Un alto porcentaje de mujeres mayores con el VIH de EE UU refieren envejecer de manera exitosa

Un alto porcentaje de las mujeres mayores con el VIH de E UU refieren tener un envejecimiento exitoso. Entre los factores asociados a envejecer con éxito se encuentra tener mayores niveles de factores psicosociales positivos como el optimismo, el dominio personal, la resiliencia y la espiritualidad. Estos son los principales resultados de un estudio publicado a finales del pasado año en la revista JAIDS.

De manera general, el envejecimiento exitoso se define como la ausencia o prevención de enfermedades o disfunciones, con un alto mantenimiento de las funciones físicas y cognitivas y un compromiso activo con la vida. Esta definición puede ser ajustada según el contexto. Por ejemplo, en un estudio cualitativo publicado en 2017, las personas mayores con el VIH lo definieron en términos de seis temas claves: aceptación de las limitaciones, tener una actitud positiva, mantener los apoyos sociales, tomar responsabilidad, tener un estilo de vida saludable y participar en actividades significativas.

En investigaciones previas donde se examinó el grado de envejecimiento exitoso de manera autorreferida se halló que un gran número de personas con el VIH informaron tener un envejecimiento exitoso. Sin embargo, la gran mayoría de los participantes de estos estudios eran hombres de etnia blanca por lo que los resultados no pueden generalizarse a las mujeres puesto que los desafíos médicos y psicosociales a los que se enfrentan son diferenciales (véase La Noticia del Día 20/01/2012 ).

En EE UU, el número de mujeres mayores con el VIH va en aumento. Parte de este incremento se debe a los nuevos diagnósticos en personas de mayor edad y otra gran proporción al aumento de la esperanza de vida de las personas con el VIH, que se ha ido igualando paulatinamente a la de la población general. Sin embargo, las comorbilidades asociadas al envejecimiento serían más frecuentes entre las personas con el VIH ( véase La Noticia del Día 19/12/2016 ), así como la fragilidad o la polifarmacia . Asimismo, una gran proporción de las mujeres mayores con el VIH en EE UU pertenecen a minorías étnicas lo que, a menudo, aumenta el número de vulnerabilidades sociales.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, un equipo de investigadores de la Universidad de Atlanta decidió examinar la prevalencia y los correlatos psicosociales del envejecimiento exitoso autoevaluado en las mujeres con el VIH y aquellas en riesgo de adquirirlo.

Para ell, contaron con los datos del Estudio Interagencias sobre VIH en Mujeres (WIHS, en sus siglas en inglés), una cohorte prospectiva iniciada en 1993 para examinar el impacto del VIH en las mujeres. Las mujeres incluidas en la cohorte tienen una visita de seguimiento cada seis meses donde responden a una entrevista, se les realiza un examen clínico y pruebas de laboratorio.

Entre 2017 y 2018 en cuatro de los centros de WIHS, se les pidió a las mujeres mayores de 50 años que completaran una encuesta adicional que incluía escalas validadas para evaluar el envejecimiento exitoso autoevaluado. Asimismo, se registraron otros parámetros como los niveles de afrontamiento del estrés, el apoyo social, los resultados médicos, la espiritualidad, la ansiedad, la depresión, la soledad, la experiencia de discriminación a lo largo de la vida, las situaciones traumáticas y las características sociodemográficas.

En total, participaron 386 mujeres con el VIH y 137 mujeres sin el virus con una edad promedio de 57 años. La mayoría de ellas eran de origen afroamericano (74%) y el 30% se encontraba en situación de desempleo.

Un tercio de las mujeres de ambos grupos habían completado los estudios secundarios o no los habían completado. Sin embargo, las mujeres sin el VIH tuvieron menor nivel de estudios que sus iguales con el VIH. Además, las mujeres seronegativas tuvieron mayores probabilidades de tener ingresos anuales iguales o inferiores a 6.000 dólares (aproximadamente 5.400 euros), a no tener seguro de salud ni vivienda propia, reportar mayor uso de sustancias, una calidad de vida y optimismo más bajo y mayores niveles de discriminación percibida a lo largo de la vida en comparación con las mujeres con el virus.

Entre las mujeres con el VIH el 94% estaba en tratamiento antirretroviral, el 73% tenía la carga viral suprimida y presentaban un recuento mediano de células CD4 alto (750 células/mm3).

La mayoría de las mujeres reportó un envejecimiento exitoso sin diferencias significativas entre las mujeres con el VIH y sin el virus (83,7% y 82,5%; respectivamente). Esta elevada prevalencia se observó en las tres medidas que evaluaban el envejecimiento exitoso que además estaban correlacionadas de manera significativa.

Las mujeres que informaron tener niveles más altos de factores psicosociales positivos, como el optimismo, el dominio personal, la resiliencia y la espiritualidad tenían más probabilidades de reportar un envejecimiento exitoso . Por el contrario, aquellas que informaron de factores psicosociales negativos como ansiedad, depresión, soledad e historia previa de discriminación fueron las que mostraron tasas de envejecimiento exitoso más bajas.

Los investigadores destacaron la importancia de la espiritualidad para las personas afroamericanas puesto que muchas de ellas perciben la religión como elemento esencial en sus vidas . La espiritualidad podría facilitar la resiliencia frente a las adversidades lo que, a su vez, probablemente facilita el envejecimiento exitoso.

Los resultados del estudio no revelaron relaciones significativas entre el envejecimiento exitoso y las características demográficas de las participantes, las características de la infección por el VIH o las comorbilidades.

Las tasas de envejecimiento exitoso observadas en el estudio son comparables con las observadas en estudios previos realizados en hombres sin el VIH de etnia predominantemente blanca. Sin embargo, los investigadores están sorprendidos de que la tasa de envejecimiento exitosos entre las mujeres con y sin el VIH sean equivalentes. Como hipótesis de este hallazgo, los investigadores plantean que el impacto negativo del VIH haya sido contrarrestado por las mayores problemáticas sociales entre las participantes sin el VIH y que al tratarse de un estudio a largo plazo con seguimiento regular es de esperar que, de necesitar apoyo social en algún momento, lo hubieran recibido.

Los resultados del presente estudio son de importancia ya que sugieren que las mujeres mayores con el VIH pueden envejecer de manera exitosa. Sin embargo, se necesitará investigación futura para determinar los factores psicosociales que influyen de manera positiva en el envejecimiento y así poder diseñar intervenciones de salud pública dirigidas a esta población.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia ( gTt-VIH )
Referencia: Rubtsova A.; Wingood G.; Ofotokun I.; et al. Prevalence and Correlates of Self-Rated Successful Aging Among Older Women Living With HIV. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes 82: S162-S169, 2019