Métodos anticonceptivos y VIH en mujeres del África subsahariana

Según los resultados de un amplio estudio llevado a cabo en diferentes países del África subsahariana, las mujeres que utilizan el método anticonceptivo hormonal inyectable DMPA-IM (acetato de medroxiprogesterona de depósito intramuscular, Depo-Provera) no se encuentran en un mayor riesgo de adquirir el VIH que aquellas que utilizan otros métodos anticonceptivos reversibles altamente efectivos. Sin embargo, la incidencia de VIH en esta población continúa siendo alta. Los resultados de dicho estudio fueron publicados recientemente en la revista The Lancet y presentados durante la 24 edición de la Conferencia Internacional del Sida (AIDS 2019) celebrada la pasada semana en Durban (Sudáfrica).

El anticonceptivo hormonal inyectable DMPA-IM es el método anticonceptivo utilizado con más frecuencia en África subsahariana. Sin embargo, el uso de los anticonceptivos modernos continúa siendo bajo debido a la falta de financiamiento de los servicios de planificación familiar existente en muchos países de esta región. Se calcula que aproximadamente 58 millones de mujeres utilizan métodos anticonceptivos modernos en los países de África subsahariana.

Diferentes metaanálisis de estudios observacionales han hallado que las mujeres que utilizan el anticonceptivo DMPA-IM tienen un riesgo de entre el 40-50% mayor de infectarse en comparación a aquellas que no lo utilizan (véase La Noticia del Día 21/01/2015 ). En 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó informar a las mujeres que utilizan un anticonceptivo inyectable de progestágeno y en alto riesgo de adquirir el VIH sobre el posible aumento de riesgo. Sin embargo, un panel de expertos expuso que se necesitaba más evidencias científicas de alta calidad antes de que la OMS pudiera emitir directrices sobre las opciones anticonceptivas para las mujeres en riesgo de infección por el VIH.

Con el fin de arrojar un poco más de luz a esta cuestión, un equipo de investigadores de la Universidad de Washington (EEUU) llevaron a cabo el estudio Evidencia de Opciones Anticonceptivas y Resultados de VIH (ECHO, en sus siglas en inglés). En dicho estudio se compararon 3 métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada [inyectable DMPA-IM, implante de levonorgestrel y dispositivo intrauterino (DIU)] con relación a un aumento o disminución del riesgo de adquirir el VIH.

Para llevar a cabo el estudio se contó con la participación de 7.829 mujeres sin el VIH de Suazilandia, Kenia, Sudáfrica y Zambia. Las participantes tenían edades comprendidas entre los 16 y los 35 años y buscaban un método anticonceptivo eficaz. Las participantes fueron incluidas en el estudio entre diciembre de 2015 y septiembre de 2017 en zonas donde los datos epidemiológicos mostraban que las mujeres tenían un elevado riesgo de contraer el VIH.

Las participantes fueron asignadas de manera aleatoria a recibir uno de los tres métodos anticonceptivos. Al mes de la administración o implantación del método anticonceptivo se las citó para detectar posibles reacciones adversas a dichos métodos. Posteriormente las visitas se realizaron cada tres meses hasta un total de 18 meses de seguimiento. En cada una de estas visitas realizaron la prueba del VIH y recibieron asesoramiento sobre la prevención del VIH, el uso del preservativo, la profilaxis preexposición frente al VIH (PrEP, en sus siglas en inglés). También recibieron tratamiento de otras infecciones de transmisión sexual que fueron detectadas durante el seguimiento.

El análisis modificado por intención de tratar (ITT) utilizado en el estudio incluyó a las 7.715 mujeres que obtuvieron un resultado negativo a la prueba del VIH al inicio del estudio y que durante la fase de seguimiento realizaron otra prueba de detección del VIH. La retención en el estudio fue alta: el 91% de las participantes asistieron a las visitas programadas y durante el 92% del tiempo del estudio las participantes utilizaron el método anticonceptivo asignado.

La mediana de la edad de las participantes fue de 23 años, el 81% de ellas no estaba casada, el 29% vivía con un compañero y el 81% había estado embarazada al menos una vez. Al inicio del estudio, algo menos de la mitad (48%) manifestó no haber utilizado preservativo en la última relación sexual y el 73% refirió haber tenido relaciones sexuales sin el uso del preservativo en los últimos tres meses.

El objetivo principal del estudio fue el número de nuevos casos de infección por el VIH. Durante el estudio se produjeron 397 infecciones (incidencia anual de 3,8%), sin diferencias significativas en función del método anticonceptivo utilizado. En el grupo que utilizó el inyectable DMPA-IM hubo 143 nuevas infecciones (4,2% por año), 116 nuevos casos de VIH (3,3% anual) en aquellas que utilizaron el implante de levonorgestrel y 138 (3,9% anual) nuevas infecciones en el brazo que usó el DIU. Estos resultados se mantuvieron similares cuando sólo se tuvo en cuenta a aquellas participantes que utilizaron de manera continuada el método asignado.

Los efectos adversos de los diferentes métodos anticonceptivos fueron infrecuentes . Menos del 4% de las participantes de cualquier grupo experimentó efectos adversos graves y menos del 9% refirió eventos adversos que conllevaran la interrupción del método anticonceptivo asignado.

Los tres métodos anticonceptivos fueron altamente efectivos . Aproximadamente el 1% de las mujeres en cada brazo del estudio que realizaron un uso continuado del método quedaron embarazadas. Las mujeres que utilizaron cualquiera de los dos métodos hormonales de forma continua tuvieron significativamente menos probabilidades de quedarse embarazadas que las mujeres que usaron el DIU (p = 0,027).

Los resultados del presente estudio muestran una elevada incidencia del VIH entre las mujeres del África subsahariana que utilizan métodos anticonceptivos, lo que pone de manifiesto la necesidad de integrar la prevención del VIH en los servicios de planificación familiar , así como ofrecer un acceso continuado a los diferentes métodos anticonceptivos.

Fuente: Aidsmap/ Elaboración propia ( gTt-VIH )

Referencia: Evidence for Contraceptive Options and HIV Outcomes (ECHO) Trial Consortium. HIV incidence among women using intramuscular depot medroxyprogesterone acetate, a copper intrauterine device, or a levonorgestrel implant for contraception: a randomised, multicentre, open-label trial. The Lancet, online ahead of print, 2019.