos. L@s activistas indi@s no recibieron repelente y temieron contraer alguna infección como la malaria o el dengue por las picaduras de los mosquitos. 

L@s activistas indi@s fueron liberad@s tras la intervención de varios organismos internaciones y la movilización de personas de todo el mundo.